viernes, 11 de septiembre de 2015

B ( 2015 )


DAVID ILUNDAIN DIRIGE LA RECREACIÓN  DE LAS DECLARACIONES QUE REALIZÓ LUIS BÁRCENAS EN LA AUDIENCIA NACIONAL EN 2013

PRODUCCIÓN: ESPAÑA ( 2015 )
DIRECCIÓN: David Ilundain
INTÉRPRETES: Pedro Casablanc, Manolo Solo, Patxi Freytez, Eduardo Recabarren, Enric benabent, Carlso Olalla, Pedro Civera, Celia Castro, Ramón Ibarra
GÉNERO: Drama
DISTRIBUIDORA: Avalon Distribución
DURACIÓN: 78 minutos 

SINOPSIS:
El 15 de julio de 2013, el ex-tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, es trasladado desde la prisión para declarar en la Audiencia Nacional. Hasta este día, había negado toda relación con los llamados papeles de Bárcenas, pero después de 18 días en prisión ha decidido cambiar su declaración.
Esta película retrata lo que pasó en esa sala aquel día.

 ( FUENTE: AVALON DISTRIBUCIÓN )
 ( FUENTE: AVALON DISTRIBUCIÓN )

CRÍTICA:
De vez en cuando el cine español nos sorprende con unas pequeñas historias, que se sacan adelante gracias al apoyo del Crowdfunding, pero de gran calidad, lo mismo que sucedió con " El mundo es nuestro ( 2012 ) ". No puede haber comenzado mejor el debut de David Ilundain en la dirección de largometrajes con esta recreación de lo sucedido en la Audiencia Nacional, con las declaraciones de Luis Bárcenas. La historia tiene unos diálogos ágiles y directos, que intentan reflejar lo acontecido de la manera más fidedigna. Aparecen todos los personajes que se encontraban en esa sala, desde los protagonistas como Bárcenas y el juez Ruz, hasta periodistas y abogados. La aproximación es muy exacta comenzando por el parecido de los personajes, y para ello se ha buscado a unos intérpretes con semejanza física y a los que se les ha aplicado algo de maquillaje en el caso de ser necesario. Para corroborar ese parecido con lo sucedido hay 3 momentos en donde vemos, aunque de manera poco nítida, imágenes de archivo de la sala, y podemos observar como los personajes llevaban el mismo tipo de ropa y las dimensiones de la sala eran muy parecidos. 
 

En este caso se ha buscado acercarse a la realidad lo máximo posible, y con la fórmula de un buen guión, basándose en los diálogos de la obra teatral Ruz-Bárcenas dirigida por Alberto San Juan y protagonizada también por Pedro Casablanc en el papel de Bárcenas, un gran reparto encabezado por Casablanc y una gran puesta en escena y de un montaje que deja la historia en 76 minutos, que es justo lo que necesita la historia e introduciendo esos 3 momentos de lo sucedido en 2013 ( al inicio, en la parte central y al finalizar ).
Uno de los valores añadidos de esta película es ceñirse a exponer los hechos, sin necesidad de ser partidista y sobre todo sin que aparezcan unos textos finales en donde se exprese algún tipo de opinión política sectaria. No hay alegatos, ni cosas inventadas, y eso no me lo esperaba teniendo en cuenta el interés de gran parte del cine español en politizar su discurso de manera sectaria, y entre ellos el propio Alberto San Juan.


Un gran acierto ser directo y no esconder nada, con todas las preguntas e interrupciones y con la lectura y preguntas acerca de las listas que aparecieron en periódicos como El País o El Mundo.
Junto a " Negociador ( 2014 ) " ( ambas distribuídas por Avalon Distribución ) es el mejor estreno español de lo que llevamos de año, y ambas son cintas con un carácter histórico y que reunen dos características, ser entretenidas y ampliar los conocimientos históricos-políticos sobre un acontecimiento. Es verdad que la cinta de Borja Cobeaga tiene más dificultad ya que no se realiza en un único escenario, pero eso no significa que " B " no tenga tanto mérito, porque lo mismo podíamos opinar de obras maestras de la historia del cine como " Testigo de cargo ( 1957 ) " y " Doce hombres sin piedad ( 1957 ) ". 
 

