miércoles, 19 de septiembre de 2018

EL CAPITÁN ( 2017 )


BAJAR A LOS INFIERNOS


PAÍSES: Alemania-Francia-Polonia-Portugal ( 2018 )
TÍTULO ORIGINAL: Der Hauptmann
DIRECCIÓN: Robert Schwentke

FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 1968, Stuttgart ( Alemania )
INTÉRPRETES: Max Hubacher, Milan Peschel, Frederick Lau, Bernd Hölscher, Waldemar Kobus,Alexander Fehling, Samuel Finzi
GUIONISTA: Robert Schwentke
FOTOGRAFÍA: Florian Ballhaus
MÚSICA: Martin Todsharow
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Filmgalerie 451, Alfama Films, Opus Film
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Karma Films
DURACIÓN: 97 minutos
PREMIOS: 11 Premios incluyendo uno en el festival de San Sebastián de 2017



SINOPSIS:
El final de la Segunda Guerra Mundial está a la vista, el orden social en Alemania está en ruinas. Con la moral cuesta abajo, la tropa se desintegra. Las deserciones aumentan tan dramáticamente que a los soldados dispersos se les dispara automáticamente. La anarquía y los asesinatos arbitrarios reinan.
Desesperado, hambriento, aterido de frío, huido de su pelotón y perseguido por los cazadores de desertores, el soldado Willi Herold encuentra casualmente un uniforme de capitán y decide cambiar su identidad. A partir de entonces actúa como un alto rango en una misión secreta encomendada por el mismísimo Führer. La suplantación le conducirá a los placeres y los infiernos de su nueva personalidad y le permitirá formar un grupo de soldados perdidos que actuarán a sus órdenes sembrando el horror entre la población inocente, actuando con impunidad en un viaje hacia la degradación moral, el mesianismo nazi, la perversión y la barbarie.

 ( Fuente Sinopsis, cartel e imágenes: Karma Films )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, IMDb, Karma Films )


CRÍTICA:
El director Robert Schwentke es uno de esos directores, que hasta ahora solo nos había sorprendido haciendo cine más bien comercial. Entre lo más conocido quizás este la saga Divergente. Por eso ahora nos sorprende al escribir y dirigir esta sobrecogedora historia real, la cual nos obliga a la continua reflexión. La película estuvo presente en la Sección oficial del Festival de Cine de San Sebastián en 2017 donde ganó el premio a la mejor fotografía.


La verdad es que el cine alemán ha tardado muchos años en contar lo que paso en sus fronteras durante la Segunda Guerra Mundial, no solo para no herir sensibilidades, sino porque durante muchos años el nazismo utilizó el cine como medida de propaganda.
La historia se centra en la primavera de 1945, en el contexto de un régimen nazi completamente autoritario, un soldado de 19 años hambriento roba el uniforme de un soldado nazi. A partir de ese momento se hace pasar por oficial y reune a un ejército de desertores para acabar contra más nazis mejor.


Rodada en un escalofriante blanco y negro, el director consigue mostrarnos como es capaz de actuar el ser humano en situaciones extremas, estamos ante un continuo movimiento de supervivencia, es una historia de sangre y sobre todo de segundas oportunidades. El recién autonombrado capitán va pasando del subidón que le provoca su nuevo cargo a continuos estados de locura, sobre todo cuando la trama se sitúa en un campo de refugiados.
Magníficamente dirigida y rodada, el director consigue meterte en la historia y te hace partícipe del dolor y la humillación que viven sus protagonistas. La Fotografía es una de las mejores que yo recuerde en mucho tiempo.
Puntuación: 7/10


LO MEJOR: La fotografía y la puesta en escena.
LO PEOR: Que la historia es real y todavía causa heridas.
( Crítica escrita por Christopher Laso )

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia

Miguel Martín en Nos hacemos un cine en Orión


PODCASTS:








DÍAS DE CINE:
DECLARACIONES DEL DIRECTOR:
Casi 70 años después de los hechos, las brutalidades de la Segunda Guerra Mundial suscitan todavía incomprensión y consternación. Para los estándares contemporáneos, los actos cometidos parecen anormales, psicopáticos y terroríficos. Pero el horror es algo moral. No se trata de un concepto analítico.
Para poder explicar las acciones de Willi Herold, debemos comprender el mundo en el que vivió. Debemos ir más allá de las respuestas estrictamente morales y experimentar el mundo desde su punto de vista. No de una forma moral sino viendo lo que él vivió y sintiendo lo que él sintió.
Nuestro público necesita experimentar la realidad de Herold directamente, de una forma histórica, psicológica y social. Visceralmente, emocionalmente. La historia no puede contarse desde afuera hacia adentro, sino desde dentro hacia afuera. Debemos sumergir por completo al público en el estado
de ánimo de Herold.
Nuestro propósito no es justificar ni perdonar las acciones de Herold mediante su contextualización sino comprender el marco de referencia que hizo posible tales acciones, llegando a lo general a través de lo específico. El hecho que Herold particularice en extremo la perspectiva de un acontecimiento histórico específico, nos permite vislumbrar una verdad universal sobre la condición humana en tiempos de guerra, en el pasado o en el presente. ¿Por qué contar esta historia? Porque como dice el escritor alemán Arnoe Schmidt: “a través del pasado comprendemos el presente, y a través del presente nos preparamos para el futuro”.
En términos psicológicos, los habitantes del Tercer Reich fueron tan normales como la gente de otras épocas históricas. El espectro de perpetradores fue una sección cruzada de la sociedad normal, y no un grupo específico de gente impune con probada inhumanidad.
Ellos somos nosotros. Nosotros somos ellos. El pasado es ahora.
 ( Fuente del texto: Presbook-Karma Films )


TRAILER:



( CRÍTICA DE CHRISTOPHER LASO )

No hay comentarios:

Publicar un comentario