miércoles, 17 de octubre de 2018

LA BUENA ESPOSA ( 2017 )


CONVULSIÓN EN ESTOCOLMO


PAÍSES: Reino Unido-Suecia-Estados Unidos ( 2017 )
TÍTULO ORIGINAL: The Wife
DIRECCIÓN: Björn Runge
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 21 de Junio de 1961, Lysekill ( Suecia )
INTÉRPRETES: Glenn Close, Jonathan Pryce, Christian Slater, Harry Lloyd, Max Irons, Annie Starke, Alix Wilton Regan, Karin Franz Körlof
GUIONISTA: Jane Anderson
BASADA EN: La novela homónima escrita por el estadounidense Meg Wolitzer en 2003
FOTOGRAFÍA: Ulf Brantas
MÚSICA: Jocelyn Pook
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Tempo Productions Limited, Anonymous Content, Meta Film
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Vértice 360º
DURACIÓN: 100 minutos



SINOPSIS:
Alguien dijo una vez que detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer... Detrás de Joe Castleman ( Jonathan Pryce ), reputado novelista, está Joan Castleman ( Glenn Close ), una buena esposa, de belleza madura y natural: la mujer perfecta.
Joan lleva cuarenta años sacrificando sus sueños en pro de su matrimonio, pero ha llegado al límite: ante la entrega del Nobel de Literatura a su marido, se debate entre desvelar o no su secreto mejor guardado.

 ( Fuente sinopsis, cartel e imágenes: Vértice 360º )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, Vértice 360º, IMDb )


CRÍTICA:
El cineasta sueco Björn Runge dirige esta coproducción de varios países, sobre todo británica, que se presentó en el festival de Toronto de hace un año y que una semana después clausuró la 65ª edición del festival de cine de San Sebastián, en donde la pude ver. Una diga película de clausura para el Zinemaldia teniendo en cuenta la mediocridad de otras ediciones.
La película está basada en una novela de gran éxito escrita por el joven norteamericano Meg Wolitzer en 2003, y se desarrolla en dos etapas diferentes separadas por 40 años, una que se inicia en la década de los 50 cuando la joven Joan conoce a Joe por ser alumna suya en las clases de literatura y otra en la de los 90 cuando llevan muchos años casados y él recibe la noticia de que ha sido premiado con el Nobel de literatura. La película sustenta su éxito en su reparto, ya que todos están bastante bien, en especial Glenn Close y Jonathan Pryce que interpretan a la pareja protagonista en la etapa adulta y a Christian Slater en el papel de Nathaniel Bone, uno de los personajes más enigmáticos y que será clave en el desarrollo de la trama. La veterana actriz norteamericana vuelve a estar excelente, y tiene una media hora final en donde demuestra su talento interpretativo, en esta ocasión en un papel dramático contenido nada fácil. 


Según algunos medios este trabajo de la actriz de " Atracción fatal ( 1987 ) ", por citar una de sus grandes trabajos, podría otorgarla la séptima nominación al Óscar, y hablan de que es el momento de premiarla después de una larga trayectoria. A nivel personal pienso que es difícil que una película que se estrenó hace tanto tiempo sea tenida en cuenta por los académicos a la hora de nominar, teniendo en cuenta que hay mucha competencia en esta categoría. Pero si la actriz está muy bien lo mismo podemos decir del actor protagonista, el también veterano galés Jonathan Pryce que es el complemento perfecto para Glenn Close. Hay un duelo interpretativo de calidad, con varias escenas en donde la cámara se fija en el rostro de ambos, mientras que mantienen el tipo sin exagerar en unas situaciones bastante teatrales con gran carga dramática.
Pero el reparto se completa con otros rostros conocidos que lo hacen bastante bien, los de Max Irons y Alix Wilton Regan como David y Susannah, los hijos del matrimonio, Harry Lloyd y Annie Starke como los protagonistas en los 50-60. Los dos personajes que, aunque su presencia en pantalla es bastante breve, son claves en el desarrollo de la trama, son los de Linnea ( interpretado por Karin Franz Körlof ) y el citado anteriormente de el periodista Nathaniel Bone con Christian Slater.


La película tiene pocos escenarios y tiene una puesta en escena y un tono bastante teatral, y se inicia en la ciudad de Nueva York para posteriormente trasladarse a Estocolmo, la ciudad sueca en donde se celebra anualmente la gala de entrega de premios Nobel. Hay bastantes conversaciones largas, y aunque algunos temas no se cuentan de manera directa, sino que se intuyen, la película tiene un guion bastante decente, aunque tiene un problema y es que la mayoría de personajes secundarios no están bien desarrollados, teniendo en cuenta el protagonismo tan potente de la pareja protagonista, y las escenas del pasado siendo necesarias para comprender lo que sucede en el presente son menos interesantes que las de la década de los 90. En algunos momentos me vino a la mente la película " El premio ( 1963 ) ", protagonizada por Paul Newman, aunque sea únicamente por el escenario en donde se desarrollan ambas propuestas, ya que esa otra película dirigida por Mark Robson introduce una historia de suspense bastante potente. En este caso también hay enigmas relacionados con el pasado de los personajes y se ponen sobre la mesa temas como la suplantación de identidades en las creaciones artísticas y las dudas sobre quienes son los verdaderos creadores de las obras.
Hay un cambio importante en la adaptación cinematográfica respecto al texto original, ya que en la novela de Wolitzer no le entregan el premio Nobel, sino otro menos conocido en Helsinki ( Finlandia ).
Una interesante película que aborda de manera sencilla una historia dramática familiar y que es fácil de recomendar al público medio aficionado a las historias dramáticas con grandes interpretaciones.



