jueves, 24 de mayo de 2018

LEAN ON PETE ( 2017 )


EL ADOLESCENTE CON ESPÍRITU DE SUPERACIÓN


PAÍS: Reino Unido ( 2017 )
DIRECCIÓN: Andrew Haigh
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 7 de Marzo de 1973, North Yorkshire ( Reino Unido )
INTÉRPRETES: Charlie Plummer, Travis Fimmel, Steve Buscemi, Chloë Sevigny, Steve Zahn,Thomas Mann, Amy Seimetz, Justin Rain, Frank Gallegos, Rachael Perrell Fosket,Dana Millican, Chris Ihlenfeldt, Lewis Pullman, Julia Prud'homme, P.E. Ingraham, Bob Olin
GUIONISTA: Andrew Haigh
BASADA EN: La novela homónima escrita por el norteamericano Willy Vlautin en 2010
FOTOGRAFÍA: Magnus Nordenhof Jønck
MÚSICA: James Edward Barker
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: The Bureau, Film4
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Diamond Films
DURACIÓN: 121 minutos

PREMIOS: 7 Premios, incluyendo uno en el festival de Venecia de 2017


SINOPSIS:
Charlie Thomson, un chico de 15 años que, abandonado a su suerte tras el fallecimiento de su padre, se embarca en un peligroso viaje en busca de su tía, de la cual no tiene noticias desde hace tiempo. Acompañado por su mejor amigo “Lean on Pete”, un caballo de carreras robado, Charlie descubrirá el sentido de la vida.
 ( Fuente sinopsis, cartel e imágenes: Image.net-Diamond Films )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, IMDb )


CRÍTICA:
El realizador británico Andrew Haigh nos vuelve a ofrecer otra magnífica película en su cuarto largometraje, después de las excelentes " Weekend ( 2011 ) " y " 45 años ( 2015 ) ". La cinta es una propuesta dramática con unos giros sorprendentes pero nada tramposos, y que el guion escrito por el propio director adaptando una novela reciente, la homónima escrita por el novelista y músico norteamericano  Willy Vlautin en 2010, dota de los elementos necesarios para hacer creíbles cada uno de los pasos dados por el joven protagonista, un adolescente que vive con su padre en una región árida del planeta ( la película ha sido rodada en el estado de Oregón de Estados Unidos ). El protagonista absoluto es Charlie Plummer, que está excelente como Charlie ( curiosamente el mismo nombre que el actor en la vida real ), al que hace poco pudimos ver como el nieto del magnate John Paul Getty ( personaje interpretado por el candidato al Óscar por este papel Christopher Plummer ) y el hijo del personaje interpretado por Michelle Williams en " Todo el dinero del mundo ( 2017 ) " de Ridley Scott. Si en aquella ocasión el joven intérprete norteamericano era el que menos me convencía del reparto de la película en esta ocasión lo borda en un papel nada fácil y lleno de matices, con unos cambios de registro y que se expone físicamente en varias escenas. 


La película se presentó en el pasado festival de cine de Venecia ya que formaba parte de la sección oficial de la Mostra de cine italiano obteniendo el premio al mejor intérprete joven emergente para Charlie Plummer. Como curiosidad ya que he citado antes el nombre del veterano Christopher Plummer no tiene ninguna relación de parentesco con Charlie, pese a que comparten parentesco.
La cinta tiene muchas virtudes y pocos defectos y tiene además de un gran guion, como he citado anteriormente, un gran elenco de secundarios, que aparecen poco tiempo y están supeditados al personaje protagonista, pero en casi todos los casos tienen su momento dentro de la trama con unas grandes actuaciones. Entre esos secundarios de lujo destacan Travis Fimmel como Ray, el padre del protagonista, Amy Seimetz como Lynn, Steve Buscemi en el de Del, el propietario de una cuadra de caballos ( precisamente el título de la película y de la novela tiene relación con el nombre de uno de esos equinos propiedad de este personaje ). Chloë Sevigny lo hace muy bien como Bonnie, la pareja de Del, y como colofón en la parte final aparecen los personajes de Silver y Martha, interpretados respectivamente por Steve Zahn y Rachael Perrell Fosket. 


Los escenarios de la película recuerdan a los de los western clásicos, aunque la historia deriva por otro género diferente, y uno de los elementos que hacen que las dos horas de metraje pasen en un suspiro es el gran trabajo de montaje realizado por Jonathan Alberts, que ya había trabajado con el director en su anterior proyecto. El principal problema de la película es que después de llevar tan bien cada una de las situaciones dramáticas patina en el desenlace que no me termina de convencer, y que rompe el tono anterior del relato. Entre los otros aspectos destacados se encuentran la fotografía del danés Magnus Nordenhof Jønck, que sabe iluminar muy bien a los personajes y que nos ofrece unas imágenes crepusculares de gran belleza que encajan muy bien con el tono de la película. La música compuesta por James Edward Barker y varias canciones que suenan en la parte central en el final completan los aspectos positivos de esta película recomendable a los aficionados a los dramas de calidad con buenas interpretaciones, y que consigue emocionar sin necesidad de emplear aspectos externos para provocar esa lágrima fácil. Recomiendo verla sabiendo lo menos posible para que te sorprendan las situaciones dramáticas y las más alegres que suceden en las casi dos horas de metraje del nuevo trabajo de uno de los talentos en la dirección de largometrajes de lo que llevamos de siglo, el británico Andrew Haigh.


LO MEJOR: El reparto. El guion.
LO PEOR: El desenlace.

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

José Antonio Alarcón en Séptimo Escenario

Guillermo Navarro en Habladecine

Xavier Vidal en Cinoscar & Rarities

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Miguel Martín en Nos Hacemos un cine en Orión

Sonia Barroso en Faces on the Box

Laura Zurita en Cine de Patio


PODCASTS:







DÍAS DE CINE:
TRAILER:




No hay comentarios:

Publicar un comentario