viernes, 7 de septiembre de 2018

CARMEN Y LOLA ( 2018 )


AMOR PROHIBIDO


PAÍS: España ( 2018 )
DIRECCIÓN: Arantxa Echevarría
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DE LA DIRECTORA: 1968, Bilbao ( España )
INTÉRPRETES: Rosy Rodriguez, Zaira Morales, Moreno Borja, Carolina Yuste, Rafaela León
GUIONISTA: Arantxa Echevarria
FOTOGRAFÍA: Pilar Sánchez Díaz
MÚSICA: Nina Aranda
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Tvtec servicios audiovisuales, ICAA, Comunida de Madrid, Orange España
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Super 8 Media
DURACIÓN: 103 minutos



SINOPSIS:
Carmen es una adolescente gitana que vive en el extrarradio de Madrid. Al igual que otras gitanas, está destinada a vivir una vida que se repite generación tras generación: casarse y criar a tantos niños como sea posible. Pero un día conoce a Lola, una gitana poco común que sueña con ir a la universidad, dibuja graffitis de pájaros y es diferente. Carmen desarrolla rápidamente una complicidad con Lola y descubre un mundo que, inevitablemente, las lleva a ser rechaza-das por sus familias.
 ( Fuente Sinopsis y Cartel: Super 8 Media )
 ( Fuentes imágenes: Super 8 Media, Sensacine )
 ( Fuentes información de las películas: Filmaffinity, Super 8 Media, IMDb )


CRÍTICA:
La directora Arantxa Echevarría nos presenta su opera prima. Pese a ser su primer trabajo lleva muchos años en el mundo del cine y eso se nota. Ha estado en muchos rodajes y también ha hecho muchos cortometrajes y documentales. La cinta estuvo presente en la Quincena de realizadores del último Festival de cine de Cannes.
Nos cuenta la historia de dos adolescentes gitanas de la periferia de Madrid, Carmen es una adolescente de 17 años que se está preparando para casarse con su novio, no ha ido nunca al colegio y ayuda a su padre en un puesto en el rastro. Su vida esta predestinada a casarse y tener muchos hijos. Por otro lado tenemos a Lola, una gitana que le gusta estudiar y que tiene vocación por ser profesora. Odia ser mujer y no quiere llevar la vida típica de las gitanas. Entre ellas surgirá una historia de amor muy dura y tendrán que luchar con la radical oposición de ambas familias.


La directora bilbaína nos ha querido mostrar el mundo de las tradiciones gitanas, como es su vida dentro de las asociaciones vecinales, donde las mujeres se juntan y desempeñan sus funciones como madres y esposas. También nos ha querido mostrar el mundo del culto evangélico y come es para ellos de importante la figura del pastor dentro de la comunidad.
La película es ante todo una historia realista de amor lésbico, donde las dos protagonistas menores de edad, tienen que lidiar con un entorno asfixiante donde este tipo de relación se considera como una autentica aberración. 



Tiene un aire de cine documental, todo está magníficamente reflejado, tanto las dos actrices no profesionales como sus familias nos regalan unas interpretaciones memorables, todo está contado con un gran respecto y con una belleza que hacía tiempo que no se veía.
Es de agradecer que la directora se atreva a llevar al cine esta historia que durante muchos años y todavía sigue siendo un tema tabú en el mundo de los gitanos. La cinta seguro que tendrá muchos detractores y será criticada, pero por mi parte olé por sacar la historia adelante.
Puntuación: 8,5/10


LO MEJOR: La química de las dos protagonistas y las actuaciones de sus familias.
LO PEOR: Alguna escena típica del mundo gitano.
( Crítica escrita por Christopher Laso )

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Xavier Vidal en Cinoscar & Rarities

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Alberto Tovar en Demasiado Cine




PODCASTS:








DÍAS DE CINE:
NOTAS DE LA DIRECTORA:
1. CONCEPTOS VISUALES DE LA PELÍCULA.
Algo importante para mí como directora es revitalizar formas clásicas con actitudes modernas. Me parecía natural seguir la estela de los hermanos Dardenne en las ganas de retratar sin manipular la realidad, como en “Rosetta” o “El hijo”, o la valentía narrativa de “Dheepan” de Jacques Audiard . Quería tener una equidistancia para que nunca seamos capaces de condenar a ninguno de los personajes. Precisamente por eso mi posicionamiento quería que fuera respetuoso y pudoroso siempre que hablara de la cultura gitana. Esa distancia no es meramente la de la cámara sino la de la construcción narrativa: saber encontrar la intensidad social en los gestos de un personaje y ver la miseria de la experiencia de la exclusión en los objetos. Ver el mundo en los detalles de la gente y ver a la gente en los objetos que pueblan el mundo.
Ver y no ver como un arte del parpadeo. Deseaba que nuestra cámara viera sin enjuiciar, al mismo tiempo que lo que vemos nos pone en el terrible brete de tomar un partido: no hay manera de ser neutrales. Porque cuando la historia de amor comenzó a tomar forma, yo tomé partido. Lola ve el mundo a través del amor que siente hacia Carmen. Y esa no es una mi- rada normal, sino teñida de toda la intencionalidad y el artificio de su sentimiento. El mundo parecerá pararse, desdibujarse y desenfocarse para solamente tener foco en la propia Carmen, en una mano tendida, en un pendiente en forma de pajarillo que se desdibuja entre una mata de pelo, en unos zapatos sucios llenos de polvo. 



