viernes, 7 de septiembre de 2018

UN OCÉANO ENTRE NOSOTROS ( 2018 )


TODO POR UN SUEÑO


PAÍSES: Reino Unido-Francia ( 2018 )
TÍTULO ORIGINAL: The Mercy
DIRECCIÓN: James Marsh
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 30 de Abril de 1963, Cornwall ( Inglaterra )
INTÉRPRETES: Colin Firth, Rachel Weisz, David Thewlis, Jonathan Bailey, Adrian Schiller,Tim Downie, Laurence Spellman, Finn Elliot, Oliver Maltman, Kit Connor, Eleanor Stagg, Alexia Traverse-Healy, Danny Jackson, Paul A Munday, Nick Owenford
GUIONISTA: Scott Z. Burns

BASADA EN: La historia real de Donald Crowhurst
FOTOGRAFÍA: Eric Gautier
MÚSICA: Jóhann Jóhannsson
GÉNERO: Aventuras
PRODUCCIÓN: Blueprint Pictures, BBC Films, Galatee, Studio Canal
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Vértice 360º
DURACIÓN: 101 minutos



SINOPSIS:
En 1968 el navegante aficionado Donald Crowhurst ( Colin Firth ) se impone un objetivo épico: ganar la Sunday Times Golden Globe Race dando la vuelta al mundo en su velero, en solitario y sin escalas. En tierra deja a su mujer Clare ( Rachel Weisz ), su mayor defensora, que como él se enfrenta en solitario a otra aventura: seguir adelante con sus hijos y sin el amor de su vida. Mientras Claire se mantiene firme en su hogar, Donald continua su carrera en alta mar a pesar de los múltiples obstáculos... pero su meta, hoy, continúa siendo un gran misterio.
 ( Fuente sinopsis, cartel e imágenes: Vértice 360º )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, Vértice 360º, IMDb )

CRÍTICA:
El veterano director James Marsh se está convirtiendo en todo un especialista en mostrarnos retos imposibles y reales que se pudieron conseguir. Primero nos mostró en “Man on Wire” al funambulista que cruzó de manera ilegal por una cuerda de un lado a otro de las torres gemelas y luego en la más que notable “La teoría del todo” no mostró la vida del astrofísico Stephen Hawking al cual los médicos le dieron dos años de vida y vivió más de cincuenta. Entre otros trabajos del director cabe destacar “Agente doble” y “The King”.Ahora nos muestra la hazaña, basada en una trágica historia real del navegante amateur Donald Crowhurst, que el 31 de octubre de 1968 zarpó de Teignmouth para participar en la Golden Globe Race, una competición de vela que consiste en dar la vuelta al mundo en solitarios y sin escalas.


Tanto para su familia como para el resto de personalidades era una autentica locura, porque no contaba con ninguna experiencia ni con recursos para poder llevar a cabo la travesía. Pero aun así consigue engañar a los organizadores y empezar la aventura.
El protagonista, interpretado de manera bastante acertada por el actor Colin Firth se lo juega todo, hasta su puesto de trabajo y su casa, le entra una especie de locura por el mar. Toda la historia está contada bastante bien por el director, es como una especie de distintos episodios en la que nos van mostrando como el protagonista va entrando en momentos de locura y delirio.



Casi en todo momento está al borde de abandonar y de naufragar, pero tiene ese punto de suerte y esa valentía que le llevan a seguir adelante. La película nos presenta imágenes fantásticas del mar, la puesta en escena y el movimiento de la cámara por parte del director nos hacen entrar de lleno en la película.
Es una película para pasar un rato agradable y conocer la historia de este navegante, me ha recordado en muchas escenas a una película que vi hace poco “A la Deriva”.
Puntuación: 6/10



LO MEJOR: El estado mental por el que va pasando el protagonismo.
LO PEOR: Se le podría haber sacado más partido a la historia.
( Crítica escrita por Christopher Laso )

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia

Javier Gutiérrez en Cine de Patio




PODCAST:

 


DÍAS DE CINE:
¿ QUIÉN ERA DONALD CROWHURST ?
Donald Crowhurst nació cerca de Delhi, en la India colonial británica, en 1932, hijo de John y Alice Crowhurst. Con ocho años fue enviado a un internado indio donde pasaba nueve meses al año. Dos años después, sus padres se mudaron a Pakistán Occidental. Tras la Segunda Guerra Mundial, a los catorce años, Donald fue enviado de vuelta a Inglaterra para ingresar en el Loughborough College. Sus padres regresaron a Inglaterra en 1947 cuando la India obtuvo la independencia de Gran Bretaña y se produjo la Partición. Su padre invirtió todos sus ahorros de la jubilación en un desafortunado acuerdo de negocios en el nuevo territorio de Pakistán, así que la vida de Crowhurst en la Inglaterra de posguerra estaba muy alejada de su vida colonial. La falta de recursos obligó a Donald a abandonar el Loughborough College a los dieciséis años tras obtener su Certificado Escolar. Desgraciadamente John Crowhurst murió en marzo de 1948.
Tras iniciarse como aprendiz de ingeniería electrónica en la Escuela Técnica del Royal Aircraft Establishment1 en Farnborough, Donald pasó a alistarse en la Royal Air Force2 (RAF) en 1953; aprendió a pilotar y se graduó. Disfrutó su vida como joven oficial y fue descrito por muchos como un encantador, entrañable, desenfrenado, intrépido y compulsivo aficionado al riesgo que desafiaba a la autoridad y poseía un extravagante sentido del humor. Después de que le pidieran que abandonara la RAF, rápidamente se alistó al ejército, obtuvo su graduación y realizó un curso de equipos de control electrónico. Se fue voluntariamente del ejército en 1956 y con 24 años comenzó a realizar trabajos de investigación en la Universidad de Reading. 


A Crowhurst se le recuerda como un hombre bastante apuesto y atrajo la atención de su futura esposa, Clare, en una fiesta en Reading en 1957. Clare era de Irlanda y llevaba en Inglaterra 3 años. Al parecer él le dijo que “se casaría con un hombre imposible”. El suyo fue un noviazgo romántico y vertiginoso que tuvo lugar entre la primavera y el verano de 1957. Se casaron el 5 de octubre y su primer hijo, James, nació al año siguiente. Fue entonces cuando Crowhurst empezó a practicar en serio la navegación a vela.
Consiguió un trabajo en una compañía de electrónica llamada Mullards pero lo dejó al cabo de un año y, a los 26 se hizo ingeniero en jefe de diseño en otra empresa de electrónica en Bridgwater, Somerset. Su verdadero sueño era inventar sus propios aparatos electrónicos y pasaría horas de su tiempo libre trasteando con cables y transistores para crear artefactos. Por entonces hallaba consuelo navegando en su pequeña embarcación azul de 60 metros, Pot of Gold.
Crowhurst no tardó en diseñar el Navicator, un dispositivo de radiogoniometría para veleros y creó su compañía Electron Utilisation para fabricar y comercializar el invento. La familia de Donald y Clare creció con la llegada de Simon en 1960, Roger en 1961 y Rachel en 1962 y vivieron felices en el campo en Somerset.
Cuando Electron Utilisation se encontró con dificultades financieras, Crowhurst conoció a un hombre de negocios de Taunton, Stanley Best, que accedió a respaldar la compañía y acabó patrocinando la tentativa de Crowhurst de circunnavegar el mundo en el trimarán Teignmouth Electron.
( Fuente del texto: Dossier de prensa-Vértice 360º )




TRAILER:


( CRÍTICA ESCRITA POR CHRISTOPHER LASO )


No hay comentarios:

Publicar un comentario