miércoles, 16 de diciembre de 2015

45 AÑOS ( 2015 )


ANDREW HAIGH DIRIGE SU TERCER LARGOMETRAJE. LA RELACIÓN DE UN MATRIMONIO QUE ESTÁ A PUNTO DE CUMPLIR 45 AÑOS DE CASADOS

PRODUCCIÓN: REINO UNIDO ( 2015 )
DIRECCIÓN: Andrew Haigh
INTÉRPRETES: Charlotte Rampling, Tom Courtenay, Geraldine James, Dolly Wells, David Sibley, Sam Alexander, Richard Cunningham, Rufus Wright, Hannah Chalmers
GÉNERO: Drama
DISTRIBUIDORA: Golem Distribución
DURACIÓN: 93 minutos

SINOPSIS:
Solo falta una semana para que Kate y Geoff Mercer celebren el 45 aniversario de su boda. Tienen pensado dar una fiesta y los preparativos van viento en popa. Entonces, Geoff recibe una carta comunicándole que ha sido descubierto el cuerpo de su primer amor, congelado e intacto en un glaciar de los Alpes suizos. Cinco días después, cuando llega el día de la fiesta, puede que ya no quede nada que celebrar.
 ( FUENTE: GOLEM DISTRIBUCIÓN
 ( FUENTE CARTEL: GOLEM DISTRIBUCIÓN


CRÍTICA:
El tercer largometraje dirigido por el británico Andrew Haigh es una historia sencilla, con un guión sin muchos giros, pero que consigue llegar hasta lo más profundo del corazón del espectador cuando va conociendo la vida diaria de un matrimonio que está a punto de cumplir 45 años de casados. Con su anterior trabajo " Weekend ( 2011 ) ", ya demostró que es un gran director para este tipo de proyectos sencillos. Lo necesario y más importante en un proyecto cinematográfico es un buen guión, un buen reparto y que la historia sea creíble. En este caso no hay muchas palabras y funcionan mejor los momentos de silencio, y una vez terminada la película conocemos lo fundamental del pasado, presente y futuro de Geoff ( Tom Courtenay ) y Kate ( Charlotte Rampling ). Una semana es necesaria para entender lo que siente el hombre que, cuando comienza la película, no está ilusionado con ese próximo acontecimiento y que acaba emocionado en esa larga escena final, que es una de las más emotivas de los últimos años. Su mujer intenta hacer cambiar su visión de la vida y que uno puede tener recuerdos anteriores, pero que hay que seguir mirando hacia adelante intentando acordarse de los buenos momentos. 
 

El único giro, y que será el centro de conversación y de pensamiento de Geoff, es la llegada de una carta procedente de Suiza en donde le comunican la aparición del cadáver de la novia del protagonista y que desapareció en una excursión en los Alpes. Esto sucede en los primeros minutos y luego hay muchos mini giros que hacen que la historia no se paralice y se reactive de manera constante. Entiendo que no gustará a todos los espectadores por no tener escenas de acción y porque puede resultar pesada para el gran público, pero cuando consigues entrar en el pensamiento del matrimonio protagonista, y entiendes lo que están sufriendo, es difícil no emocionarse en un relato que va increscendo hasta llegar a un gran final. El guión ha sido diseñado por el propio Haigh, basándose en una historia corta de David Constantine, y tanto Courtenay como Rampling están soberbios y hacen que la historia sea creíble. 


La actriz está recibiendo los merecidos reconocimientos y cuya culminación ha sido el premio del cine europeo, pero el veterano actor merecería lo mismo, ya que ambos llevan el peso de la propuesta, y nadie le postula como candidato a ningún premio. La actriz británica también se ha colado en la carrera hacia los premios Óscar 2016, con varios galardones y múltiples nominaciones en los premios de la crítica. Todo comenzó con su presentación en el festival de Berlín, en donde Courteny y Rampling se llevaron los principales premios de interpretación. Hace unos meses tuve la suerte de verla en Valladolid, ya que formó parte de la sección oficial de la 60ª edición de la Seminci, y de nuevo la actriz se llevó el premio, aunque la película no obtuvo ningún otro más, perdiendo ante las dos grandes triunfadoras, " Rams ( El valle de los carneros ( 2015 ) " y " Mustang ( 2015 ) ". Esta cinta fue mi preferida de lo que vi en la ciudad castellanoleonesa y está entre las que más me gustan de todo el 2015. 
 

