martes, 6 de agosto de 2019

EL DESPERTAR DE LAS HORMIGAS ( 2019 )


REVELARSE CONTRA TODO Y CONTRA TODOS


PAÍSES: Costa Rica-España ( 2019 )
DIRECCIÓN: Antonella Sudasassi Furniss
AÑO Y LUGAR DE NACIMIENTO DE LA DIRECTORA: 1986, San José ( Costa Rica )
INTÉRPRETES: Daniella Valenciano, Leynar Gomez, Isabella Moscoso, Avril Alpízar,Adriana Álvarez, Carolina Fernández
GUIONISTA: Antonella Sudasassi Furniss
FOTOGRAFÍA: Andrés Campos
MÚSICA: Sergio de la Puente
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Betta Films, Solita Films
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Elamedia Distribución
DURACIÓN: 94 minutos
PREMIOS: 2 Premios, incluyendo uno en el Festival de Seattle de 2019


SINOPSIS:
En un pueblo de Costa Rica, Isabel atiende todo el día la casa, a sus hijas y a su esposo, eso aprendió, y eso enseña a sus hijas. Isabel es buena madre, buena esposa, buena nuera. Cuando su familia política la presiona para tener otro hijo, “el varón”, una serie de revelaciones le llevan a enfrentarse consigo misma, su entorno y su familia. La costumbre, el calor, su larga cabellera, los insectos que invaden hasta los espacios más íntimos y la presión de su familia empiezan a torcer la imaginación de Isabel. A sus 30 años, siempre ha hecho lo que los demás esperan de ella. Isabel debe decidir si enfrentarse o no a su familia.
 ( Fuente sinopsis, cartel e imágenes: Elamedia Distribución )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, Elamedia Distribución, IMDb, Wikipedia )


CRÍTICA:
No es muy habitual que nos llegue a la cartelera una película desde Costa Rica, curiosamente hasta este año yo no había visto ninguna cinta del país centro americano. Da la casualidad que en poco tiempo he podido ver dos. Una de ellas fue “Aquí y ahora” de Paz León y la otra es la que nos ocupa. “El despertar de las hormigas” es la ópera prima de la directora Antonella Sudasassi Furniss. La película formó parte de la sección oficial del último Festival de cine de Málaga.


Nos cuenta la historia de Isabel, una mujer que vive en un pequeño pueblo de Costa Rica junto con su marido y sus dos hijas pequeñas. Cumple a la perfección con su papel de madre y ama de casa, pero todo se tuerce cuando su marido le proponer tener un tercer hijo.
La protagonista vive cada día con una sensación de libertad coartada, depende en todo momento de su marido y la familia paterna no le deja respirar. Bajo su conciencia tiene que aprender a contemplar, servir y atender a su familia, aunque todas estas exigencias no surgen de la mala intención, sino más bien de las costumbres machistas de esos países.



La cinta no es la típica película de denuncia al uso, sino que muestra como poco a poco Isabel se va revelando contra su vida y aprende a decir que no. La directora nos muestra el despertar de la protagonista a través de pequeños avances que se producen en el ámbito familiar con todo tipo de pequeños actos, como es el descubrimiento de su propia sexualidad.
La película va claramente de menos a más, al principio cuesta un poco entrar en ella, pero luego te engancha. La directora con una magnifica dirección de actores consigue mostrar el ambiente asfixiante que viven los protagonistas. El peso de todo lo lleva la actriz protagonista, papel interpretado bastante bien por la actriz Daniella Valenciano.
Puntuación: 7/10



LO MEJOR: La actuación de Daniella Valenciano y la segunda parte de la película.
LO PEOR: La parte inicial.
( Crítica escrita por Christopher Laso )

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Christopher Laso en Habladecine

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia

Laura Zurita en Cine de Patio

Silvana Stein en MacGuffin007



PODCASTS:






DÍAS DE CINE:

