martes, 20 de marzo de 2018

1945 ( 2017 )


EL MIEDO AL PASADO


PAÍS: Hungría ( 2017 )
DIRECCIÓN: Ferenc Török
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 23 de Abril de 1971, Budapest ( Hungría )
INTÉRPRETES: Péter Rudolf, Tamás Szabó Kimmel, Dóra Sztarenki, Bence Tasnádi, Ági Szirtes, József Szarvas, Eszter Nagy-Kálózy, Iván Angelus
GUIONISTAS: Gábor T. Szántó, Ferenc Török
BASADA EN: El relato corto “ Hazatérés ” escrito por el húngaro Gabor T. Szántó en 2004
FOTOGRAFÍA: Elemér Ragályi
MÚSICA: Tibor Szemzö
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Katapult Film
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Festival Films
DURACIÓN: 91 minutos
PREMIOS: 3 Premios, incluyendo dos en la semana del cine húngaro de 2018



SINOPSIS:
Un sofocante día de agosto de 1945, los habitantes de un pueblo se preparan para la boda del hijo del funcionario del ayuntamiento. Mientras, dos judíos ortodoxos llegan a la estación de tren del pueblo con unas misteriosas cajas. El funcionario del ayuntamiento teme que sean herederos de los judíos que echaron del pueblo y espera que reclamen las propiedades que les fueron arrebatadas injustamente, propiedades que habían perdido durante la Segunda Guerra Mundial. Otros habitantes del pueblo tienen miedo a que vengan más supervivientes, amenazando así las propiedades y posesiones que ahora reclaman como suyas.
 ( Fuente sinopsis, cartel e imágenes: Festival Films )
 ( Fuentes información de las películas: Filmaffinity, IMDb )


CRÍTICA:
Últimamente nos están llegando varias películas interesantes desde Hungría. En este caso el director Ferenc Török nos presenta su quinto largometraje, el resto de su filmografía podemos afirmar que pasó desapercibida por nuestras carteleras.
La historia que nos cuenta se desarrolla en el verano de 1942, cuando un tren llega a un pequeño pueblo húngaro, donde los habitantes viven en plena armonía, pero cuando dos judíos ortodoxos se bajen del tren con dos baúles llenos de cosméticos, como ellos dicen, la calma pasará a convertirse en un temor y en miedo constante. El pueblo y sus habitantes guardan un secreto y desde ese momento pensarán lo peor.
Ajeno a todo esto, el secretario del ayuntamiento se prepara para la boda de su hijo, pero todo el revuelo que se va formando desde la llegada de los forasteros le empezará a pasar factura. Todos los habitantes tienen el temor de que los judíos vuelvan al pueblo y quieran recuperar sus casas, las cuales fueron entregadas de manera irregular a los vecinos actuales.


Aunque la película está bastante bien dirigida, con una fotografía bien elaborada y un blanco y negro que hace la historia más creíble, tengo que decir que yo esperaba mucho más de ella, es de esas cintas que no terminan de arrancar, que te queda esa sensación de que se podía haber sacado más resultado a la historia.
Eso sí, lo que refleja muy bien es el miedo y la incertidumbre de todos los habitantes del pueblo, la guerra está muy presente y cualquier movimiento produce nerviosismo.
Puntuación: 5.5/10


LO MEJOR: La fotografía.
LO PEOR: No termina de arrancar.
( Crítica escrita por Christopher Laso )

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Miguel Martín en Nos Hacemos un cine en Orión

Laura Zurita en Cine de Patio



PODCASTS:





DÍAS DE CINE:

ENTREVISTA CON EL DIRECTOR:
El pasado de Hungría está repleto de traumas sin superar. Ferenc Török, el director de Moscow Square ( 2001 ), la película de culto sobre los acontecimientos históricos de 1989, traslada a la audiencia a 1945 con su nueva película. En presencia de soldados soviéticos, los habitantes de un pequeño pueblo se preparan para la boda del hijo del funcionario del ayuntamiento, mientras que intentan ignorar el hecho de que el año anterior habían deportado a gran parte de la comunidad judía del pueblo.
La película está ambientada en 1945, en un pequeño pueblo situado en una ladera. ¿ Cómo decidiste el tema ?
Llevo diez años interesándome por este tema, desde que leí el relato de Gabor 
T. Szántó. Me interesaba mucho el momento posterior a la guerra y justo antes de la introducción del nacionalismo y el comunismo, cuando, por un momento, hubo indicios de una posible transición democrática. Las cosas podrían haber cambiado a mejor. El fascismo había acabado, pero el comunismo todavía no había empezado, intentamos plasmar la atmósfera de esos pocos años en la película.
Este periodo de la historia de Hungría no se ha representado mucho ni en literatura ni en cine. En su lugar, la gente se centra en la Segunda Guerra Mundial en sí misma o en la dictadura de los años 50, con esos pocos años de por medio. Quería presentar un cuadro social que retratara la vida en Hungría justo después de la guerra. 


¿ Cómo surgió el guion ? 
La obra original de Gabor Szántó es una novela corta de diez páginas. Primero desarrollamos juntos una dramaturgia similar a la de las tragedias griegas, construidas sobre las unidades de acción, tiempo y lugar, creamos nuevos personajes y reforzamos la dramaturgia con diálogos mordaces. Así, con los años, el texto se convirtió en un guión. Lo que más me gusta de la novela es cómo la trama, en poco tiempo, tres o cuatro horas, presenta de forma conmovedora situaciones en las que no hay diálogo, algo que, sin duda, quería conservar.



Los autores suelen estar directamente relacionados con los temas que tratan. ¿ Cuál es tu historia ?
Es un momento muy trágico de la historia con el que todos estamos conectados de una forma u otra. Sin embargo, a mí no me motivó ninguna historia personal o familiar. Es ficción, a diferencia de Moscow Square. Si tuviera que decir algo acerca de mi conexión con ella, sería lo que me transmitió. La novela corta de Szántó presentaba un punto de vista completamente diferente a todo lo que había leído anteriormente sobre la situación histórica del momento. Pienso en la motivación de los nuevos comienzos, en cómo la sociedad debe superar los traumas, empezar de cero, afrontar el pasado y emprender una nueva vida.



¿ Podrías contarnos algo del rodaje ?
Tuvimos un reparto fantástico y el rodaje fue muy tranquilo. Era la primera vez que trabajaba con Elemér Ragályi, el cámara, a quien respeto profundamente. Lo conozco personalmente desde hace un tiempo y lo considero mi mentor. Le pedí que trabajara en la película, entre otras cosas, porque lo vivió en primera persona cuando tenía cinco años y vivía en un pequeño pueblo. Este es el tipo de motivación personal de la que hablaba antes, para él es real. No solo se acuerda de cómo solían ser los balones de fútbol, sino que también recuerda cómo era la atmósfera en la que se vivía en la Hungría rural. Habla de ese verano, cuando acabó la guerra. Nos enseñaban que esa era la liberación e incluso la celebrábamos todos los años el cuatro de abril.


¿ Cómo pueden conectar los jóvenes de 15 a 20 años con este tema a través de la película ? ¿ Qué clase de recibimiento esperas que le den ?
Siempre digo que tenemos que confiar en la juventud. 1945 no gira entorno a los adolescentes, sino entorno a la audiencia más madura y con un pensamiento más amplio. Puede que ellos sientan más empatía hacia la película. Además, creo que en mi película será más fácil entender la situación histórica del momento que en los gordos libros de texto. Es un drama que enfrenta a la audiencia a situaciones de la vida real. Nos han invitado a varios festivales, espero que eso atraiga a mucha gente y que a todos les emocione. Confío en que la audiencia húngara y la audiencia internacional sea lo suficientemente madura para la interpretación crítica de esa época. Este momento de la historia nunca se había plasmado desde esa perspectiva.

 ( Fuente del texto de la entrevista: Pressbook-Festival Films )


TRAILER:



( CRÍTICA DE CHRISTOPHER LASO )


No hay comentarios:

Publicar un comentario