viernes, 3 de noviembre de 2017

A GHOST STORY ( 2017 )


EL FANTASMA ENIGMÁTICO


PAÍS: Estados Unidos ( 2017 )
DIRECCIÓN: David Lowery
LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 26 de Diciembre de 1980, Milwaukee ( Estados Unidos )
INTÉRPRETES: Rooney Mara, Casey Affleck, Rob Zabrecky, Will Oldham, Liz Franke, Sonia Acevedo
GUIONISTA: David Lowery
FOTOGRAFÍA: Andrew Droz Palermo
MÚSICA: Daniel Hart
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Ideaman Studios, Sailor Bear, Zero Trans Fat Productions
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Universal Pictures
DURACIÓN: 87 minutos
PREMIOS: 6 premios, incluyendo 2 en el festival de Sitges de 2017



SINOPSIS:
El aclamado director David Lowery ( " En un lugar sin ley ", " Peter y el dragón ) regresa a la gran pantalla con A GHOST STORY, una curiosa historia en torno al legado, la pérdida, y la necesidad esencial de todo ser humano de encontrar un significado y una conexión. El fantasma vestido con una sábana blanca ( el oscarizado Casey Affleck ) de un hombre fallecido recientemente regresa a su casa para consolar a su esposa ( Rooney Mara, nominada por la Academia ), pero descubre que en su nuevo estado espectral ya no pertenece a un tiempo concreto y solo le queda observar con total pasividad cómo se le escapan lentamente la vida que conocía y la mujer que ama. Cada vez más perdido, el fantasma se embarca en un viaje cósmico a través de los recuerdos y la historia, enfrentándose a las eternas preguntas de la vida y a la inmensidad de la existencia. A GHOST STORY es una inolvidable reflexión acerca del amor y del dolor a través de una visión surrealista, una experiencia única que permanece mucho después de que se encienden las luces.
 ( Fuente sinopsis y cartel: Universal Pictures )
 ( Fuentes imágenes: Sensacine )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, IMDb )


CRÍTICA:
El cuarto trabajo en la dirección de largometrajes del montador, guionista y director David Lowery es una película no apta para todos los públicos, y vuelve a compartir la esencia de algunos de sus trabajos anteriores, en especial el del montaje para " Upstream color ( 2013 ) " de Shane Carruth en " En un lugar sin ley ( 2013 ) " su segundo largometraje como director, ya que en los tres casos las películas son muy sensoriales, tienen un ritmo pausado y con pocos diálogos quieren contar mucho utilizando el sonido y montaje complejo, pero no siempre acertado como elementos claves para contar la historia. Esas películas no son aptas para todo tipo de público y las pude ver en la IV edición del Atlántida Film Fest, ya que formaron parte de la sección Atlas del Atlántida Film Fest 2014, y ambas se estrenaron posteriormente en los cines españoles, aunque con una distribución muy reducida. La excepción a los trabajos de Lowery, no puedo hablar de su ópera prima " St. Nick ( 2009 ) " ya que no la he visto, es su anterior película como director, en donde fue el encargado de estar al frente del proyecto de la cinta de Disney " Peter y el dragón ( 2016 ) ", que aceptó para ganar dinero y así poder financiarse proyectos más independientes como " A ghost story ". Esta cinta infantil es bastante decente, teniendo en cuenta el bajo nivel de esas adaptaciones con actores reales de clásicos de animación de Walt Disney, pese a que no fue bien recibida por parte de la crítica española.


Este nuevo proyecto tuvo su presentación en el pasado festival de Sitges, en donde dividió a la crítica, pero lograron un número bastante grande de defensores lo que se puso de manifiesto cuando se conoció el palmarés del jurado de la sección oficial, al recibir el premio a la mejor fotografía.
La película no es apta para todo tipo de públicos y es una de esas propuestas de extremos, que tendrá sus seguidores incondicionales pero que habrá gran parte de la crítica y sobre todo del público que la detestará y saldrá de la sala echando pestes, e incluso se irá antes del final de la proyección. Por eso es mejor avisar que no es una película de terror, ni siquiera de fantasmas que intentan asustar, y que tiene un ritmo pausado y juega con el aspecto visual para intentar enganchar a los aficionados al cine más independiente, con una historia que tiene pocos diálogos y que es muy intuitiva y que las cosas no están contadas de manera directa sino que requieren un esfuerzo por parte del público para entenderla.
La historia comienza de manera sencilla, con una pareja que viven en un lugar solitario en el campo, y que aparentemente son felices y que tienen un problema ya que escuchan ruidos de los que desconocen su procedencia. A partir de la escena clave la película se transforma en una historia muy visual, abandonando ese convencionalismo, y juega muy bien con las pocas conversaciones que reflejan muy bien los cambios en la sociedad moderna y en el fondo es una crítica a las parejas actuales y sobre todo al individualismo. 


El guión ofrece los detalles suficientes para ir entendiendo la trama, y el montaje juega con los " supuestos " saltos temporales ( o espaciales ), y pondría alguna pega, ya que no juega bien con los tiempos de la película, alargando en exceso alguna escena en la parte inicial, en especial en la que aparece de Rooney Mara comiendo un pastel con un plano fijo largo, mientras que el final está un poco precipitado y se podía haber terminado de otra manera, pese a que no me disgusta el final y la idea que quiere transmitir el texto de Lowery, pero de podían haber dedicado algunos minutos a una situación que queda cortada de golpe. A nivel interpretativo destaco el trabajo de Rooney Mara, sin ser su mejor actuación, y el resto están correctos, en el caso de Casey Affleck, el último ganador del Óscar por " Manchester frente al mar ( 2016 ) " no tiene posibilidad de lucimiento con el personaje que tiene que sacar adelante. El director repite con ambos intérpretes, ya que ambos eran los protagonistas de " En un lugar sin ley ( 2013 ) ".



Lo más destacable de la película es su fotografía, que consigue captar la esencia del lugar, con unos recursos acertados y variados, desde la profundidad de campo hasta la cámara fija pasando por otras escenas en donde se difumina la imagen y otras en donde se enfoca de cerca a los personajes, y no lo hace de manera aleatoria o de cara a la galería sino con un objetivo de lograr trasmitir lo que están sintiendo los personajes. Ese poderío visual logrado gracias al trabajo de Andrew Droz Palermo es parte fundamental del funcionamiento de la película. La banda sonora y las canciones son ideales para el tipo de historia que nos quieren contar.
Todavía hay escenas que se mantienen en mi memoria, y los que conecten con la historia seguro que quieren tener un debate posterior para poder compartir esas emociones y sentimientos provocados por la película. Una película no apta para todo tipo de público y seguro que la disfrutarán más los aficionados al cine más independiente, y a los que vayan al cine sin buscar entender al 100 % todas las situaciones de esta propuesta tan original.


LO MEJOR: La fotografía y la banda sonora.
LO PEOR: Se podía haber acortado algo la escena de Rooney Mara comiendo un pastel.

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

José Antonio Alarcón en Séptimo Escenario

Ricard Martí en Habladecine


Pedro de Frutos en El Ónfalos


Pepe Nieves en La Claqueta



PODCASTS:






TRAILER:




No hay comentarios:

Publicar un comentario