NOTAS DE LA DIRECTORA:
“Nada podría ser más peligroso y delicado que un hormiguero.” Calasso, Roberto, 1998. Vengo de una familia de mujeres fuertes, centros de familia, por un lado mi abuela paterna, jefa de hogar crió a sus siete hijos sola, mi abuela materna con once hijos, mi madre por su cuenta con cinco. Todos mis recuerdos sobre el amor giran alrededor de situaciones o conversaciones con mi mamá, mis hermanas, mis tías, mis abuelas. De ellas aprendí a amar. Ellas sin saberlo me enseñaron que el amor debía ser incondicional, complaciente, me enseñaron a estar a disposición de los demás, a amar de forma “maternal”. 
Pocas veces entendemos el machismo desde el amor. Y pocas veces lo asociamos al lado más femenino que creemos tener. El amor materno muchas veces es machista, y estos patrones que aprendemos sin darnos cuenta los repetimos en las distintas esferas de nuestras vidas. Aprender a amar es un acto político. Con El Despertar de las Hormigas quise reflexionar sobre esas pequeñas acciones que día a día nos van enseñando a complacer, servir, atender, estar casadas, ser madres, ser para los demás; enseñanzas y exigencias heredadas que no surgen de la mala intención, sino de la costumbre. 
Quería contar una historia que retratara ese amor maternal idealizado y machista que nos hace desvelarnos por los demás y nos lleva a olvidarnos de nosotras mismas. Isabel es una mujer sencilla, nunca se cuestionó qué quería. Toda su feminidad, sexualidad y realización personal han pasado por las exigencias ajenas que, sin pensarlo mucho, asumió como propias. 
La vida la encontró a sus 30 años, casada con dos hijas, con un marido de una familia grande que le plantea muy claramente lo que esperan de ella. Isabel comienza a dudar. Y de esa duda surge una gran y silenciosa revolución. En plena tercera ola del feminismo, en un contexto de gran movilización, donde mujeres de todo el mundo gritan al unísono #NiUnaMenos y #MeToo, con El Despertar de las Hormigas busco explorar aquellas violencias no dichas, las que se silencian, las que se guardan en casa. 
El abuso y micromachismos se enseñan a puerta cerrada a través de las pequeñas cosas, tenemos la responsabilidad de romper el silencio, abandonar la costumbre y reeducar en el amor a nuestros hijos e hijas. Esta es la verdadera revolución. La película representa para mí los miedos e inseguridades de descubrirse como mujer en un mundo cambiante, que a ratos te da atisbos permisivos, te deja creer que puedes decidir, pero que constantemente te tienta con la costumbre. Seguimos siendo infinitamente conservadores. Isabel - así como yo - entiende que tiene que dejar de simplemente ser y decidir quién quiere ser. Me encantaría que conozcan a Isabel y la acompañen en su viaje de descubrimiento y replanteamiento de su identidad, en su proceso profundo de resistencia social y hermosa transformación. 
La historia de Isabel de El Despertar de las Hormigas está inmersa en un proyecto transmedia que explora qué es ser mujer y reflexiona sobre la sexualidad en las diferentes etapas de la vida: niñez, juventud y adultez. El proyecto es interdisciplinar y colaborativo, e invita a artistas de todo el mundo a crear un mosaico colectivo de experiencias honestas sobre feminidad y sexualidad para desmitificar el tema y provocar una ruptura con la violencia inherente a los roles tradicionales de género. En Costa Rica hasta hace poco no habían programas de educación sexual, y desde que se empezaron a implementar los programas del Ministerio de Educación Pública en las aulas de las escuelas y colegios públicos del país, ha surgido un grupo de padres que bajo el lema “a mis hijos los educo yo” perpetúan de forma muy desafortunada los mitos alrededor de la sexualidad. 
Es claro que la falta de discusión sobre el tema resulta en altas tasas de embarazo adolescente, abortos ilegales, violencia sexual, así como frustración e insatisfacción. Este panorama se repite en muchos otros países latinoamericanos. Aprender sobre sexualidad sana, donde la mujer pueda ejercer el derecho a decidir sobre su propio cuerpo y aprendamos la responsabilidad que tenemos las mujeres con nuestro placer y satisfacción, también es un acto político.
 ( Fuente del texto: Pressbook-Elamedia Distribución )


TRAILER:


( CRÍTICA DE CHRISTOPHER LASO )

No hay comentarios:

Publicar un comentario