miércoles, 6 de septiembre de 2017

LA ESCALA ( 2016 )


EL PAPEL DE LA MUJER EN UN MUNDO MAYORITARIO DE HOMBRES


PAÍSES: Francia-Grecia ( 2016 )
TÍTULO ORIGINAL: Voir du pays ( The Stopover )
DIRECCIÓN: Delphine Coulin, Muriel Coulin 

LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO DE LAS
DIRECTORAS: Delphine: 1972, Lorient ( Francia ); Muriel: Hennebont ( Francia )
INTÉRPRETES: Soko, Ariane Labed, Ginger Romàn, Karim Leklou, Robin Barde, Damien Bonnard, Andreas Konstantinou, Jérémie Laheurte, Sylvain Loreau, Alexis Manenti, Kostis Maravegias, Makis Papadimitriou
GUIONISTAS: Delphine Coulin, Muriel Coulin
BASADA EN: La novela homónima escrita por Delphine Coulin en 2013
FOTOGRAFÍA: Jean-Louis Vialard
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Archipel 35, Blonde Audiovisual Productions, Arte France Cinéma, Canal+, Ciné+, Arte France, Centre National de la Cinématographie, Greek Film Center, La Banque Postale Image 9, Soficinéma
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Pirámide Films
DURACIÓN: 102 minutos
PREMIOS: 1 premio y 2 nominaciones, incluyendo un premio en el festival de Cannes de 2016



SINOPSIS:
De vuelta a casa desde Afganistán, un grupo de soldados franceses hace una escala de descompresión en Chipre: tres días en un complejo turístico bañado por el sol donde serán sometidos a intensas sesiones de terapia. Allí, entre las aguas cristalinas y las hordas de turistas de vacaciones, Marine ( SoKo ) y Aurore ( Ariane Labed ), dos de las tres únicas mujeres en una patrulla
mayoritariamente masculina, se enfrentan a la ira, el trauma y el sexismo del ejército mientras se esfuerzan por reajustarse a la " vida normal ".
 ( Fuente cartel, sinopsis e imágenes: Pirámide Films )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, Wikipedia, Pirámide Films )


CRÍTICA:
La pareja de directoras formada por Delphine Coulin y Muriel Coulin nos presentan su segundo largometraje, después de su ópera prima “17 Filles” en la que 17 adolescentes se ponían de acuerdo para quedarse embarazadas a la vez. En esta ocasión nos traen “La escala”. La película obtuvo el premio al mejor guión de la sección Un Certain Regard en el festival de Cine de Cannes del 2016.
Aquí nos cuentan la historia de dos amigas de la infancia que se reencuentran en el ejército de tierra, un universo casi exclusivamente masculino en el que sufren todo tipo de humillaciones. El grupo de soldados recién llegados de Afganistán, podrán descansar unos días en un hotel de 5 estrellas en la isla de Chipre.
La misión principal que tiene que llevar a cabo en este lujoso hotel, es la de desintoxicarse de la guerra, y para ello utilizan una curiosa terapia de realidad virtual, para apoyar la curación de PTSS y sus consecuencias.
Durante la primera mitad de la película las directoras hacen un buen trabajo a este respecto, al demostrar que las decisiones en el campo de batalla que se consideraban buenas o al menos óptimas dadas las circunstancias, pueden ser consideradas malas por otros, por buenas razones en retrospectiva. Por supuesto, uno puede discutir si la terapia de grupo funciona bien. Vemos y oímos a varios de ellos manteniendo las apariencias.
A medida que va avanzando el metraje nos vamos dando cuenta que las secuelas que deja la guerra, son aún más fuertes en el mundo de la mujer, que siempre está en minoría. Con escenas de bailes, fiestas, sexo y violencia queda demostrada la gran opresión del entorno masculino hacia sus compañeras.
Las dos actrices protagonistas, Ariane Labed y Soko, tienen unas actuaciones muy convincentes, rodeadas de un grupo de actores secundarios que reflejan muy bien el mundo de los militares.
Sin ser una película redonda, consigue su objetivo, con una buena dirección de actores y con un guión muy elaborado.
Puntuación: 6.5/10


