lunes, 26 de noviembre de 2018

TRES CARAS ( 2018 )


NO ABANDONAR A LOS MÁS NECESITADOS


PAÍS: Irán ( 2018 )
TÍTULO ORIGINAL: Three Faces
DIRECCIÓN: Jafar Panahi
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 11 de Julio de 1960, Mianeh ( Irán )
INTÉRPRETES: Jafar Panahi, Behnaz Jaffari, Maedeh Erteghaei, Narges Delaram, Marziyeh Rezaei
GUIONISTAS: Jafar Panahi, Nader Saeivar
FOTOGRAFÍA: Amin Jaferi
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Jafar Panahi Film Productions
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Golem Distribución
DURACIÓN: 100 minutos
PREMIOS: 4 Premios, incluyendo uno en el Festival de Cannes de 2018



SINOPSIS:
La conocida actriz Behnaz Jafari no puede resistir a la llamada de auxilio de una chica de provincias cuya familia quiere impedirle que siga estudiando en el Conservatorio de Teherán. Behnaz decide abandonar un rodaje y recurre al cineasta Jafar Panahi para resolver el misterio que esconden los problemas de la chica. Se desplazan en coche hacia el noroeste rural del país, donde conocen a los amables habitantes del pueblo montañoso de la joven actriz en ciernes. Pero los visitantes no tardan en descubrir que la tradición es tan poderosa como la hospitalidad.
 ( Fuente sinopsis: Golem Distribución )
 ( Fuente cartel e imágenes: Image.net-Golem Distribución )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, Golem Distribución, IMDb )


CRÍTICA:
El director iraní Jafar Panahi, uno de los cineastas de mayor talento de su país, vuelve a triunfar con su nuevo estreno en un festival europeo, en esta ocasión en Cannes, ya que la película se estrenó en el pasado festival de cine de Cannes en donde fue premiado su guion, ex aequo con el de " Lazzaro feliz ( 2018 ) ", y posteriormente se presentó en el pasado festival de cine de San Sebastián ya que formó parte de la sección Perlas. El cineasta que tiene prohibido abandonar su país y que vuelve a estar presente en una película como en gran parte de sus proyectos anteriores, para adentrase en diferentes pueblos de su país, en el noroeste de Irán en una zona de habla azerí ( turco azerbaiyano ). Esas tres localidades que aparecen en la película son muy conocidas por el director, ya que son el pueblo natal de su madre, el de su padre y de sus abuelos, y en esos lugares vuelve a sus orígenes con una historia que pretende mostrar la realidad de esas personas que tienen dificultades para sobrevivir, en la fina línea entre la ficción y el documental, que recuerda mucho a los inicios de su carrera y a los trabajos de su compatriota Abbas Kiarostami.


La película tiene un buen arranque con una escena en el interior de un coche en donde se provoca la tensión e incertidumbre de la protagonista, la actriz Behnaz Jafari que se interpreta a sí mismo y que se encontraba con el propio Panahi en ese vehículo en un recorrido hasta el lugar de rodaje de una película, pero ese vídeo que provoca una pequeña discusión será el responsable de ese giro en los planes del director y la intérprete para presentarse en la localidad natal de la chica, y así descubrir si de verdad cumplió sus amenazas. En ese magnífico prólogo, muy bien filmado por el director, y gracias también a la fotografía de Amin Jaferi durante esa noche logra generar la incertidumbre, y apoyándose también en el gran trabajo interpretativo de Jafari, que hace creíble su dolor en el momento de visionar ese documento de la joven, cuya mayor ilusión es poder ser actriz y triunfar como la persona a la que idolatra, la protagonista de esta película, y que amenaza suicidarse.


Después de ese magnífico inicio la película prometía mucho más de lo que acaba dando ya que, después de un interesante recorrido con el debate entre Panahi y Jafari, una vez que aterrizan en la localidad natal de la joven aspirante a artista todo se vuelve rutinario y parece que esas mismas escenas ya las hemos visto varias veces en otras películas, pero en esta ocasión el desarrollo del tema central se hace bastante monótono, y no conecté a nivel emocional con los lugareños que aparecen en la película, con lo que el proyecto, cuya idea inicial me interesa termina siendo pesado y repetitivo. Se plantea una situación enigmática que pronto quedará resuelta y el final es previsible, además de ser una copia exacta al de otra película de la misma nacionalidad.
Mantiene el interés por el gran trabajo interpretativo de su protagonista y por la dirección de Panahi, que en ese aspecto me parece irreprochable, pero cuestiono el premio al mejor guion en Cannes, ya que en ese inicio sí me parece acertado, pero en su segunda mitad no encuentro las virtudes para que esta película fuera premiada en ese apartado, y por ejemplo no me parecería injusto un premio a la dirección o a la interpretación femenina protagonista. 


La idea surgió cuando el director leyó unos artículos de una joven de su país que se suicidó por no poder cumplir su sueño de ser actriz, y a partir de aquí decidió que podía ser un buen tema para su siguiente proyecto. Me gusta mucho, además del prólogo inicial con el visionado del vídeo, el recorrido de los protagonistas por esas carreteras estrechas y tortuosas, que en la actualidad apenas no son transitadas por existir otra más ancha y moderna para un recorrido similar, pero que se aleja de esos núcleos urbanos y rurales, en el que dialogan y discuten sobre temas de actualidad y el miedo por no saber la realidad de lo sucedido con esa joven que amenazó con suicidarse. 
Una película interesante que va de más a menos, y que tendrá su público sobre todo los aficionados al cine social cercano al neorrealismo, y a los primeros trabajos del director o al cine de su compatriota Abbas Kiarostami. No creo que guste al público medio por su ritmo y por emplear elementos que no son atractivos para ese tipo de espectadores.


LO MEJOR: Los minutos iniciales. La actuación de Behnaz Jaffari.
LO PEOR: En la segunda mitad se vuelve bastante rutinaria.


CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia

Laura Zurita en Cine de Patio


PODCASTS:





TRAILER:




No hay comentarios:

Publicar un comentario