Hay otros aspectos de gran importancia, como el montaje y sobre todo la fotografía, tanto en las escenas de interiores y en esos paseos por la campiña británica. La cámara sirve para retratar esos lugares y descubrimos las inquietudes de los personajes al enfocarlos de cerca y dejar que ellos expresen lo que piensen. Ellos dos trasmiten emociones con la mirada, sin gritar, lloran y se nota que sufren y ríen. Una banda sonora destacada que termina con la canción final " Smoke Gets in your eyes " del grupo americano The Platters, con baile incluído, que forma parte de los recuerdos y el pasado de los protagonistas.
Pequeña película con aroma al cine clásico, sobre todo británico. Las cosas no están remarcadas, ni son rimbombantes, sino que fluyen de manera sencilla y natural. 
 

La puesta en escena teatral, pero los diálogos no son pesados, aunque entiendo que el ritmo es muy lento. Escenario que se desarrolla es muy poco, la casa campo y los alrededores. Siempre lineal, sin flashbacks y elipsis y en los recuerdos nunca vemos nada, ni cambian de pueblo o ciudad.
Recomendable a los aficionados al buen cine y sobre todo a los que disfrutan con el cine que plasma la vida diaria de unas personas mayores, y sobre todo poder ver en una película a dos grandes intérpretes.

SPOILERS:
Kate tiene mucha ilusión por la celebración de dentro de una semana, teniendo en cuenta que no pudieron celebrar el 40 aniversario de boda porque Geoff estaba enfermo. Ella ha planificado todo y para ello han invitado a los amigos más cercanos, pero de repente llega la maldita carta y él desde ese momento parece desconectado y su vida gira en torno a los recuerdos y se plantea lo que hubiera pasado si Kate, su novia en 1962, no hubiera desaparecido en los Alpes suizos. Él quiere viajar a Suiza y dice que en avión tardaría poco y ni se acuerda del aniversario del domingo. El remate es que Geoff dice que le avisan a él porque era el contacto de ella y que si no hubiera sucedido ese hecho se hubieran casado, ya que estaban comprometidos. 
 

Pasan los días, remarcados por un cartel identificativo, y van surgiendo pequeños debates y conversaciones sobre la vida de ella y recuerdos. Ella encuentra una caja con fotos, además de unas diapositivas y de otra gente, que ya no están o son muy viejos. La entra nostalgia y él va cambiando y parece que ya está más animado con la fiesta. Hay que entender a los dos, ya que en el caso del marido quiere estar presente en los Alpes para reconocer el cadáver y ella que no está a gusto con que Geoff no esté centrado en la fiesta de aniversario. Lo sucedido hace más de 45 años no tendría porque molestarla, y no creo que se a el motivo del enfado de Kate esté molesta, aunque no la sienta bien que la que era novia de su actual marido cuando desapareció en los Alpes estuviera embarazada.
El final nos deja una duda sobre el futuro de ambos, ya que al final la protagonista da un toque a su marido en el hombro, como signo de reprobación y aunque es probable que sigan juntos las cosas no serán igual que antes.   
En esa fiesta ellos están muy elegantes y el vestuario es magnífico, y consiguen emocionar a los espectadores con esos diálogos y sobre todo con la larga escena del baile, mientras suena de fondo la canción de The Platters.
 

LO MEJOR: Las interpretaciones de Charlotte Rampling y Tom Courtenay. El guión. La escena final.
LO PEOR: Tarda en arrancar, durante los minutos iniciales.