LO MEJOR: Las dos actrices protagonistas.
LO PEOR: Le falta algo de acción.
( Crítica escrita por Christopher Laso )

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:



DÍAS DE CINE:
DECLARACIONES DE LAS DIRECTORAS:
La escotilla 
Desde 2008, todos los soldados franceses que regresan del frente pasan por una escotilla de descompresión. Se les alberga en un hotel de cinco estrellas durante tres días y se supone que en el transcurso de su estancia, entre los turistas que disfrutan de sus vacaciones, olvidarán la guerra.
El programa, diseñado por los psicólogos del ejército, se compone de cursos de aquagym y de relajación, de paseos en barco y de reuniones en la que todo el mundo debe relatar los seis meses de guerra que acaban de vivir. Esta terapia militar tiene más o menos éxito según los individuos. 

Dos mujeres poderosas 
Aurore y Marine son dos mujeres con carácter. Se conocen desde la infancia y vienen de un entorno pobre y de una ciudad de tamaño mediano, Lorient, donde no abundan las oportunidades de futuro. Ellas han escogido hacer lo que suelen elegir en general los chicos que quieren largarse del pueblo: se han alistado en el ejército. Por el dinero y por la libertad que conlleva, pero también porque quieren demostrar que quieren las mismas oportunidades que los hombres, que son iguales. Y también porque quieren ver mundo. Han tomado las riendas de su vida y están dispuestas a jugársela, en la guerra. 
Nosotras venimos de esa ciudad militar, de Lorient. Y allí, como en París o en cualquier otra parte, cada vez que nos topábamos con chicas militares nos preguntábamos cuáles serían sus motivaciones. A la vez, estábamos fascinadas y molestas. Los personajes de Aurore y Marine nos permitían recuperar los interrogantes que siempre han estado en el corazón de nuestras películas: la construcción de lo femenino en el mundo actual, las particularidades del cuerpo femenino, la posibilidad de ser libre cuando se es hoy en día una chica. Podíamos seguir desde otro ángulo nuestro trabajo en 17 filles, en medio de una realidad más cruda, más actual, también más política. ¿Por qué se va una mujer a la guerra? ¿Por qué seguimos pensando que es una cosa nueva, fuera de lo establecido, o extraña? ¿Por qué ha de estar la violencia reservada únicamente a los hombres? 

Dos actrices 
Para encarnar a estas dos chicas, buscábamos a dos mujeres poderosas en la vida y en la pantalla, y las encontramos en Ariane Labed y SoKo. Ariane Labed es una perfeccionista: se vino con nosotras a quedarse una temporada en un cuartel, ha seguido un entrenamiento físico durante seis meses.
En el rodaje se concentra mucho y se mete de manera permanente en la piel de su personaje. Posee el equilibro que caracteriza a Aurore, su capacidad de reflexión, su compromiso con y contra todo SoKo es más instintiva, más impredecible, pero en términos de potencia su energía es comparable. Tiene el sentido del humor que queríamos que tuviera Marine, su punto de locura, también. Necesitábamos dos chicas que tuvieran la misma fuerza, pero de manera diferente. Las elegimos desde el inicio del proyecto. Queríamos trabajar con Ariane Labed desde que la vimos en su primera película, Attenberg, de Athina Rachel Tsangari. Y también escogimos muy rápidamente a SoKo, tanto por su presencia en Augustine, à l’origine como por el magnetismo que desprende en los videoclips de sus canciones. Para encarnar a Aurore y Marine necesitábamos dos actrices a las que no les asustara comprometerse físicamente. Ariane y SoKo no le tenían miedo a nada.
 ( Fuente del texto: Pirámide Films )


TRAILER:

( CRÍTICA DE CHRISTOPHER LASO )

No hay comentarios:

Publicar un comentario