jueves, 11 de julio de 2019

LA VIDA SIN SARA AMAT ( 2019 )


PRIMER AMOR Y PRIMER DESENGAÑO


PAÍS: España ( 2019 )
TÍTULO ORIGINAL: La vida sense la Sara Amat
DIRECCIÓN: Laura Jou
INTÉRPRETES: Biel Rossell, María Morera, Francesca Piñón, Isaac Alcayde, Pau Escobar, Joan Amargós
GUIONISTA: Coral Cruz
BASADA EN: La novela homónima escrita por Pep Puig en 2015
FOTOGRAFÍA: Gris Jordana
MÚSICA: Pau Vallvé
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: La Xarxa de Comunicació local, Massa d'Or Produccions

DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Alfa Pictures
DURACIÓN: 75 minutos
PREMIOS: 2 premios en el BCN Film Fest 2019



SINOPSIS:
Pep, de 13 años de edad, está completamente enamorado de Sara Amat, una chica del pueblo de sus abuelos. Una noche de verano, Sara desaparece sin dejar rastro pero, al cabo de unas horas, Pep la encuentra escondida en su propia habitación. Es entonces cuando la joven le explica que ha huido de casa y le pide quedarse con él unos días.
Sin embargo, aunque Pep sabe que el pueblo entero la está buscando, accede y se convierte en su protector y cómplice. En consecuencia, el chico se verá obligado a vivir una doble vida: deberá mentir a todo el mundo a la vez que satisfacer las demandas de Sara, quien lo pondrá a prueba y le hará madurar antes del desenlace del verano.

 ( Fuente sinopsis e imágenes: Alfa Pictures )
 ( Fuente cartel: Sensacine )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, Alfa Pictures, IMDb )


CRÍTICA:
Laura Jou lleva muchos años trabajando como directora de casting de niños, ha seleccionado a muchos futuros actores y ha trabajo junto a directores tan conocidos como Juan Antonio Bayona. Ahora después de dirigir hace unos años un cortometraje llamado “No me quites”, nos presenta su opera prima, una película que bucea con una abrumadora naturalidad en las contradicciones de la adolescencia, a partir de la novela de Pep Puig. Fue presentada en la última edición del BCN Film Festival donde obtuvo el premio del público y el premio de la crítica.


Nos cuenta la historia de Pep, un niño que va a pasar las vacaciones de verano al pueblo natal de sus abuelos, allí se enamora de una amiga de la infancia, Sara, una niña bastante complicada. Cuando Sara se escape de casa deberán guardar entre los dos un gran secreto.
La película es un sensible acercamiento a ese periodo que todos vivimos, el paso de la infancia a la adolescencia. Pep y Sara vivirán durante los días 10 que dura la acción todos esos cambios y como dice el protagonista, ya nada volverá a ser como antes.


La cinta está muy bien dirigida, con unos continuos planos cortos que van metiendo al espectador en la trama, el guion y la narración son muy buenas, consiguen mostrarnos ese deseo de libertad sexual que surge entre la pareja. La directora consigue hacer y mostrarnos una mezcla entre la realidad de lo que estamos viendo y todo lo que se oculta detrás, como el deseo, el rechazo y las situaciones familiares de los padres de Sara.
El grupo de actores juveniles funciona bastante bien, se nota que trabajan sin guion, son muy naturales y van diciendo las cosas conforme les van saliendo. Sobre todo destaco la fotografía y la ambientación que han hecho y que nos ha llevado a los años ochenta. La película se ve con cierto agrado, es simpática y debido a su corta duración se pasa enseguida, yo me quede con ganas de que hubiera continuado, aunque destacó el estupendo plano final.
Puntuación: 7/10


LO MEJOR: La naturalidad de los jóvenes actores.
LO PEOR: Le cuesta un pelín arrancar.

( Crítica escrita por Christopher Laso )

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia


PODCASTS:







DÍAS DE CINE:

NOTAS DE LA DIRECTORA:
La vida sense la Sara Amat es un caleidoscopio de los veranos en el pueblo de los años 80. Veranos con los mayores se sientan a la fresca delante de casa, de primeros cigarrillos, de piscina clorada, de tardes de siestas larguísimas, de grillos, gallos y gatos, de enamoramientos, de canciones de radio, de hacerse mayor. 
De hacerse mayor a escondidas de los mayores. De hacerse mayor con tus amigos. De hacerse mayor a través del descubrimiento del sexo, de las mentiras. Hacerse mayor porque la infancia te queda pequeña. 
Recuerdo muy bien esta época, y me rodeé de un equipo cuyos miembros, por generación, en los 80 teníamos la misma edad que nuestros protagonistas. 
En este sentido pusimos en común una reserva de memoria compartida que llenó de verdad los escenarios, el vestuario y el sonido de los 80. Cuando Isona Passola me propuso dirigir la peli, sabía que me la daba por mi trayectoria en la dirección de actores jóvenes, pero me planteaba un reto en cuanto a la parte visual. 
Tenía que poder explicar la historia, más allá de la dirección actoral. Tuve la suerte de tener mucho tiempo para imaginarla y crear metáforas visuales que estuviesen a la altura de la novela. Con la ayuda inestimable de Gris Jordana, la directora de fotografía, conseguimos una atmósfera visual mágica y evocadora. 
El otro objetivo era que los niños fuesen los personajes, que formasen una pandilla de verdad, que la interpretación fuese auténtica, particular y verosímil. Por eso conté con un coach, Isaac Alcayde, que se hizo cargo de ellos durante dos meses antes del rodaje. Fueron de colonias y crearon vínculos. Eso rezuma en la película. 
Los niños nunca tuvieron el guion. Llegaron al texto del guion a través de improvisaciones de las escenas escritas. Compartían objetivos y antecedentes con los personajes escritos, y esto fue suficiente para desarrollar las secuencias. Así era cómo nos acercábamos a la realidad: en la vida, sabemos lo que queremos, pero no repetimos ninguna frase de memoria, las palabras surgen de la necesidad de comunicarnos.
 ( Fuente del texto: Dossier de prensa-Alfa Pictures )


TRAILER:


( CRÍTICA DE CHRISTOPHER LASO )

No hay comentarios:

Publicar un comentario