La actuación de Pedro Casablanc merecería un reconocimiento por parte de la academia que nomina en los premios Goya, aunque no debería opinar de manera tan directa hasta que no se hayan estrenado todas las cintas españolas, y poder comparar las diferentes interpretaciones. Es casi imposible que se acuerden de esta película, pero merecería ser tenida en cuenta al menos en el apartado de interpretación masculina y guión adaptado. El resto de interpretaciones llaman menos la atención, pero también son sobrias y creíbles, y destaco la de Manolo Solo que interpreta al juez Ruz. También hay que resaltar la fotografía que busca la cercanía a los personajes y sobre todo al que habla, lo que facilita que centremos la atención en ese discurso y no se desvíe la atención del espectador con algún otro detalle superfluo.


Un entretenimiento instructivo con un origen teatral, pero un dinamismo que hace que el tiempo se nos pase volando. Recomendable a los que quieran conocer algo más del caso y lo sucedido en la Audiencia Nacional en 2013. Seguro que decepciona a muchos espectadores que esperen un cine de denuncia y crítica al P.P ( con carteles y mensajes subliminales en contra del partido político ), y lo que se van a encontrar es la exposición de los hechos, que de por sí dejan mal a ese partido político, pero sin ensañarse de manera innecesaria con discursos inventados o mensajes de crítica al acabar la película.

SPOILERS:
Durante la película aparecen datos y se citan los nombres de personas conocidas, tanto políticos como empresarios, y que corresponden a lo que se encontraba en el sumario y en los papeles del juez Ruz, obtenidos en gran parte por las revelaciones de El País y El Mundo, anteriores a la celebración de esta declaración. 
Me parece un acierto esos 3 momentos en donde vemos imágenes de lo sucedido en la realidad, y aunque la calidad del documento gráfico no es muy buena sí que nos permite observar la exactitud en la recreación del escenario y de los personajes asistentes. 
 


Me llamó la atención que, en la película, veamos un chico que llevaba una camiseta con una mensaje crítico, y resulta que también en la realidad estuvo presente un adolescente en esa sala y situado en el mismo lugar, además de vestir una camiseta del mismo color y texto reivindicativo. Eso lo vemos al terminar cuando aprovechan para mostrarnos las imágenes reales del momento en que abandonan la sala.
También sucedió en 2013, y vemos lo que dice el juez Ruz en la reanudación del juicio minutos después, cuando aparecieron filtraciones en la prensa a tiempo real, y el juez obligó a los periodistas a dejar sus móviles y otros aparatos electrónicos y a tomar apuntes con la mano.


LO MEJOR: La actuación de Pedro Casablanc. Su capacidad para entretener e informar, gracias a un guión
LO PEOR: Pueda decepcionar a los que esperen una crítica con mensajes directos al P.P. No aportar nada nuevo a nivel de conocimiento político a los que leyeron en la prensa los papeles de Bárcenas.

CRÍTICAS EN BLOGS Y MEDIOS ESPECIALIZADOS:

José Antonio Alarcón en Séptimo Escenario  8 / 10

Rafael Nieto en Cinema Nostrum  3 / 5

Harry Callahan en Magnum  44   8 / 10

Fausto Fernández en Fotogramas  4 / 5

Javier Cortijo en Cinemanía  2,5 / 5 

Paula Arantzazu Ruiz en Sensacine  4 / 5 

Ignacio Pablo Rico en Guía del Ocio  3 / 5

Álvaro de Paz en Cineol  4 / 5 

Miguel Maestro en Nos Hacemos un Cine. Segundo Año

Elisabet Pereira en Críticas en 8mm  5 / 10

María Aller en El Palomitrón  4 / 5

Rafael Calderón en Cineralia  3 / 5

José Luis Sánchez en Cine Para Leer

Ignacio Estrada en Cine y Comedia 

Alberto Bermejo en Metrópoli 

Jordi Costa en El País  3,5 / 5

Nota IMDb:

B, la película (2015) on IMDb

Nota Filmaffinity: 6,8 / 10

Días de Cine:



