jueves, 2 de junio de 2016

TRES RECUERDOS DE MI JUVENTUD ( 2015 )



EL AMOR Y LAS RELACIONES A DISTANCIA


PRODUCCIÓN: FRANCIA ( 2015 )
DIRECCIÓN: Arnaud Desplechin
INTÉRPRETES: Mathieu Amalric, Lou Roy-Lecollinet, Quentin Dolmaire, Léonard Matton 
GÉNERO: Romántica
DISTRIBUIDORA: Vértigo Films
DURACIÓN: 123 minutos

SINOPSIS:
Cuenta la historia de Paul, un hombre que recuerda su juventud y su primer -y único- amor. Rememora toda su vida centrándose en el difícil carácter de su madre cuando él era pequeño, la estrecha relación que tenía con su hermano Iván, los desencuentros con su padre cuando tenía 16 años, sus estudios en París y su creciente vocación por la antropología. Pero ningún recuerdo es tan fuerte como el de Esther, el amor de su vida.
Arnaud Desplechin regresa a los rincones emocionales de sus películas como Comment je me suis disputé... (ma vie sexuelle) o Un cuento de Navidad con esta película protagonizada por Quentin Dolmaire, Lou Roy-Lecollinet y Mathieu Amalric.

 ( FUENTE: VÉRTIGO FILMS )
 ( FUENTE CARTEL: VÉRTIGO FILMS )

CRÍTICA:
Arnaud Desplechin dirige su décima película, ganadora del premio en la sección Quincena de realizadores del festival de Cannes de 2015, y posteriormente formó parte de la sección Perlas del pasado festival de San Sebastián. Con una presentación en dondePaul Dédalus ( Mathieu Amalric ) es detenido cuando llega a París procedente de un país en donde había estado trabajando para el gobierno francés en un ministerio. A partir de aquí Amalric nos cuenta su pasado para poder entender su detención, mientras es interrogado por Claverie ( André Dussollier ). Dividida en 4 partes que corresponden a momentos de la vida del protagonista narrados de manera cronológica. Los grandes protagonistas son los debutantes Quentin Dolmaire y Lou Roy-Lecollinet, el primero interpreta a Paul en su etapa adolescente y la prometedora actriz francesa a su novia Esther. Ambos estuvieron nominados en la pasada edición de los premios César en las categorías de intérpretes revelación, perdiendo ante Rod Paradot, el adolescente de " La cabeza alta ( 2015 ) ", y Zita Hanrot, la hija mayor de la protagonista de " Fatima ( 2015 ) ".


La película olvida esa situación inicial de la detención de Paul, aunque hay algún detalle en el segundo capítulo que nos puede explicar los motivos de ese arresto e interrogatorio, y ese es uno de sus principales errores, ya que se centra en la adolescencia de esos jóvenes que viven en Lille, sus relaciones amorosas y de manera superficial se abordan los problemas personales y familiares. Amalric narra la historia mediante una voz en off que no se hace pesada y aporta muchos matices a la historia que tiene un ligero parón en su parte central para terminar de manera perfecta en la historia de amor/desamor entre Paul y Esther. Los dos están excelentes y sobre ellos recae el peso de la historia, con momentos de alegría, otros de pasión y unas situaciones dramáticas por la lejanía y las dificultades de mantener una relación a distancia. 


Una película muy poética, con una fotografía moderna que utiliza recursos como presentarnos algunos cambios importantes, mediante una presentación colocada en medio de un círculo, y con una banda sonora ideal para un melodrama romántico y que recuerda a la de otra película francesa, " La habitación azul ( 2014 ) ", dirigida e interpretada por Amalric. Las situaciones románticas y los diálogos recuerdan mucho al cine clásico francés, sobre todo a las historias de amor de directores salidos de la Nouvelle vague o herederos de ese cine, ya que en el fondo Desplechin tiene mucho en común con los grandes cineastas franceses, aunque no siempre sabe desarrollar sus historias, como en el caso de " Jimmy P. ( 2013 ) ". La película fue una de las grandes derrotadas de la pasada edición de los premios César, ya que era la que tenía más nominaciones y al final se tuvo que conformar con un premio, el de mejor director para Arnaud Desplechin, que se lleva el César por primera vez en su cuarta nominación.
 

