viernes, 10 de julio de 2020

AYKA (2018)


VIVIR AL LÍMITE


PAÍSES: Rusia, Alemania, Polonia, Kazajistán, China (2018)
DIRECCIÓN: Sergey Dvortsevoy
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 18 de Agosto de 1962, Chimkent (Kazajistán)
INTÉRPRETES: Samal Yeslyamova, Zhipara Abdilaeva, Sergey Mazur, David Alaverdyan, Andrey Kolyadov, Slava Agashkin, Azamat Satimbaev, Galina Kravets
GUIONISTAS: Sergey Dvortsevoy Gennady Ostrovsky
FOTOGRAFÍA: Jolanta Dylewska
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Ministerio de Cultura de Rusia, Eurimages, Instituto de Cine Polaco, Mitteldeutsche Medienförderung, Pallas Film, Otter Films, Kinodvor, ARTE, Eurasia Film Production, Juben Pictures, ZDF/Das kleine Fernsehspiel
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Paco Poch Cinema
DURACIÓN: 109 minutos
PREMIOS: 11 premios, incluyendo un premio en el festival de Cannes de 2018



SINOPSIS:
Ayka acaba de dar a luz. No puede permitirse el lujo de criar un hijo. Vive en Moscú en situación ilegal, no tiene trabajo y debe pagar demasiadas deudas. No tiene ni siquiera un lugar donde dormir. ¿Podrá reprimir sus instintos naturales?
 (Fuente de la sinopsis, el cartel y las imágenes: Paco Poch Cinema)
 (Fuentes de la información de la película: Filmaffinity, Paco Poch Cinema, IMDb, Wikipedia)


CRÍTICA:
El segundo largometraje de ficción dirigido por el kazajo Sergey Dvortsevoy, que ya triunfó con "Tulpan (2008)", su primer trabajo, que fue premiado por partida triple en el festival de Cannes de ese año, es una historia dramática de gran dureza que se desarrolla en la ciudad de Moscú, en donde vive una mujer inmigrante de 25 años que lucha por sobrevivir en la capital de Rusia, que tiene que buscar dinero legal a toda costa para pagar las deuda derivada de la puesta en marcha de un negocio de costura que no salió bien. La película se presentó en el festival de Cannes de 2018, en donde fue premiada con el galardón a la mejor actriz de la sección oficial de esa edición del mejor festival cinematográfico.


En el prólogo se pone de manifiesto la difícil situación de Ayka, que se encuentra en una clínica en donde ha dado a luz a un bebé, y que se escapa de ese lugar sin que se den cuenta porque no va a poder mantenerlo, y el abandono de una madre a su recién nacido es el inicio de unas situaciones que van complicando la vida de esa joven y que suceden a modo de cascada, lo que povocan una huida de esa mujer escondiéndose de sus prestamistas e intentando sacar dinero de debajo de las piedras con trabajos de gran dureza física. A todo esto tenemos que añadir la herida que tiene Ayka derivada del parto que la provoca sangrado abundante.
La película tiene muchos elementos positivos, y funciona muy bien a nivel dramático como en la crítica social (el cambio climático o el machismo son temas que se abordan aunque sean de puntillas), gracias al trabajo en la dirección de Sergey Dvortsevoy, que se mueve muy bien siguiendo a la protagonista en ese recorrido por las calles de una Moscú cubierta de nieve y que, junto a la dirección de fotografía de Jolanta Dylewska, son los responsables de mantener la tensión y de esa sensación de angustia y opresión, al colocar la cámara cercana a los personajes, en especial en ese mujer que lo está pasando muy mal.


Pero todo eso no funcionaría tan bien si no fuera por el trabajo interpretativo de Samal Yeslyamova que ganó el premio a la mejor actriz en el festival de Cannes de 2018 por este trabajo dramático tan intenso, y que ya había trabajado con el cineasta kazako en "Tulpán". La actriz hace creíbles los movimientos de su personaje, y traslada ese sufrimiento personal a los espectadores, y no es nada fácil teniendo en cuenta que la cámara está cerca de su rostro durante casi dos horas.
La manera de filmar de Dvortsevoy, y tanto el argumento central como el desarrollo de la historia, recuerdan mucho al cine de otros grandes directores actuales, como Farhadi, Mungiu, los hermanos Dardenne o Iñárritu. La película tiene mucho ritmo, y se pasa de una situación dramática a otra, y lo hace con un guion bastante coherente, y con un magnífico desenlace que cierra de manera perfecta esa historia de sufrimiento personal de Ayka, que se puede extrapolar a otros inmigrantes o personas de clase social baja en un país como Rusia.
Una película recomendable a los aficionados al cine europeo más independiente, y a las historias dramáticas filmadas a gran ritmo y con la cámara cercana a los personajes.



LO MEJOR: La actuación de Samal Yeslyamova. La dirección y la fotografía.
LO PEOR: La filmación tan cercana a los personajes puede desesperar a muchos espectadores.


CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia

Ricardo Pablo López en Destino Arrakis


PODCAST:



NOTA DE DIRECCIÓN:
Todo comenzó con una fría estadística publicada en un periódico: «En 2010, en los hospitales de maternidad de Moscú, 248 bebés fueron abandonados por madres de Kirguistán».
Al leer la noticia me quedé en estado de choque durante tiempo. ¿Cómo podía ser? ¿Por qué razón tantas madres kirguisas abandonaban a sus bebés en un país extranjero? ¿Qué les obligaba a cometer un acto tan antinatural para cualquier mujer, y mucho más, si cabe, para mujeres de Asia Central, con culturas intensamente orientadas a la familia?
Me di cuenta de que debía hacer una película sobre esto: una película sobre una mujer kirguisa que abandona a su hijo recién nacido en una sala de maternidad de Moscú y sobre las circunstancias que la llevan a tomar tal decisión. De hecho, la película trata de todos nosotros: de lo que sucede cuando el entorno de una persona alcanza tales extremos que le obliga a deteriorarse moralmente. La vida misma, la naturaleza, debe intervenir y obligar al individuo a reevaluarse y cambiar, incluso a veces en contra de su voluntad.

 (Fuente del texto: Dossier de prensa-Paco Poch Cinema)


TRAILER:


No hay comentarios:

Publicar un comentario