CRONOLOGÍA DEL CASO BÁRCENAS:
Desde 2009, se investiga el llamado “caso Gurtell” que señala a una red de empresas que facturaban gastos abultados y conseguían contratos de las administraciones, supuestamente a cambio de comisiones a cargos electos del Partido Popular. En esa trama ya aparecía Bárcenas, el gerente-tesorero del partido.
El 18 de enero de 2013, el periódico El Mundo publicó que Bárcenas supuestamente había pagado sobresueldos en dinero negro por importes que irían de los 5.000 a los 15.000 euros mensuales a altos cargos de su partido. 
El 31 de enero de 2013, el periódico El País publicó una supuesta contabilidad en B que el ex-tesorero habría estado llevando desde 1990 hasta 2009, en los cuales se implicaba a numerosos políticos y empresarios, incluyendo al actual Presidente del Gobierno de España y presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy. El PP niega la veracidad de dicha contabilidad. El País lo publica aportando unas fotocopias de esa contabilidad que atribuye a Bárcenas. Bárcenas negó la autoría de dichos papeles. El juez Ruz pidió una prueba caligráfica. La policía dijo que Bárcenas forzaba su letra. El ex-tesorero se negó a repetir la prueba.

El 26 de febrero de 2013, Bárcenas interpuso una denuncia por despido improcedente contra el Partido Popular. Dicho partido sostiene que despidieron al ex-tesorero en 2010, mientras que Bárcenas dice que estuvo contratado por el PP hasta el 31 de enero de 2013.

El 18 de febrero de 2013, según el propio Bárcenas, empleados del PP entraron por la fuerza al despacho de Bárcenas en la sede del PP y lo vaciaron. Por esta razón, Bárcenas interpuso otra denuncia, contra Alberto Durán, abogado del Partido Popular. Dicha denuncia fue archivada. 


En abril de 2013 se presentaron varias acusaciones populares contra Bárcenas. Las querellas apuntaban a 15 personas, entre ellos a Rodrigo Rato, Ángel Acebes y Federico Trillo.

El 14 de Junio de 2013, el juez Ruz acredita gracias a una comisión judicial enviada a Suiza, que Luis Bárcenas llegó a tener 47 millones de euros en el Lombard Odier de Ginebra y en el Dresdner Bank.

El día 27 de junio de 2013 Bárcenas ingresa en prisión por decisión del juez para “evitar el riesgo de fuga y asegurar la preservación de fuentes de prueba”.


El 7 de julio de 2013, el diario El Mundo hace pública una entrevista mantenida entre el director de este medio, Pedro J. Ramírez, con el propio Bárcenas antes de entrar en prisión. Afirma por primera vez que es el autor de los papeles y enseña los originales que, finalmente, enseñará al juez. 

El 14 de julio de 2013 El Mundo publica unos mensajes de móvil, SMS entre Mariano Rajoy y Bárcenas, que datan de enero-febrero-marzo del mismo año, en los que el presidente del Gobierno, muestra su apoyo al ex-tesorero. 


El 15 de julio de 2013 Bárcenas declara en la Audiencia Nacional. Esta película, muestra esa declaración. 
 ( FUENTE: AVALON DISTRIBUCIÓN, EXTRAÍDOS DE LA WEB DE RTVE ) 

ENTREVISTA AL DIRECTOR:
¿Cómo fue el proceso de hacer la película? ¿Cómo consiguió armarse?
Ha sido un proceso bastante “express” para el tiempo de maduración habitual de una película. Una vez que me decidí a impulsarla, empecé a buscar socios. Muchos dijeron que no. El tiempo se echaba encima porque yo tenía claro que esta película tenía que funcionar como “instant movie”, cercana a su momento histórico, cuando todavía el caso Bárcenas está vivo. Así que salimos a la “plaza del pueblo” que hoy es internet y lanzamos un crowdfunding que resultó exitoso. Eso nos permitió arrancar y dar a conocer el proyecto. Sin los mecenas, no hubiera existido “B”. 


¿Cuál es tu momento favorito de la película?
Qué difícil… Creo que la película arranca muy fuerte, muy directa. A los 3 minutos Bárcenas ya ha dicho que todo lo anterior fue mentira y que hoy va a contar la verdad… Eso ya es una gran piedra de toque, un dialogo que, como todo, extraído de la literalidad real, es potentísimo.

¿En qué formato se rodó? ¿Y por qué este estilo de cámara? 

