viernes, 30 de noviembre de 2018

GENEZIS ( 2018 )


VIOLENCIA GRATUITA


PAÍS: Hungría ( 2018 )
DIRECCIÓN: Árpád Bogdán
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 13 de Julio de 1976, Nagykanizsa ( Hungría )
INTÉRPRETES: Milán Csordás, Anna Marie Cseh, Eniko Anna Illesi, Lídia Danis, Zsolt Kovács,Levente Molnár, Tamás Ravasz, István Szilvási, Szofi Berki
GUIONISTA: Árpád Bogdán
FOTOGRAFÍA: Tamás Dobos
MÚSICA: Mihály Víg
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: FocusFox Studio, Mirage Film Studio
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Surtsey Films
DURACIÓN: 120 minutos
PREMIOS: 2 Premios, incluyendo uno en el Festival de Cinema Jove de Valencia de 2018



SINOPSIS:
Tres vidas se entrelazan en un país en ruinas sociales. Un niño que vive la persecución étnica que sacude Hungría. Una adolescente que intenta averiguar cuál es su lugar en el mundo y una abogada que no ha superado el fallecimiento de su hija. Las tres historias de GENEZIS están basadas en historias reales que ocurrieron en Hungría y cuyo nexo es la familia.
 ( Fuente sinopsis, cartel e imágenes: Surtsey Films )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, IMDb, Surtsey Films )


CRÍTICA:
El director húngaro Árpád Bodgán nos presenta su segundo largometraje. La película está inspirada en un documental que el propio director realizó para la BBC británica sobre el ataque de un grupo de neonazis, en el año 2009, a un campamento de gitanos rumanos. La cinta fue presentada en el Festival de cine de Berlín dentro de la sección Panorama y también compitió en la Sección oficial del Cinema Jove de Valencia donde obtuvo el premio a la mejor película.


La película se divide en tres partes, todas ligadas entre sí, donde los personajes están conectados con el ataque de diferentes formas. La primera parte nos muestra la vida en el campamento bajo la mirada de un niño llamado Ricsi, El director consigue que el espectador se meta en sus vidas, mostrándonos sus quehaceres diarios. La imagen más dura es cuando el pueblo es atacado y el joven pese a recibir un disparo consigue escapar, toda su familia muere en el incendio.
La segunda parte se centra en una joven, que le gusta practicar tiro con arco y aparte le gustan mucho los perros. Por eso visita casi todos los días una perrera en la que trabaja su novio, el cual tiene un pasado lleno de antecedentes y peleas callejeras. Casualmente el joven resultará ser unos de los atacantes al campamento de los gitanos. Finalmente en la tercera parte vamos viendo como una joven abogada tendrá que defender al joven acusado de los ataques.


La película es una clara llamada de atención, respecto al brote de intolerancia que estamos viviendo en este momento en toda Europa. Bodgán consigue, con unos planos cercanos y con la cámara en mano, que sintamos el miedo de los protagonistas. La fotografía y el enfoque son fundamentales en toda la trama.
La narración y la puesta en escena resultan desgarradoras, sobre todo en la primera parte de la cinta, vemos imágenes durísimas y la película deja una sensación de fracaso en la sociedad actual, la verdad es la típica cinta que te deja tocado y que da para pensar en ella durante varios días.
Puntuación: 7.5/10


LO MEJOR: La primera parte.
LO PEOR: La parte final.

( Crítica escrita por Christopher Laso )

PODCASTS:





DÍAS DE CINE:

ENTREVISTA AL DIRECTOR:
El origen de la película es un documental de la BBC, ¿cómo te ayudó la investigación previa para este encargo a la hora de preparar el largometraje? 
Cuando produjimos el documental para la BBC en 2009 sobre los asesinatos racistas de romaníes en Hungría, fue un encuentro impactante con el mal (con mayúsculas) en sentido bíblico. En un país europeo donde la democracia, la aceptación y la tolerancia deben ser obligatorias después de los horrores de la II Guerra Mundial, este intento de protección fue destruido en un momento. Me resultó impactante que esto pudiera haber sucedido en medio de Europa. Este suceso es un indicativo de que algo debe ser reconsiderado e interpretado, porque los fundamentos más básicos de la humanidad fueron atacados. Digo todo esto porque el trabajo de fondo fue similar a un trabajo post-mortem. Una sociedad responsable debería diagnosticar el fenómeno y encontrarle soluciones. Aquellos a quienes conocí en ese momento: sociólogos, policías, políticos, profesionales judiciales… solo podían informar del aspecto técnico del fenómeno pero estaban tan desconcertados por este odio incomprensible como yo. Sensación que no se acerca ni de lejos al miedo de los asustados gitanos. En una noche oscura, se arrojó un cóctel molotov a su familia y una serie de disparos se dirigieron contra ellos cuando salvaban a sus hijos de la casa en llamas. Eso sucedió. Los ojos de esta gente eran profundos, pozos rotos. Para ellos, el mundo ha perecido para siempre. Ésta fue quizás la experiencia que supuso una investigación real para mí. Mirar estos pozos y avergonzarme de mí mismo, en lugar de la sociedad, que permitió que esto les sucediera. 

Has comentado que necesitabas encontrar una respuesta a lo que había detrás de todo este odio en el incidente neonazi de 2009. ¿La has conseguido? 
No. Sin embargo, creo que he podido responderme. Mi respuesta es mi creencia y mi confianza en el hombre. Muchos de nosotros podemos tomar decisiones difíciles y buenas en esta vida donde las tormentas conviven con los vientos tranquilos. El hecho de que entre las dos vías posibles, elijamos la afirmación de la vida, junto con los valores ético-morales que caracterizan al hombre. Quiero creer en el hombre como una fuerza creativa, incluso si eso suena tremendamente ingenuo. 

¿Por qué era personalmente importante hablar sobre la familia? 
La familia es la unidad más pequeña de la sociedad, su célula. Si estas células pierden su función provocan el comienzo de una enfermedad. Si no le prestamos atención, eventualmente se convertirá en un tumor. Esto suena a Doctor House, pero es un hecho que la familia es la socialización primaria y el espacio emocional para todos. Es terriblemente importante. Mi objetivo en la película era mostrar que estas tragedias rompen estas unidades. La gente necesita entender que esto no es un evento social independiente de nuestra existencia. Su impacto no se limita al niño pequeño al que le mataron a su madre y cuya familia fue destruida en el fuego de la boca de un rifle. 

La película invita a comparaciones con el cine de Iñárritu. ¿Tuviste en mente alguno de sus primeros títulos cuando planificaste la división de tu historia en tres segmentos? 
Las películas de Iñárritu tuvieron y tienen un gran impacto en mí. También están tríplemente estructuradas. No lo escondo. Sin embargo, las trilogías no son un mirlo blanco. Te dan la oportunidad de desarrollar una historia con mayor cobertura, aunque también implica dificultades.


¿Por qué decidiste darle a la historia un valor bíblico? ¿Cómo de significativa es la religión en esta película? 
La Biblia es una de nuestras herencias literarias más antiguas. La he estado leyendo desde niño y estoy agradecido por sus historias y enseñanzas. Pero no soy particularmente religioso. La Biblia tiene una historia muy buena sobre la hija del faraón. Es la que cuenta cómo ella, al bajar al Nilo, encuentra una frágil canasta con un niño dentro. En ese momento decide que ella será la madre de ese niño. Bajo mi parecer, esta es la historia más hermosa de desinterés, amor y humanidad. La hija del faraón encontró respuesta al odio. Me aferré a esta historia cuando comencé a escribir el guion, a la pureza de la hija del Faraón. 

El fuego y el agua están muy presentes en toda la película. ¿Cuál es el significado de estos elementos de la naturaleza? 
Mi primera historia se desarrolla en un entorno arcaico donde estos elementos antiguos marcan la existencia de los que viven allí. Fuego, agua y proximidad intacta a la naturaleza. En los tiempos modernos estos elementos se han convertido en símbolos. Tienen un efecto diferente en nosotros, pero están presentes en nuestras penas, en nuestra soledad, en nuestros odios. Cuando el agua nos rodea puede ser tan destructiva como dadora de vida, en este último caso piensa si no en el útero materno. 