2. LA IDEA.
Una noticia proveniente de Granada en el año 2009 llamó mi atención. La primera pareja de mujeres gitanas que se casaban en España. El matrimonio entre parejas del mismo sexo era legal desde el 2005, habían esperado 4 años para decidirse a dar el paso. Eso sí, el reportaje del periódico usaba nombres ficticios: Rosario y Sara; también pidieron que sus rostros no fueran fotografiados. Hay vidas que son como un combate de boxeo. Rosario y Sara se vieron forzadas a subir al cuadrilátero de los prejuicios y los tabúes. Eran rechazadas por su entorno, por su familia y por la sociedad gitana. Pero aun así, decidieron casarse y salir en los medios, sin dar la cara, eso sí, pero dando su voz a un colectivo desamparado.
“Ser mujer sigue siendo una tarea difícil. Ser mujer y gitana, lleva acompañado toda una cultura de siglos de patriarcado y machismo. Ser mujer, gitana y lesbiana, es directamente no existir.”
Las mujeres gitanas “no han estado en un armario, sino en una caja fuerte“. Las mujeres que manifiestan abiertamente su sexualidad y quieren vivir como lesbianas, se tienen que ir lejos del mundo gitano, porque sienten que arremeten contra el legado de la cultura y la familia, contra su propia madre, que la ha educado para ser perfecta esposa y madre a su vez. Muchas han dejado jóvenes el colegio, no tienen formación, no van a encontrar trabajo fuera de SU entorno porque, por regla general, los payos no contratan a gitanas. Entonces, ¿ cómo no van a llevar oculta la condición sexual ?
Al ser mujer, creo que tengo una forma diferente de mirar el mundo, de observar la realidad e incluso de narrarla. Soy directora y mujer, y quizá no en ese or- den. Y eso me caracteriza. Me he sentido obligada por cuestiones morales a dar voz a aquellos que no la tienen. El cine, se ha convertido en mi altavoz ante ciertas causas que creo que se deben mostrar.
“Odio ser mujer. Lo odio con todas mis fuerzas. Si yo no fuese mujer viviría. Si no fuese mujer viajaría, sería empresaria, tendría experiencias, conocería a mucha gente de muchos sitios. Si no fuese mujer podría ser como cualquiera. Yo no tengo sueños. Las gitanas, por no tener, no tenemos ni sueños”
Noemí, chica gitana tras una charla sobre los derechos de la mujer en un instituto de Madrid.


3. LA MÚSICA Y EL SILENCIO.
En el mundo gitano la música es importantísima. Es el día a día de su vida. Está en todos los momentos, eventos, celebraciones o reuniones. La música gitana recoge los sonidos de la India y de todos los países que atravesaron los gitanos hasta España, con influencias iraníes, turcas, balcánicas, griegas, andaluzas... Por eso el silencio para ellos es tristeza. Nuestra película tiene Flamenco, música tradicional, música de culto y algún que otro silencio.
El Flamenco es una de las más ricas aportaciones a la cultura universal. Incluso ha sido declarado por la Unesco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.
Lola pertenece orgullosa al coro del Culto de su barrio. La música en sus celebraciones, al más puro estilo Gospel, es parte vital del rito. Los temas del culto, siempre versados en la Biblia y en la palabra de Dios, se asemejan más a bulerías y fandangos de lo que nos imaginamos. Muchas veces, si no supiéramos que es música de iglesia pensaríamos que se trata de canciones de amor. El gitano le canta a Dios como si fuera un hombre de carne y hueso y su relación es muy parecida a la de una pareja a la que se le ama con amor y respeto.
 ( Fuente del texto de la entrevista: Dossier de prensa-Super 8 Media )


TRAILER:


( CRÍTICA DE CHRISTOPHER LASO )


No hay comentarios:

Publicar un comentario