Quise reforzar eso que algunos ya llaman “realismo trágico”. La película está cercana a la frontera del documental porque usa textos reales, grabados en el juzgado. Por tanto, decidí que lo mejor era potenciar aún más esa idea desde el tratamiento de cámara. Intervenir lo menos posible y ofrecer un tratamiento similar al que hubiera hecho un hipotético documentalista autorizado a entrar aquel día en la Audiencia Nacional. 
 
No habías hecho un largometraje antes, ¿cómo te preparaste?
Rodeándome del mejor equipo que pude que además, en parte, son amigos de trabajos anteriores. Y escudriñando el guión hasta el último detalle. Sabía qué dijo Bárcenas, pero tenía que saber el por qué lo dijo, cómo lo dijo, a quién se refería en cada momento… Y lo mismo con el resto de personajes reales representados. Era mucha responsabilidad. Creo haber hecho un trabajo honesto, espero que esté a la altura de las expectativas. 

Dices que al presentarlo ha habido miedo por parte de productoras, pero lo cierto es que, a priori, B es un proyecto sencillo – tiene una sola localización – y para el que habéis presupuestado una cantidad muy baja…
Si en este país fuéramos capaces de considerar que los productos culturales son sostenibles… Porque, por decirlo de una manera muy fácil, ¿no crees que la película funcionaría en un prime time, por ejemplo, en la Sexta, con Wyoming, la película y un debate? Se tiene que atrever la Sexta, pero estamos seguros de que funcionaría. Y en el cine también debería encontrar su público. Quizás, no para que sea un taquillazo de centro comercial, pero sí para que sea sostenible cada copia. Porque es un producto que tiene un eco mediático y su calidad está testada, los actores son muy buenos, la dirección de Alberto San Juan en la obra de teatro ya era muy buena… Sólo falta cierta independencia y algo de riesgo por parte de los que tienen el dinero, porque circula por unas manos bastante conservadoras y tarda, creo, bastante en salir de ahí y en asumir cierto riesgo. Un riesgo que tampoco lo es tanto, estoy convencido. La película es una reflexión sobre algo importante que ya ha pasado. Esto es algo que ya han hecho muchos antes que nosotros, sobre todo británicos y estadounidenses.

¿Cuáles han sido esos principales miedos por parte de quienes tienen el dinero? ¿Qué puertas habéis tocado hasta ahora?

El proceso de que una televisión considere el proyecto es lento. Las dos privadas es muy lícito que se guíen por criterios comerciales, pero estamos convencidos de que en las marcas pequeñas de esas empresas debería funcionar. Podría funcionar perfectamente en Cuatro o en la Sexta y además, es un proyecto barato. Y luego, en las televisiones públicas, hay que superar el hándicap de que puede ser un proyecto molesto para el partido que está en el gobierno porque habla de un caso de corrupción suyo. O ser un poco más maduros democráticamente y que puedan llegar a considerar que es un buen proyecto. Pero que si no lo consideran, esperemos que no sea por miedo o por diferencias políticas. Deberíamos ser lo suficiente maduros para hacer esta película o cualquier otra, que casos hay de todos los colores. Podríamos hacer hasta series. 

¿En qué momento pensaste que había que hacer esta película?
Lo hablé por primera vez en septiembre de 2014 con los protagonistas y con Alberto San Juan. Todos fueron muy generosos y dijeron que por ellos sí. A partir de ahí empecé a buscar la manera de hacerla y llevamos con la maquinaria funcionando a tope desde enero. Realmente no es demasiado tiempo. 

