sábado, 22 de julio de 2017

KEDI ( GATOS DE ESTAMBUL ) ( 2016 )


 A ORILLAS DEL BÓSFORO


PAÍSES: Turquía-Estados Unidos ( 2016 )
TÍTULO ORIGINAL: Kedi
DIRECCIÓN: Ceyda Torun
FOTOGRAFÍA: Alp Korfali, Charlie Wuppermann
MÚSICA: Kira Fontana
GÉNERO: Documental
PRODUCCIÓN: Termite Films
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Avalón Distribución
DURACIÓN: 80 minutos
PREMIOS: 1 premio en el festival Sidewalk de 2016



SINOPSIS:
Cientos de miles de gatos vagan libremente por la frenética ciudad de Estambul. Durante millones de años han deambulado formando parte de las vidas de la gente, pasando a convertirse en una parte esencial de las comunidades que conforman la ciudad. Sin dueño, estos animales viven entre dos mundos, ni salvajes ni domésticos - y llenan de alegría a los que deciden adoptar. En Estambul, los gatos funcionan como reflejo de las gentes, permitiéndoles reflexionar sobre sus vidas de una forma única.
 ( Fuente sinopsis y cartel: Avalón Distribución )
 ( Fuentes imágenes: Avalón Distribución, IMDb )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, IMDb, Avalón Distribución )


CRÍTICA:
El primer trabajo como directora de Ceyda Torun es un homenaje a la ciudad en la que nació y a los gatos, que son una de las estampas más bonitas de la ciudad de Estambul. 
La directora se trasladó cuando tenía 11 años a Jordania, y cursó sus estudios Universitarios de Antropología en Estados Unidos, en donde nunca se encontró con un gato callejero. Hasta la fecha había trabajado como ayudante de dirección de Reha Erdem, y este el primer proyecto de la productora Termite films, fundada por la directora junto al director de fotografía Charlie Wuppermann.
Tenía muchas ganas de ver este documental ya que soy amante de los animales, y en especial de los gatos, y Estambul es una de las ciudades más bonitas del mundo de las que he podido visitar, además de tener un recuerdo de la cantidad de gatos que se dejaban acariciar y que se encontraban en todos los rincones de esa ciudad turca. 
He seguido con mucho interés la proyección del largometraje, pero me ha dejado algo frío, ya que esperaba algo más, ya que pienso que no se aprovechan al máximo ni la presencia de esos felinos de gran belleza ni de la ciudad de Estambul.


El proyecto no ha sido sencillo de sacar adelante, ya que primero han tenido que buscar unos gatos a los que se les pueda hacer un seguimiento, contando con las personas dueñas de un local o que viven en esas zonas en donde previamente han localizado al animal que han considerado ideal para este reportaje. 
Cada uno de los gatos que aparecen en este documento tienen un nombre y son populares entre la gente de ese barrio o calle, y la directora va pasando de uno y otro gato mientras va intercalando con las declaraciones de esas personas que rodean al animal. No son gatos domésticos, sino gatos callejeros que no se asustan ante la presencia de desconocidos, y que la cámara ha captado un día como otro cualquiera en la vida de esos felinos. El problema es su corta duración, ya que te quedas con las ganas de conocer algo más de esos animales una vez que nos han puesto en antecedentes del pasado de esos gatos callejeros. Una vista aérea de la ciudad nos permite situarnos en el lugar en donde se encuentra el animal que van a presentar a continuación, para luego descender hasta ese vecindario en donde vive ese protagonista. Me parece bien que la directora no haya querido retratar los lugares más conocidos de la ciudad turca, ya el objetivo no es filmar un documental turístico de monumentos, sino poner su foco en los gatos.
Recomendable a las personas que tienen gatos y a los que quieran pasar un rato agradable mientras disfrutan viendo a unos animales de gran belleza.


LO MEJOR: El cariño de los habitantes de Estambul por los gatos.
LO PEOR: Se queda corta a la hora de mostrar las estampas de gatos en la ciudad.

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

José Antonio Alarcón en Séptimo Escenario

José María Hernández en Habladecine


Pedro de Frutos en El Ónfalos


PODCASTS:



 


DÍAS DE CINE:
DECLARACIONES DE LA DIRECTORA:
Crecí en Estambul hasta los once años y creo que mi infancia fue mucho menos solitaria de lo que habría sido de no ser por los gatos. Y no sería la persona que soy hoy. Cada año que volvía a la ciudad la veía cambiar y volverse cada vez menos reconocible, excepto por los gatos. Ellos eran el único elemento constante, convirtiéndose en sinónimos de la ciudad misma y encarnando definitivamente su espíritu. Esta película es, en cierta forma, una carta de amor a esos gatos y a la ciudad, elementos que están siempre cambiando de forma impredecible.
Cuando nos decidimos a hacer esta película, tenía muchas ideas de lo que la película debía ser. Buscaba mostrar una imagen de Estambul que superase las guías turísticas y los titulares de prensa. Quería explorar temas filosóficos que te hicieran, como espectador, reflexionar sobre nuestra relación con los gatos, la naturaleza y los demás.
En suma, espero que esta película te haga sentir como si acabases de tener un gato acurrucado en tu regazo inesperadamente, ronroneando determinado durante un buen rato mientras te deja acariciarle tranquilamente el lomo, casi forzándote -por el simple hecho de que no puedes moverte y dejar escapar esa suavidad y calidez- a pensar en cosas para las que no te has dado tiempo a pensar en tu vida ajetreada, a discutirlas con un grupo de nuevos amigos, amigos de Estambul que te cuentan cómo es la ciudad realmente. Con suerte esta película te supondrá una experiencia similar, saldrás con el anhelo de adoptar un gato como mascota y de visitar Estambul. 
 ( Fuente texto: Avalón Distribución )


TRAILER:




No hay comentarios:

Publicar un comentario