martes, 1 de septiembre de 2015

ÁTICO SIN ASCENSOR ( 2014 )


EL VETERANO RICHARD LONCRAINE DIRIGE A DIANE KEATON Y MORGAN FREEMAN EN UNA HISTORIA DRAMÁTICA CON MUCHO HUMOR, QUE SUCEDE EN NUEVA YORK

PRODUCCIÓN: ESTADOS UNIDOS ( 2014 )
DIRECCIÓN: Richard Loncraine
INTÉRPRETES: Morgan Freeman, Diane Keaton, Cynthia Nixon, Claire van der Boom, Korey Jackson, Carrie Preston, Sterling Jerins, Josh Pais, Miriam Shor
GÉNERO: Drama
DISTRIBUIDORA: A Contracorriente Films
DURACIÓN: 92 minutos 

SINOPSIS:
Un largo fin de semana en la vida de una pareja mayor de Nueva York que intenta vender su apartamento del East Village donde han vivido más de 40 años. Ruth es una profesora retirada y Alex es artista. Ambos quieren mudarse a un nuevo apartamento y mientras esperan ofertas, recuerdan juntos los años vividos en su hogar. 
 ( FUENTE: A CONTRACORRIENTE FILMS ) 
 ( FUENTE CARTEL: A CONTRACORRIENTE FILMS )

CRÍTICA:
El director británico Richard Loncraine dirige a los veteranos Diane Keaton y Morgan Freeman en una película dramática, pero con muchos momentos de humor e ironía, basada en el libro de Jill Ciment. Además de unos buenos diálogos la historia transcurre en un marco incomparable, la ciudad de Nueva York, que junto a la presencia de la conocida actriz podría recordar al cine de Woody Allen. Pero el tipo de historia no tiene nada que ver con las del director de " Manhattan ( 1977 ) ", sino que es un retrato de una pareja de edad avanzada y no una relación de dos jovenes. Un gran inicio con la voz en off de Alex Carver ( Morgan Freeman ) que está paseando junto a su perro, y que tiene que hacer unos recados para su mujer. El problema llega cuando tiene que llegar hasta el quinto piso en un edificio sin ascensor, y con largos tramos de escaleras. 


A partir de aquí la trama va mostrándonos la diferente forma de concebir la vida diaria por parte de los dos protagonistas, e incluso su manera de actuar ante las dificultades o de plantear una situación que supone un desembolso económico. Él es mucho más tacaño y austero, y pone pegas a casi todos los gastos, mientras que ella es mucho más desprendida y prefiere estar bien aunque suponga gastar bastante dinero. Se plantean varios asuntos, como la compra-venta de viviendas, lo que originará las situaciones más divertidas sobre todo en el día de puertas abiertas, y el pánico creado en la sociedad americana por las amenazas terroristas ( en muchos casos son situaciones absurdas, provocando un trastorno en la vida diaria de los ciudadanos americanos, por los controles y cortes de carreteras e incluso de uno de los puentes que comunican con el otro lado de la ciudad ). 


Alrededor de ese movimiento de dinero surgen personajes que viven de ello, y que, con la excusa de ayudar a Ruth ( Diane Keaton ) y Alex, hacen todo lo que sea por conseguir que las operaciones se lleven a cabo, y así obtener un beneficio económico, sin importarles la opinión de sus clientes ( en este caso sus tíos, ya que el asunto inmobiliario se lo está gestionando su sobrina Miriam ( Carrie Preston ) ), cuyo personaje es excesivo y la actriz está demasiado histriónica y en algún momento puede resultar cargante. Tanto Diane Keaton como Morgan Freeman lo hacen bastante bien, y es una buena noticia volvernos a reencontrar con el actor de color en un personaje protagonista, después de varios años interpretando a personajes muy secundarios. 


Una elección perfecta de ambos como la pareja protagonista, y en parte son los responsables del éxito de la historia. Pero también tienen la culpa los diálogos, que mezclan situaciones amargas con otras más irónicas, y una banda sonora de David Newman muy emotiva y que va apareciendo en los momentos necesarios, sobre todo en las escenas de exteriores mientras vemos los paseos por las calles de Nueva York. Es verdad que hay un parón en la parte central, justo antes de un giro que vuelve a animar todo, y en donde el personaje de Alex cambia su manera de actuar y ya no es tan receptivo a irse de su casa. Hay algunos flashbacks, colocados en el momento justo, y que son breves y al mismo tiempo sirven para recordar situaciones de la pareja anciana cuando llegaron a esa casa, de la que ahora se plantean marcharse, sobre todo por las dificultades de vivir en una quinta planta sin ascensor. 
 