El guión de la obra, escrito Jordi Casanovas, es una transcripción literal del interrogatorio que le hizo el juez Ruz a Bárcenas, ¿cómo ha sido la adaptación audiovisual? ¿Habéis mantenido la literalidad del texto?
Para adaptar el texto de Jordi a cine hemos querido ser bastante austeros. Sí hubo tentativa de contar cosas que pasaban fuera de la sala, haciendo algo más de estilo americano con investigación periodística, contando cómo se filtró la información… Pero tendríamos que inventar muchas cosas, yendo a una peli más convencional en ese sentido y bastante más grande también pero, como me dijo Jordi, todo lo que inventemos va en nuestra contra, porque son situaciones que no vamos a ser capaces de dialogar al mismo nivel de lo que ya tenemos dialogado. Así que, valorando todo eso, volvimos a una versión mucho más claustrofóbica, manteniendo todo dentro de la Audiencia Nacional en ese día, metiendo pequeñas cosas que pasaron en los anexos de la sala. Es una película de localización única porque realmente tiene mucha fuerza lo que allí pasó. Hemos añadido varios personajes como un par de abogados por la acusación, el abogado de Bárcenas, la secretaria del juez Ruz y sus oficiales y la policía, que tiene pequeñas intervenciones. Con todo esto se reproduce un microcosmos de lo que hay fuera, un grupo de gente que está peleando por que todo esto vea la luz y un señor, Bárcenas, que tiene que defenderse de su antagonista, que no está en la sala. Porque el monstruo de esta película, el antagonista, es un abstracto, una entidad superior que él nombra como “el Partido”. Es curioso, porque los mafiosos, cuando hablan de la mafia dicen “la Familia” mientras que Bárcenas decía “el Partido”, la organización para la que trabajaba y que le ha dejado caer. Creo que si hemos sido capaces de recrear bien toda esta atmósfera hay una buena película.

Pese a ser una transcripción literal del material, ¿habéis llevado a cabo algún tipo de documentación? 
Sí. Mi primera preocupación fue entenderlo todo bien, porque si en un guión cada frase tiene un por qué, en una declaración judicial ni te cuento. Nada es aleatorio. Una de las cosas que hay que saber es cuándo algo que se dice puede ser verdad y cuándo no, a quién puede referirse, por qué se pregunta sobre esto o sobre lo otro… Nosotros teníamos el texto, pero ese texto es muy frío y saber cómo se ha dicho una determinada frase puede hacerlo diferente. Lo primero que hice fue hablar con los abogados que estaban en la sala. Es curioso ver cómo cada uno tiene sus interpretaciones, cómo tratan de reconstruir la verdad. Fuimos también a la Audiencia Nacional, a conocer el lugar exacto. Nadie se imaginaría cómo es de pequeño, porque no es una sala de juicio como tenemos todos en el imaginario, sino un despacho judicial grande, un sitio en el que se toma declaración pero donde no se juzga todavía. Es muy agobiante para toda la gente que había. También hablamos con periodistas que cubrieron el caso y que tuvieron acceso a los documentos antes que nadie y pudimos saber cosas off the record que, aunque no vayan a estar en el guión, es importante saberlas. Fue como el típico proceso de documentación de un caso real, pero siendo lo más escrupulosos posible porque sabemos que nos van a mirar con lupa. Hemos renunciado a algunas cosas por criterio narrativo, porque la forma en la que sucede un interrogatorio es muy repetitiva y sería insufrible. Hemos tratado de concentrarla en tres actos, un primero y un tercero muy cortos y un desarrollo muy largo en el que está en juego la verdad de cada parte. Pero sí, las frases son reales, literales. 
Tras saberse cada vez más cosas sobre él tengo la impresión de que Bárcenas es un personaje tan disparatado que si un guionista se inventase uno parecido nadie se lo creería.
Pedro Casablanc, el actor que lo interpreta, siempre dice: “A estas alturas, Bárcenas me cae bien. Pero de la misma manera que a Anthony Hopkins le podría caer bien Hannibal Lecter. No soy tan imbécil como para pensar que es buena gente”. Yo tengo empatía por él, he aprendido mucho de cómo es. Es un personaje que, en los 80, se fue al Everest por una motivación política porque, al parecer, y si no estoy metiendo la pata, la primera persona española que lo subió era un montañero vasco que plantó una ikurriña con el anagrama de ETA. Entonces, Bárcenas y otra serie de gente, organizaron una expedición a la que llamaron “Expedición de las Autonomías”, como respuesta a eso. Resulta que no llegaron a la cima, pero Bárcenas dice que sí lo hicieron e incluso que inauguraron una vía… Es sólo una anécdota pero es un claro ejemplo de que Bárcenas tiene mucha tela detrás. 
 
¿ Crees que a Bárcenas le gustaría ver la película ?  
Sin dudarlo, si.  
( FUENTE: AVALON DISTRIBUCIÓN )
TRAILER:




No hay comentarios:

Publicar un comentario