LO MEJOR: Las actuaciones de Jonathan Pryce, Glenn Close y Christian Slater.
LO PEOR: Algunos personajes secundarios no están bien desarrollados.

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Alberto Garrido en Habladecine

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia



PODCASTS:







DÍAS DE CINE:

NOTAS DEL DIRECTOR:
Para mí, esta película es como una música; dos instrumentos tocando para nosotros. El modo en que interpretan Glenn Close y Jonathan Pryce me recuerda a la música – dos solos instrumentales tocando juntos. Durante el montaje, se me hacía imposible separar la historia de su interpretación. Tenían la habilidad de incorporar el guión a su actuación de una manera increíblemente asombrosa. No es una historia simplemente guiada por la trama.
Pero por encima de todo, La buena esposa es la historia de Joan. Ella es sencillamente fascinante y poética, y es su determinación la que nos engancha. Somos testigos del ascenso de su esposo al éxito y de su lucha en su sombra, pero lo más importante es su eventual liberación cuando abraza a quien realmente es. Quiero que cada escena con Joan sea una lucha entre la esposa que ella ha elegido ser y la mujer que ella habría deseado ser. Pueden ser luchas nimias, pero luchas al fin y al cabo, que ella puede ganar, perder o llevar por dentro. Esta película es el encuentro y celebración de su propia voz.

Su marido, Joe, es un personaje complejo que vive en una constante encrucijada, un sofisticado autoengaño. Él es todo deseo, amor, creatividad y un experto en mentiras convertidas en verdad. Pero también hay mucho que aprender de él: su gran talento es su capacidad de observación del comportamiento y condición humanas. Esa es la parte artística y humanista que encierra Joe. A él le encanta contarle a Joan sus observaciones que se transforman en escritura, aprovechando esta energía, su sentido trágico y su humor. Ella es una pensadora que mira el mundo desde otra óptica, y yo capturaré esa esencia con cámara en movimiento, no cámara en mano pero sí en movimiento, con un estilo suave y fluido. Esa es la manera que tiene Joan de mirar el mundo.


El marco del que parte La buena esposa es un gran escenario: la ceremonia de los premios Nobel en Estocolmo, dónde la familia se prepara para celebrar la exitosa obra de Joe. Pero tras esto se esconde un gran secreto... y una vez queda la vida personal de Joe y Joan expuesta, nada será nunca lo mismo. Mi ambición es hacer de La buena esposa una película física, en el sentido de que la película será sensual y específica.
Los edificios de Estocolmo son integrales: el entorno sólido y formal del Ayuntamiento, la Sala de Conciertos, el Gran Hotel y el Palacio Real ofrecen un contrapunto a los enredos de los Castleman. En la nieve del invierno hay una sensación de crepúsculo porque los días son cortos, es una atmósfera muy sugerente y ayuda a que la vida interior de los personajes guíe al público como un faro en una noche de tormenta. Me da como director una puerta de entrada al estado emocional de Joan y Joe.
Veo una película que es muy personal y humana, un océano de ondas emocionales donde los personajes tratan de mantenerse a flote en las aguas profundas de un secreto familiar. Es un drama familiar conmovedor, pero también gracioso, con un poco de cada uno de nosotros en él. También es una historia sobre personajes que se expresan a través del humor y eso es muy
importante: son capaces de reírse de sí mismos y esto, en última instancia, es lo que les une, lo que les permite sobrevivir a las consecuencias de la exposición de un gran secreto de la familia. Los flashbacks juveniles, tiernos y orgánicos de la película también están en este nivel, dejándonos ver una esperanza al principio que lentamente llega a su fin antes del dramático despertar de Joan en la entrega del Premio Nobel.
Es un guión sobre el amor, la creatividad y el autoengaño. Es un drama clásico en un gran escenario, el escenario del Nobel, sobre la vida y la muerte, pero con matices muy cómicos para compartir. Mi intención es que la película sea sorprendente, muy comunicativa, atractiva y emotiva, una película que movilice a las mujeres y a sus parejas.

 ( Fuente del texto: Dossier de prensa-Vértice 360º )


TRAILER:




No hay comentarios:

Publicar un comentario