PREMIOS Y NOMINACIONES:

- 10 PREMIOS Y 13 NOMINACIONES, INCLYENDO LOS DOS PREMIOS EN EL FESTIVAL DE BERLÍN Y UNO EN LOS PREMIOS DEL CINE EUROPEO 2015.
 ( FUENTE: IMDB )

CRÍTICAS EN BLOGS Y MEDIOS ESPECIALIZADOS:
 
José Antonio Alarcón en Séptimo Escenario  8 / 10 

Rafael Nieto en Cinema Nostrum  3 / 5

Jesús Villaverde en Esencia Cine  9 / 10

Paco Ruiz en My Sofa  8 / 10 

Alberto Monje en Esencia Cine  9 / 10

Alba Reigada en My Sofa  8 / 10

Sergi Sánchez en Fotogramas  4 / 5 

Nando Salvá en Cinemanía  4,5 / 5

Quim Casas en Sensacine  3,5 / 5

Roberto Pirono en Guía del Ocio  4 / 5

Gonzalo Hernández en El Antepenúltimo Mohicano  8,5 / 10

Emilio Luna en El Antepenúltimo Mohicano  7,5 / 10

Ignacio Navarro en El Antepenúltimo Mohicano  4 / 5

Luis Suñer en Videodromo 

Adrián Lavado en Críticas en 8mm  8 / 10

DeCine21  6 / 10 

Javi P. Martín en E-Cartelera  8 / 10

Guillermo Martínez en El Palomitrón  4 / 5 

Susana Peral en Cineralia  3,7 / 5

Luis Martínez en El Mundo

Nando Salvá en El Periódico 

Stephen Dalton en The Hollywood Reporter  3,5 / 5

Charles Gant en Variety  4 / 5

Peter Bradshaw en The Guardian  5 / 5

Dave Calhoun en Time Out London  5 / 5 

Matt Brenan en Slant Magazine  4 / 4

Tim Robey en The Telegraph  5 / 5 

Eric Kohn en Indiewire  3,5 / 4 

Empire  4 / 5

Lucy Popescu en CineVue  4 / 5 

Allie Gemmill en CineVue  4 / 5 

Jessica Kiang en The Playlist  5 / 5

Roger Clarke en Sight & Sound

James Mottram en Total Film

Nota IMDb:

45 Years (2015) on IMDb  

Nota Filmaffinity: 7,0 / 10 

Días de Cine:


ENTREVISTA AL DIRECTOR:
¿Qué le atrajo del relato y cómo fue el proceso de adaptación?
Me pareció desgarrador ver tambalearse una relación ante el último obstáculo. Como si un recuerdo del pasado, el cuerpo preservado en el hielo durante años, hubiese estado esperando el momento oportuno para sembrar el caos, un callado caos interior. A través de las fisuras de la tierra aparecen dudas y temores, todo lo que no se ha dicho durante años, las emociones reprimidas y escondidas. Es como si la relación entre Kate y Geoff, desde sus cimientos, fuese puesta en duda por una mujer que ya no existe. 
El relato original era muy claro y preciso, pero tuve que expandirlo para adaptarlo a la gran pantalla. Además de añadir la fiesta de aniversario, otro gran cambio fue bajar la edad de los protagonistas, de ochenta años para arriba a sesenta y muchos. La historia original transcurre en los años noventa y la historia del pasado tiene que ver con la II Guerra Mundial. Pero quería que Kate y Geoff estuvieran en el momento actual. No me apetecía que tratase de una decisión tomada por una generación desaparecida, sino de las decisiones que deben tomar ahora. Decidí contar la historia únicamente desde el punto de vista de Kate, lo que también difiere del relato original. Hay muchas películas y obras de ficción que tratan de crisis existenciales, pero quería que esta historia tuviera una perspectiva diferente.

¿Puede hablarnos de la relación entre esta película y Weekend?
No cabe duda de que hay una correlación entre ambas. Las dos se interesan por las complejidades de la intimidad entre dos personas, el riesgo que implica exponerse emocionalmente a otra persona, la dificultad de ser realmente sincero acerca de los temores. Me interesa mucho ver cómo las relaciones románticas desvelan quiénes somos y cómo queremos que el mundo nos vea.
 

La incapacidad de articular ciertas emociones se considera a menudo como algo muy británico. Ya que ha trabajado en Estados Unidos, ¿qué opina?
Creo que hay algo cultural y políticamente conservador en los británicos que impulsa a muchos a esconder sus sentimientos para mantener el statu quo. Y ocurre sobre todo en la clase media inglesa. Dicho eso, también creo que es muy difícil para cualquiera hablar abiertamente de sus sentimientos porque en la mayoría de casos carecen de lógica, incluso para nosotros. Podemos tenerlos, pero cuesta mucho expresar lo que son. También es un riesgo; compartir los sentimientos más íntimos siempre parece un riesgo. 

