lunes, 20 de julio de 2020

EL PÁJARO PINTADO (2019)


EL HORROR DE LA GUERRA DESDE LA MIRADA DE UN NIÑO


PAÍSES: República Checa-Eslovaquia-Ucrania (2019)
TÍTULO ORIGINAL: The Painted Bird
DIRECCIÓN: Václav Marhoul
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 30 de Enero de 1960, Praga (República Checa)
INTÉRPRETES: Petr Kotlar, Harvey Keitel, Barry Pepper, Julian Sands, Udo Kier, Stellan Skarsgard, Alexei Kravchenko, Tim Kalkhof, Jitka Cvancarová, Pavel Kríz, Petr Vanok, Lech Dyblik, Dominik Weber, Filip Kankovský, Radim Fiala
GUIONISTA: Václav Marhoul
BASADA EN: La novela homónima escrita por Jerzy Kosinski, y publicada en 1965
FOTOGRAFÍA: Vladimir Smutny
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Silver Screen, PubRes, Ukrainian State Film Agency
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Cinemarán
DURACIÓN: 169 minutos
PREMIOS: 15 premios, incluyendo 9 en los premios de la academia del cine checo de 2020



SINOPSIS:
Basada en la novela de Jerzy Kosinski "El pájaro pintado" es una evocación meticulosa de la salvaje y primitiva Europa del Este, a finales de la segunda guerra mundial.
La película sigue el viaje de un niño durante la segunda guerra mundial, el cual fue dejado en adopción a su tía, ya que sus padres estaban siendo perseguidos. La anciana fallece al poco tiempo y el niño se queda solo, deambulando por el campo, desde el pueblo hasta la granja. Mientras lucha por sobrevivir , el niño sufre una violencia brutal, impuesta por los campesions ignorantes y supersticiosos, Además es testigo de la violencia aterradora de los soldados despiadados rusos y alemanes. 
Cuando termina la guerra, el niño ha cambiado para siempre.
 (Fuente de la sinopsis: Cinemaran)
 (Fuente del cartel y las imágenes: Movistar+)
 (Fuentes de la información de la película: Filmaffinity, Cinemaran, IMDb, Movistar+, Wikipedia)


CRÍTICA:
El tercer largometraje dirigido por el actor checo Václav Marhoul es una magnífica película que adapta la novela homónima de gran éxito en su época escrita por el polaco Jerzy Kosinski. La película, que está dividida en 9 capítulos identificados por el nombre de cada uno de los personajes con los que se va encontrando ese niño del que conocemos su nombre en la imagen final, y que se desarrolla en plena Segunda Guerra Mundial en el centro de Europa, en donde ese pequeño, que es el protagonista absoluto de esta película, y que tiene que luchar por sobrevivir moviéndose de un lado a otro esquivando la muerte, y estando sometido a los nazis y los rusos, según el escenario en el que se encuentra. 
La película se presentó en la sección oficial de la pasada edición del festival de Venecia, en donde recibió el premio Unicef, y posteriormente en otros escenarios como Toronto, Londres y Chicago (ganó el galardón a la mejor fotografía). Fue la seleccionada por la República Checa para luchar por el premio Óscar en la categoría de película internacional, y logró colarse en la shortlist de 10 películas, aunque finalmente se quedó fuera del quinteto de nominados.


La película dura casi 3 horas, pero no se hace larga y me parece justificado ese metraje para poder contar de la manera más fidedigna posible lo narrado en la novela de Kosinski, y hacerlo de manera detallista cuidando al máximo todos los detalles argumentales y estéticos, y se inicia con un prólogo en donde ese niño huye de unos adolescentes que le están acosando picológicamente, y posteriormente le vemos en casa de su tía Marta, con la que no se encuentra a gusto, ya que echa de menos a sus padres.
Ese joven se va trasladando de un lugar a otro en ese territorio dominado por los nazis y en la parte final con el ejército ruso, y lo hace con una seguridad y no dudando en sus actos, con la mirada seria y sobria, sin emitir palabras, ya que no comprende lo que están diciendo. 


Petr Kotlár está magnífico en el papel de el niño protagonista, haciendo creíbles cada una de sus reacciones, sabiendo mantener esa mirada fija en la cámara durante todo el metraje. Junto a él van apareciendo unos personajes secundarios en cuanto a tiempo de aparición en pantalla, pero de una gran importancia argumental, con rostros conocidos del cine europeo como Udo Kier en el papel de Miller (aparece en el tercer capítulo), Stellan Skarsgård como Hans (aparece en escena en la parte final), Harvey Keitel que interpreta a un juez con el que se encuentra el niño, y Barry Pepper en el papel del militar ruso Mitka.
La película está muy bien dirigida, y Václav Marhoul mueve la cámara con solvencia para presentarnos la escena de la mejor manera posible, jugando con los ángulos, en algunos casos con movimientos lentos y con el desenfoque de algunos personajes para dar prioridad a unos personajes frente a otros. Además consigue que la película tenga un equilibrio entre ritmo ágil y otros momentos mucho más pausado. 
Tanto a nivel visual como argumental recuerda al cine de otros grandes cineastas europeos como Bela Tarr, Andrei Tarkovski y Carl Thedor Dreyer.


Si hay un aspecto técnico a destacar es la dirección de fotografía, y no porque sea en blanco y negro, sino porque es de una gran calidad, y por lo tanto hay que aplaudir el trabajo de Vladimir Smutny, que nos presenta unas imágenes de una gran belleza. 
La recreación de la época, el diseño de vestuario y el sonido directo y natural del entorno son otros aspectos positivos, y también se acierta en la elección de la ausencia casi total de música, salvo una escena en la parte final con una canción que encaja muy bien con lo que se desarrolla en ese momento. También me gusta ese final abierto, sobre todo en cuanto a la identidad real de la persona que acompaña al joven protagonista, aunque tengo mi teoría a nivel personal, sobre todo cuando se da a conocer el nombre del niño judío protagonista. Lo que menos me gusta son algunos excesos innecesarios, que harán las delicias de los fans del cine gore y radical, y que rompen el tono general del proyecto, aunque entiendo que estarán en la novela y sirve para reflejar la locura del ser humano en periodo de conflicto bélico.
Una película de obligado visionado para conocer de manera general el sufrimiento y el sin sentido de las guerras, y que no se deben de perder los que disfrutan con el cine europeo de calidad que se produce en el centro o norte del viejo continente.



LO MEJOR: La dirección. La fotografía. La recreación de la época.
LO PEOR: Algunos excesos innecesarios.

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia

Ricardo Pablo López en Destino Arrakis




PODCAST:



DÍAS DE CINE:

TRAILER:



No hay comentarios:

Publicar un comentario