Un poco larga, sobre todo la tercera parte, y con un montaje bastante mejorable que funciona bastante bien por los diálogos, las actuaciones de los protagonistas y su calidad visual y la recreación de la época. Ideal para los aficionados al cine romántico europeo, ya que la película es un melodrama complejo, muy clásico y que tiene como principal déficit dejar de lado a muchos personajes secundarios a priori interesantes y no abordar un poco más el asunto de la detención de Paul. Sorprende que intérpretes de la talla de Amalric y Dussollier casi no aparezcan, aunque en el caso del primero es el narrador de la historia y precisamente se lo está contando a Dussollier, pero sus rostros no los vemos salvo en las escenas iniciales y el epílogo final. 
Recomendable a los que disfrutan con las historias románticas europeas y al cine con unos diálogos muy poéticos.

SPOILERS:
Lo más interesante son las conversaciones de los dos jóvenes en relación a la vida, el amor y su futuro y también está muy bien tratado el tema de la relación a distancia y como se va enfriando hasta que se termina. Aparte de la historia de amor tenemos un tema que parece va a ser el central, pero que solamente se trata en el capítulo dos, titulado Rusia, cuando el protagonista está en viaje escolar en Rusia y allí colaboran para que un ciudadano ruso obtenga un pasaporte con el nombre de Paul Dédalus y ese es el único momento en el que se aborda el tema de la duplicidad de pasaportes. Es verdad que con esa situación del pasado se puede dar por cerrado el asunto de la detención del protagonista, pero se podía haber sacado alguna escena más en el presente con el interrogatorio de Claverie a Paul.


LO MEJOR: La banda sonora.
LO PEOR: El montaje.

PREMIOS Y NOMINACIONES:

- 6 PREMIOS Y 19 NOMINACIONES, INCLUYENDO UN PREMIO EN CANNES 2015 Y UN CÉSAR EN 2016.
 ( FUENTE: IMDB )

CRÍTICAS EN BLOGS Y MEDIOS ESPECIALIZADOS:

José Antonio Alarcón en Séptimo Escenario  6 / 10

Marcos Curto en Blood Stab  5 / 10 

Philipp Engel en Fotogramas  5 / 5 

Daniel de Partearroyo en Cinemanía  4,5 / 5

Carlos Losilla en Sensacine  4,5 / 5

Alberto Sáez en El Antepenúltimo Mohicano  4 / 5 

Luis Suñer en Videodromo

David Cabello en Críticas en 8mm  7,5 / 10 

Manu Argüellles en Cine Divergente

Ricardo Fernández en El Café de Rick

Carlos Murcia en Cine en Serio  3 / 5

Javier Ocaña en El País 

Horacio Bilbao en Diario Clarín

Alejandro Lingenti en Diaro la Nación

Bpyd va Hoeij en The Hollywood Reporter  4 / 5

Justin Chang en Variety  4,5 / 5

Mnaohla Dargis en The New York Times

Kenji Fujishima en Slant Magazine  3 / 4

Lou Lumenick en New York Post  3,5 / 4 

Peter Travers en Rolling Stone  3,5 / 4

Danny King en Village Voice  4,5 / 5 

Matthew Anderson en CineVue  4 / 5

Oliver Lyttelton en The Playlist  3,5 / 4 

Kimberley Jones en Austin Chronicle  3,5 / 5
  
Jordan Cronk en Sight & Sound  

Gael Gaël Golhin en Premiére  3 / 5

Nota IMDb:

My Golden Days (2015) on IMDb

Nota Filmaffinity: 6,5 / 10

Días de Cine:

ENTREVISTA AL DIRECTOR:
“TRES RECUERDOS DE MI JUVENTUD” es tu primera película. ¿Cómo lograste el papel? Actualmente estudio actuación en Cours Simon. Mi profesor me lo comentó en mayo de 2014. Yo no estaba familiarizado con el trabajo de Arnaud Desplechin en absoluto, por lo que tuve que ver todas sus películas. Le conocí ya en el segundo casting. La cuarta vez que nos vimos ensayamos en su casa con Lou, y el subdirector estaba allí, así que sabía que estaba dentro del proyecto.

¿Cómo fue el proceso de parecerse a Mathieu Amalric – a quien interpretas de joven?
Vi a Mathieu en las películas de Arnaud tantas veces que inconscientemente debo haber comenzado a moverme como él. Arnaud no me pidió que trabajara este aspecto en particular. Digamos que no soy rubio con los ojos azules, así que estaba bien para él. Creo que cuando hicieron el casting estaban esperando para ver lo que les ofrecían los actores.


