lunes, 6 de agosto de 2018

SIEMPRE JUNTOS ( BENZINHO ) ( 2018 )


REINVENTARSE PARA SOBREVIVIR EN PETRÓPOLIS


PAÍSES: Brasil-Uruguay-Alemania ( 2018 )
TÍTULO ORIGINAL: Benzinho
DIRECCIÓN: Gustavo Pizzi
INTÉRPRETES: Karine Teles, Otávio Muller, Adriana Esteves, Konstantinos Sarris, César Troncoso, Mateus Solano, Camilo Pellegrini
GUIONISTAS: Gustavo Pizzi, Karine Teles
FOTOGRAFÍA: Pedro Faerstein

MÚSICA: Dany Roland, Pedro Sá, Maximiliano Silveira
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Bubbles Project, TV Zero, Mutante Cine, Pandora Films
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Bteam Pictures
DURACIÓN: 95 minutos
PREMIOS: 3 Premios en el festival de cine de Málaga de 2018



SINOPSIS:
Irene ( Karine Teles ) es una madre de familia de 40 años que vive junto a sus cuatro hijos en Petrópolis ( Rio de Janeiro ). Uno de ellos, el mayor, acaba de conseguir un contrato con un equipo de balonmano alemán, lo que le obligará a mudarse a otro país. Irene deberá aprender a construir su nuevo día a día y a mantener a su familia unida.
 ( Fuentes sinopsis, cartel e imágenes: Bteam Pictuers )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, IMDb, Bteam Pictures )


CRÍTICA:
Si hay un país en el continente americano que en los últimos años está ofreciendo un cine de calidad y diferente es el brasileño, y un ejemplo es esta pequeña película en cuanto a presupuesto, que sin ser una producción exclusivamente brasileña, ya que también cuenta con apoyo económico de Uruguay y Alemania, tanto el reparto, como los técnicos, directores y guionistas son de ese país. La película tiene un argumento poco original, ya que en el género dramático estamos acostumbrados a historias de familias con problemas económicos y que tienen que reinventarse para sobrevivir, pero la diferencia con otras propuestas sudamericanas o europeas con temáticas similares es que lo hace de manera creíble, y con unos personajes entrañables que están muy bien interpretados, y que el guion es magnífico ofreciendo los elementos necesarios para construir una historia sencilla, directa y que tiene pocos giros, ya que prefiere dejar fluir los problemas de los personajes que se mueven con naturalidad. 


En ese periodo de poco más de un mes en donde se desarrolla la historia comprendemos cada una de las motivaciones, las angustias y las soluciones a esos traumas creados en muchos casos por intentar mantener a la familia unida. 
La propuesta se presentó en el pasado festival de Sundance en donde tuvo una buena acogida y posteriormente formó parte de la sección oficial del festival de Málaga en donde recibió 3 premios, el premio especial del jurado, el de mejor película iberoamericana y el Feroz de la crítica. Una vez estrenada en los cines españoles y después de verla he comprendido las buenas críticas de la prensa y público asistente al festival de la capital de la Costa del Sol, y he salido reflexionando sobre muchas situaciones planteadas y lo que podría ser el futuro de esa familia formada por Irene, su marido Klaus y sus 4 hijos: Fernando, el portero de balonmano, Rodrigo, que toca la Tuba en la banda municipal, y los dos más pequeños y gemelos Mateus y Fabinho. 


Esa familia en donde la protagonista trabaja como vendedora ambulante y él es el propietario de una papelería a la que cada día acude menos gente, termina acogiendo en su casa que se cae a pedazos a Sônia, la hermana de Irene, y su hijo Thiago, que están escondidos ante la amenaza por parte de Alan, el padre del niño y marido de Sônia, y que se vuelve violento y agresivo cada vez que consume alcohol. 
El panorama no es muy optimista y lo que debería ser una noticia positiva, con el fichaje del hijo mayor por un equipo de balonmano alemán, termina siendo un tema de confrontación más ante la manera diferente de reaccionar ante esa noticia, que conocemos en los minutos iniciales, por parte del padre y la madre del adolescente, y que en el fondo es un McGuffin, ya que ese tema estará presente  a lo largo de todo el metraje como un elemento más para mostrar la desestructuración familiar tan habitual en la sociedad moderna y al difícil supervivencia por parte de muchas familias de clase media que tienen que reinventarse a diario e innovar en los negocios para no verse inmersos en una situación de quiebra. 


La historia se desarrolla en Petrópolis, una ciudad situada a 68 Km de Río de Janeiro, y cuenta con un guion muy bien trabajado en donde hay unas cuantas situaciones sorprendentes, y se apoya en las interpretaciones de todo el reparto, sobre todo de su protagonista Karine Teles, que está magnífica como Irene, y que es conocida por sus papeles en películas como " El lobo detrás de la puerta ( 2013 ) " y " Una segunda madre ( 2015 ) ". La actriz brasileña, que además es coguionista junto al director Gustavo Pizzi ( en su segundo largometraje de ficción ), sabe llevar el peso de un personaje complejo y con una interpretación llena de matices. También destacan Adriana Esteves como su hermana Sônia, Otávio Müller como Klaus y el joven Konstantinos Sarris en el de Fernando.  La música compuesta por Dany Roland, Pedro Sá y Maximiliano Silveira y la canción que suena en los títulos de crédito finales son los otros aspectos positivos de una película emotiva, con unos diálogos directos y sinceros y que recomiendo a los aficionados al cine dramático familiar portugués, brasileño o europeo.


LO MEJOR: El guion. La actuación de Karine Teles.
LO PEOR: Algunos personajes no están bien desarrollados.

DÍAS DE CINE:
TRAILER:




No hay comentarios:

Publicar un comentario