En la historia también juega un papel fundamental el perro de 10 años, y que sufre un problema de salud por el que le tienen que llevar a una clínica veterinaria. 
La media hora final es muy interesante y hay varios giros que puede que no sorprendan al espectador, pero que me parecen un acierto, y llegamos con un buen sabor de boca al final, sin necesidad de que sea un final típico y convencional. Durante los títulos de crédito finales vamos viendo los edificios y calles de la ciudad norteamericana en un recorrido aéreo lento, mientras suena una canción de Van Morrison.
Recomendable a las personas que se puedan sentir identificados con la pareja anciana, y a los que quieran disfrutar con una buena historia dura y a la vez divertida en donde los protagonistas son dos grandes intérpretes.

SPOILERS:
Alex no quiere marcharse de su hogar aunque es el que tiene más dificultades para subir las escaleras, y no tiene ganas de recibir a los posibles compradores en el día de puertas abiertas. Además pone pegas a todos los asuntos económicos, y no le parece bien la presencia de su sobrina Miriam. Los dos momentos clave son el corte del puente que conecta la zona de la ciudad, en donde ellos se encuentran, con el otro lado, y encima tienen que llevar al perro al hospital porque se encuentra enfermo. Los momentos en el interior de la clínica veterinaria son muy emotivos, y allí Alex sigue demostrando que no se quiere gastar dinero ni siquiera en salvar a su animal de compañía. Al final cede ante su mujer y el perro se consigue eludir su muerte. 
 

En la parte central hay un giro, ya que el señor mayor está buscando una vivienda, y al final se produce la escena en donde se niega a cambiar de casa ( no quiere acceder a la compra y la venta ) después de observar como se ha comportado el gobierno generando un caos, por algo que se termina demostrando que es fue una falsa alarma, y dice que no está dispuesto a entrar en esa espiral de locura ( refiriéndose a la locura durante los últimos meses para poder comprar y vender una vivienda ). Por lo tanto se quedan en su vivienda de toda la vida, pese al impedimento de las escaleras, en donde han pasado los mejores momentos de sus vidas en común.


LO MEJOR: Las escenas del día de puertas abiertas. El final.
LO PEOR: Un parón en la parte central. La actuación exagerada de Carrie Preston.


CRÍTICAS EN BLOGS Y MEDIOS ESPECIALIZADOS:

José Antonio Alarcón en Séptimo Escenario  7 / 10

Rafael Nieto en Cinema Nostrum  2 / 5

Jordi Batlle en Fotogramas  3 / 5

Andrea G. bermejo en Cinemanía  2,5 / 5

Xavi Sánchez Pons en Sensacine  2,5 / 5 

Roberto Piorno en Guía del Ocio  2 / 5 

Xavier Vidal en Cinoscar & Rarities  3 / 5

Jesús Villaverde en Esencia Cine  4 / 10 

Jesús Usero en Acción Cine

David Cabello en Críticas en 8mm  6 / 10

Carlos Hernández en E-Cartelera  4 / 10

Juan Pairet en El Séptimo Arte.Net  6 / 10

DeCine21  6 / 10 

Rafael Calderón en Cineralia  2 / 5

Carlos de Villalvilla en Cinema365  8 / 10 

Javier Quiroga en Humo Negro

Javier Ocaña en El País

Oti Rodríguez Marchante en Abc  3 / 5

Lucero Solórzano en Diario Excélsior

Leslie Felperin en The Hollywood Reporter 

Andrew Barker en Variety

Kanji Fujishima en Slant Magazine  2 / 4

Lou Lumenick en New York Post  3 / 4

Pete Von Der Haar en Village Voice  2 / 4 

Isabella Biedenharn en Entertainment Weekly  3 / 4

Stephanie Merry en The Washington Post

Peter Keough en Boston Globe  2 / 4

Rex Reed en New York Observer  3 / 4 

John Bleasdale en CineVue  2 / 5

Jessica Kiang en The Playlist  1,5 / 4

Andrew Lapin en The Dissolve  3 / 5

Marjorie Baumgarten en Austin Chronicle

Nota IMDb:

5 Flights Up (2014) on IMDb

Nota Filmaffinity: 5,7 / 10

Días de Cine:

TRAILER:





No hay comentarios:

Publicar un comentario