Tu primera película y es el papel principal con un director de sobrada fama internacional...
Si te paras a pensar en ello durante un minuto hay un montón de razones para sentir pánico. Me considero un ignorante aún en esta profesión: para mí, el cine y el teatro son completamente diferentes. Así que después de un tiempo, lo mejor para mí hacer era decirme a mí mismo: “Arnaud sabe lo que está haciendo, es mucho más experimentado”. A menudo pensaba sobre el trabajo de Mathieu, y a pesar de que podría ser mucha la presión, fue un verdadero punto de referencia para mí. ¡Por eso Paul Dédalus no es tan fácil de entender!

¡Absolutamente! ¿Nos puede presentar a Paul?
Es muy difícil describir a Paul. Él entiende el mundo que le rodea perfectamente, pero es completamente «ineficiente». Parece saber a dónde va, pero no le ayuda en absoluto. Sus relaciones con las chicas son caóticas. Él piensa que el amor es lo más importante y lo quiere respetar por encima de todo, incluso si eso significa ser infiel. Es muy directo con sus amigos y siempre se esfuerza por vivir de acuerdo con sus propias expectativas... ¡Y Dios sabe que son altas!
 
¿Cómo ves tú a tu personaje?
Arnaud no quiere que hagamos demasiado ‘estudio’, así que después de un tiempo el personaje era un poco como yo. Dejé de hacerme preguntas y pensé en lo que tenía en común con Paul. Por ejemplo, le encanta hablar de fantasía, como a mí. Ya que estaba fuera de la cuestión inventar un personaje, para evitar nada falso, decidí hacerlo a mi manera. Desde que fui elegido pensé que también podría valer plenamente ser yo mismo.

¿Le hiciste a Arnaud Desplechin un montón de preguntas, antes y durante el rodaje? 
No tenía preguntas precisas; nos íbamos conociendo unos a otros. Yo estaba tratando de entender lo que quería. Estaba esperando lo que él me podía dar y estaba viendo lo que yo le podía dar. Nuestra relación estuvo basada en el hecho de que me encanta actuar y a él le encanta el cine. Todos nuestras conversaciones eran sobre actuación: «Di esto, haz aquello». Por ejemplo, si lo hacía demasiado intelectual o en serio, me pedía añadir algo más ligero o informal, para equilibrar las cosas. Él conoce su guion y sus personajes tan bien que en el set no hablamos acerca de ellos. Creo que lo más importante para él como director es la puesta en escena y el trabajo con los actores. Es muy directo y muy amable. Realmente tiene a los actores en consideración. Si se daba cuenta de que estaba empezando a entrar en pánico y perder la confianza, venía a mí, con la voz muy suave... era muy cercano. Tomé prestado una gran cantidad de gestos de él. Por otra parte, lo que me llamó la atención cuando me encontré con los dos, él y Amalric, es que tienen un lenguaje corporal muy similar. Ambos influyeron en mi actuación. Y es verdad que cuando no sabíamos cómo hacer una escena, él actuaba y sólo había que copiarle.

¿Te pidió que vieras alguna película?
Él me pidió que viera Besos robados por el estilo corporal de Léaud en la actuación. Para alguien como yo, que viene del teatro, es natural querer ‘representar’. Pero Arnaud dijo: «Deja de actuar, sólo tienes que ser.» Al final, viendo la película de Truffaut aprendí menos sobre el personaje de Paul que sobre actuación. También nos pidió que hiciéramos listas de reproducción de la música que nos gustaba. Me encanta el Black Metal y el Hardcore. Había elegido diez pistas. Empezó a sonar mi CD, pero después de treinta segundos, dijo: «¡Para eso, así es imposible!» Pero también me gusta el New Wave y en el set he escuchado mucho a los “Specials”, música Ska, las pistas reproducidas durante las escenas de fiesta.


¿Sientes que formaste una especie de banda con los otros jóvenes actores?
Absolutamente. Durante el rodaje en Roubaix realmente éramos un grupo de amigos, incluso fuera del set. Creo que ya habían evaluado en el casting como encajaríamos entre nosotros. Nos hicimos muy amigos desde el principio: para empezar, ninguno de nosotros tenía mucha experiencia.


¿Recuerdas tu primer día de rodaje? 
Por supuesto, es la escena en la que visito la tumba de mi tía abuela. Antes de esa escena solo había actuado alguna vez en cortos hechos por amigos para proyectos de clase.