Para presentar a tus tres personajes principales te sirves de la cámara enfocada tras sus espaldas. Ese recurso me recordó a la película de László Nemes “EL HIJO DE SAÚL”. ¿Ha sido una influencia? 
En mi primera película, “HAPPY NEW LIFE”, que se presentó en la Berlinale en 2007, utilicé soluciones visuales similares. No obstante, obviamente, he tomado la idea de algún lado. Al igual que Aronofsky, que a menudo sigue a su personaje principal en su película de 2010 “EL CISNE NEGRO”. A este respecto, existe un término en sociología: el observador participante. Esto significa que seguimos a la persona observada constantemente y registramos sus hábitos, gestos, oraciones, sentimientos. Compartimos tanto tiempo con él que pasamos desapercibidos. La cámara mira, sigue. 

Como romaní, ¿cuál es la relevancia de retratar los problemas de tu propia gente, normalmente ignorados en los principales medios? 
Soy un verdadero gitano, un gitano del bosque, y la brujería y la magia negra están en mi sangre. Por ejemplo, mi madre era ciega y, antes de sus visiones, comía tierra recogida de la base de las cruces. Mi padre era un famoso cuentacuentos. Me separaron a una edad muy temprana de mis padres, crecí en un orfanato, pero ese poco tiempo fue suficiente para desarrollar mi atracción por la naturaleza, por las raíces de mi gente, por su mundo supersticioso. Sin embargo, soy un cineasta, lo que significa que, aunque no fuera gitano, también trataría de hacer una representación auténtica de la realidad. 

Te sirves de la poesía visual para abordar asuntos políticos. ¿Es tu manera de hacer que el dolor sea soportable? 
En este caso, la poesía visual tiene una doble función. Por un lado, invita a la empatía del espectador, pues no revela el estrato social de los gitanos como algo oculto y excluido, sino que ayuda al espectador que desea lo mismo, deseo y amor, a identificarse. A todos nos duele perder a una madre, a un hermano. El segundo objetivo era transmitir que estos problemas no son un problema de un país: el odio y la exclusión no son un fenómeno local, sino universal.

¿Cómo desarrollaste el diseño de sonido para cada historia? Estas necesidades se indicaron de manera muy específica en el guion, y fueron posibles en el proceso de post-producción gracias al diseño de sonido del gran Gábor Császár. La música jugó un papel muy importante en la película y estoy muy orgulloso de la banda sonora. Involucramos al compositor de cabecera de Béla Tarr, Mihály Víg. Me he pasado la vida escuchando con admiración sus composiciones para el cine. Nunca pensé que trabajaría un día con él. Es increíble el milagro de cuán sensiblemente su música acompaña la transformación de mis personajes. La cooperación ha sido tan exitosa que compuso música para mi documental “GHETTO BALBOA”, y también va a componer la música de mi tercer largometraje. 

La película es muy rica visualmente. ¿Por qué te interesó trabajar con Tamás Dobos? ¿Cómo trabajaste con él cada una de las secuencias? ¿Tenías algún fotógrafo o artista visual en mente? 
Soy muy visual. A muchos de los directores de fotografía les alegra, pero a otros, no tanto. Tamás, gracias a Dios, pertenece a aquellos que requieren específicamente la visión del director. Hice la preproducción de la película durante más de un año y tomé miles de fotos para que las historias se desarrollasen en el entorno más auténtico. Luego, Tamás se involucró y ya fuimos dos los que soñamos sobre la apariencia de “GENEZIS”.
 ( Fuente del texto: Pressbook-Surtsey Films, entrevista en Cinema Jove de Junio 2018 )


TRAILER:


( CRÍTICA DE CHRISTOPHER LASO )

No hay comentarios:

Publicar un comentario