viernes, 2 de octubre de 2020

RIZI (2020)


LA UNIÓN DE DOS PERSONAS MUY DIFERENTES


PAÍS: Taiwán (2020)
DIRECCIÓN: Tsai Ming-Liang
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 27 de octubre de 1957, Kuching (Malasia)
INTÉRPRETES: Lee Kang-Sheng, Anong Houngheuangsy
GUIONISTA: Tsai Ming-Liang
FOTOGRAFÍA: Chang Jhong-Yuan
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Homegreen Films, Public Television Service Taiwan
DURACIÓN: 127 minutos
PREMIOS: 1 premio en el Festival de Berlín de 2020

SINOPSIS:
Sometido al dolor de la enfermedad y el tratamiento, Kang vive como un vagabundo. Conoce a Non en una tierra extranjera. Ambos hallan consuelo el uno en el otro antes de separarse y continuar con sus vidas.
(Fuente de la sinopsis: Zinemaldia)
(Fuente del cartel: Filmaffinity)
(Fuentes de las imágenes: Zinemaldia, IMDb, Teddy Award TV, Afisha)
(Fuentes de la información de la película: Filmaffinity, Zinemaldia, IMDb, Wikipedia)


CRÍTICA:
El nuevo trabajo del veterano cineasta malasio Tsai Ming-Liang, tan apreciado por los festivales europeos, que se presentó en el Festival de cine de Berlín de este año, es una película curiosa y original, que no tiene subtítulos por expreso deseo del director, y que una vez vista la película entiendes esa decisión, ya que realmente no son necesarios y además hay muy pocos diálogos, y que formó parte de la sección Zabaltegi-Tabakalera del Festival de cine de San Sebastián 2020.
Una propuesta que está filmada por una sucesión de planos fijos, y algunos en movimiento en la parte central, y que requiere la atención por parte del espectador para poder entender lo que nos están contando, en algunos casos por pequeños detalles, en esas dos historias paralelas de dos personas diferentes: Non, un hombre joven, que vive en una casa en el campo en donde no tiene agua caliente, y uno más mayor llamado Kang que vive en una gran ciudad.


Me costó entrar en la película, en esos planos fijos iniciales tan largos en los que aparentemente no pasa nada, aunque en realidad sí suceden cosas, y no hay ninguna escena innecesaria, lo que vamos comprendiendo con el paso de los minutos, pero que al principio descoloca, sobre todo en la inicial de ese hombre que está sentado en la terraza sin casi moverse mientras está lloviendo de manera intensa. Poco a poco el cineasta asiático nos va presentando a cada uno de los dos personajes de manera paralela, y vemos una evolución y se pone de manifiesto y refleja bastante bien las diferencias entre las clases sociales, el campo y la ciudad, y tiene una segunda mitad magnífica, con un buen final, después de habernos presentado unas situaciones que buscan la reacción del espectador, que sufre o se siente inquieto por detalles que en ese momento no comprende. 
La película está abierta a la imaginación de cada espectador, y es ideal para un debate posterior, ya que se pueden sacar muchas conclusiones de cada uno de esos planos fijos (en algunos casos alargados en exceso, en lo que es el principal aspecto negativo del largometraje). 


Entre los aspectos positivos destaco el trabajo en la dirección por parte de Tsai Ming-Liang, la dirección de fotografía de Chang Jhong-Yuan, y las actuaciones ya que los dos intérpretes están magníficos, en especial Lee Kang-Sheng, ya que no es fácil mantenerse tanto tiempo en algunos planos fijos con lo que está sucediendo a su alrededor. Una película no apta para todo tipo de público, pero que gustará a los aficionados al cine más independiente, en donde se cuentan muchas cosas sin necesidad de muchos diálogos, y que requieren la imaginación y concentración por parte del espectador. Una de las películas que pude ver en la pasada edición del Festival de cine de San Sebastián.

LO MEJOR: La dirección. Contar una historia sencilla sin necesidad de subtítulos y con pocos diálogos.
LO PEOR: Algunas escenas están excesivamente alargadas.

PODCASTS:




TRAILER:


No hay comentarios:

Publicar un comentario