¿Ensayaste mucho? ¿Hicieron falta muchas tomas?
Durante las vacaciones de verano ensayamos algunas escenas importantes, como cuando Esther y yo nos separamos y subimos al tren, o la escena del museo. También nos vimos el uno al otro en el set el día antes de rodar las escenas de amor en la cama. Hicimos de 5 a 8 tomas promedio, 19 para la escena en la estación. No tuvimos mucho tiempo y creo que Arnaud quería mantener las cosas frescas. No hubo improvisación en el set, a pesar de que podíamos adecuarlo un poco para hacerlo más cómodo. Yo no cambié nada de mis líneas, quizás porque vengo del teatro: hay un texto y hay que respetarlo.


Interpretas a Paul desde los 16 a los 21. ¿La evolución física del personaje requieren un trabajo específico?
Arnaud nunca hablaba de ello. Pero en mi propia preparación, desde el principio, era algo que quería llevar a mi personaje: había que ver a un niño de 16 años convertirse en un joven de 21. El único trabajo específico que quería hacer era con su apariencia: Tener el pelo más corto y barba cuando está en Tayikistán.

Algunas partes de la historia tienen lugar en Rusia y en Asia Central. ¿Cómo fueron las experiencias allí?
Rodamos la historia de Rusia en Bielorrusia, a finales de septiembre, después de grabar en Roubaix y París, y fue muy especial. Éramos muy pocos, así que estaba muy cerca de Elyot Milshtein, que interpreta a Marc, y trabajamos como un equipo. También fue cuando llegué a conocer a Arnaud realmente. Al principio del rodaje yo estaba un poco más aislado porque era el principiante; en Bileorusia todos éramos ya una familia. La mitad del equipo hablaba solo francés o inglés. Pero en Tayikistán era mucho más “Rock ‘n’ roll”. La gente allí era genial. Sólo había cuatro miembros del equipo: Arnaud, el DP, un ingeniero de sonido y un auxiliar.
La película tiene mucho diálogo, pero también algunas escenas muy físicas...
Me encantó correr, luchar... El teatro es muy físico, con el cine tienes que estar completamente comprometido, pero no necesariamente a nivel físico. Mi actuación tiende a ser desencadenada por las cosas físicas. Pero a veces me muevo demasiado y Arnaud decía: «Demasiado Looney Tunes, no funciona.» Así que las escenas de lucha eran liberadoras. Una auténtica coreografía, hemos ensayado con muchos especialistas. Me encantó ese aspecto de la película. Las escenas de sexo son mucho más complicadas. Estás con una pareja que no conoces, tienes que ir a por ello, incluso si eres tímido. Pero Arnaud fue muy amable. Si careces de la motivación, él te la infunde. Él es un apasionado de la actuación y da el 2,000%, hasta la última gota de energía.
¿Cuándo decidiste que querías ser actor?
Tuve un papel en la obra “Marcel Pagnol” en la escuela cuando tenía 12 años y realmente me encantó. Entonces empecé a hacer teatro en la escuela secundaria. Mientras estuve allí me decidí a inscribirme en las sesiones junior en Cours Simon. Tenía que tomar el tren todos los sábados desde el campo, cerca de Dreux. Ahí es cuando realmente me di cuenta de que esto era lo que quería de verdad. En mi último año de escuela secundaria tuve que decidir si iba a ir a la escuela de teatro o no. Comencé un grado de física en la universidad, pero sólo duré un mes y medio. Entonces me inscribí en formación profesional en Cours Simon. Mis padres no están involucrados en las artes en modo alguno, pero se han portado genial: siempre me han animado a hacer lo que yo quería hacer. Cuando les dije que quería salir de la física, no se sorprendieron en absoluto. Tengo cuatro hermanos y hermanas: uno es un músico, otro quiere estudiar Bellas Artes. También soy músico: Estaba en una banda de Black Metal y toco la guitarra en una banda de Hardcore. Me encantaría hacer música en mi propio estudio. Tuve mucha suerte de conseguir este papel y quiero seguir estudiando teatro, pero no quiero dejar de hacer otras actividades que me apasionan, incluyendo la física, que estoy tratando de estudiar por mi cuenta.

¿Qué actores consideras que son ejemplos, por su estilo de actuar o sus carreras?
Alexandre Astier me ha influido un montón, así como Courtemanche, Louis de Funès, Guillaume Gallienne... me gustan los actores de carácter. Michel Vuillermoz, que es siempre fascinante en las películas de Arnaud, también me viene a la mente.
 ( FUENTE: VÉRTIGO FILMS )
TRAILER:



No hay comentarios:

Publicar un comentario