   
¿Qué aportó Charlotte al papel y qué tiene de especial como actriz?
Charlotte es una actriz de una inteligencia tremenda. Sabe lo que el público percibe como real y lo que no. Cuando la veo en la pantalla siento una tormenta de emociones debajo de la superficie, detrás de su mirada. Invita a que la observen, pero también desaconseja acercarse. Es algo que me parece del todo real. Hay cosas dentro de nosotros que deben quedarse con nosotros.
 

¿Y Tom Courtenay?
No solo hay vulnerabilidad en Tom, sino también en su interpretación. En ningún momento quise a un personaje enfadado despotricando contra el mundo entero. Lo he visto demasiado a menudo en la pantalla. Buscaba algo más complejo, más sensible. Es un personaje con sentimientos, no es el malo de la película. Espero que en 45 AÑOS no haya villanos, solo personas que intentan entender.
 

La historia de ambos como iconos de los años sesenta está presente en la película mediante la música pop. ¿Es algo que ha hecho intencionadamente para que el público se dé cuenta?
Siempre tuve la esperanza de que sus historias estuviera presentes de un modo sutil. En parte, la película trata de la esperanza que vivieron en el pasado, de nuestro potencial en la juventud y de saber que estos actores, de jóvenes, aportaron esperanza. Y esto entraña cierta melancolía, un sentimiento que me interesa mucho. A veces pienso que la melancolía que despierta el pasado se refiere más a los fallos y decepciones del presente que al pasado propiamente dicho. 


Hay algo en su relación en la pantalla que parece muy real y, a la vez, poco habitual en personas de su edad. Se tiene la sensación de que siguen creciendo como personas. ¿Puede decirnos hasta qué punto estaba en el guion, o si apareció mientras filmaba y la interpretación tuvo mucho que ver?  
Era mi intención desde el principio. No creo que la gente deje de buscar respuestas porque se haga mayor. Se piensa que en la treintena debemos haberlo aclarado todo, saber quiénes somos. Pero estoy seguro de que, para la gran mayoría, la vida no funciona así. Cambiamos constantemente, evolucionamos, y siempre hay más preguntas. Si no es así, debería serlo.  

¿Qué opina de los celos de Kate, son racionales o no?
Siento una enorme simpatía por Kate. Desde luego, sus sentimientos son irracionales, pero también se dirigen a algo más profundo y desconcertante. Como si, al verse obligada a centrarse en su relación con Geoff, hubiera sentido una náusea que no consigue superar. Se siente rechazada, tiene celos, pero también se cuestiona toda su vida. Al detenerse a pensar en el edificio que ha construido durante esos años, carece de sentido. Se ha derrumbado y no está segura de si sabe cómo levantarlo de nuevo.
 

Las referencias a la naturaleza añaden una capa muy poética. La tierra esconde secretos, cosas que se hacen invisibles, pero que no desaparecen. ¿Quiere añadir algo a esto?
Me parece obvio que lo ocurrido en el pasado, lo que enterramos bajo la superficie, siempre permanece. Y no me refiero solo a cosas importantes, a acontecimientos dramáticos en nuestras vidas, sino a los detalles pequeños y mundanos que pueblan nuestra existencia. A menudo lo ignoramos, intentamos vivir en el presente, pero no es fácil. El desván esta cada vez más lleno y si no tenemos cuidado, las vigas pueden ceder bajo tanto peso y dejar un buen lío en el suelo de la alcoba.
 

El comienzo de la película es muy tranquilo a pesar de la intensidad de los sentimientos. ¿Puede hablarnos de algunas decisiones estéticas? 
Me parecía importante que la película empezara sin aspavientos y siguiera así. No se trata de grandes traumas saliendo a la luz, sino de cosas pequeñas, de decisiones, de sentimientos y emociones reprimidas, de lo que no podemos articular. A veces creo que nos esforzamos en no poner demasiada presión en esas fallas con la esperanza de que el suelo no se abra y se nos trague.
 ( FUENTE: GOLEM DISTRIBUCIÓN )
 
TRAILER:



No hay comentarios:

Publicar un comentario