viernes, 20 de marzo de 2020

CHICAS PERDIDAS (2020)


LA MADRE CORAJE


PAÍS: Estados Unidos (2020)
TÍTULO ORIGINAL: Lost Girls
DIRECCIÓN: Liz Garbus
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DE LA DIRECTORA: 11 de Abril de 1970, Estados Unidos
INTÉRPRETES: Amy Ryan, Thomasin McKenzie, Lola Kirke, Gabriel Byrne, Oona Laurence, Miriam Shor, Dean Winters, Kevin Corrigan, Austyn Johnson, Rosal Colon, Reed Birney, Jimi Stanton, Molly Brown, Matthew F. O'Connor, Haskiri Velazquez, Harvey B. Jackson, Jared Johnston, Karan Choudhary, Stan Carp, Grace Capeless, Brian Adam DeJesus, Aaron Morton, Jon Haslam, Sarah Wisser
GUIONISTA: Michael Werwie
BASADA EN: La novela homónima escrita por Robert Kolker y publicada en 2013
FOTOGRAFÍA: Igor Martinovic
MÚSICA: Anne Nikitin
GÉNERO: Thriller
PRODUCCIÓN: Archer Gray, Langley Park Pictures
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Netflix
DURACIÓN: 95 minutos



SINOPSIS:
Cuando Shannan Gilbert, de 24 años, desparece misteriosamente una noche, su madre (la nominada al Óscar Amy Ryan) emprende un tétrico viaje durante el que debe afrontar verdades muy duras sobre su hija, ella misma y los prejuicios policiales. Decidida a encontrar a Shannan cueste lo que cueste, Mari Gilbert vuelve sobre los pasos de la chica e investiga por su cuenta una urbanización aislada próxima a la desolada periferia de Long Island. Impelidos por sus hallazgos, las fuerzas de la ley y los medios de comunicación destapan más de una docena de asesinatos de trabajadoras sexuales sin resolver. Y Mari no va a permitir que esas jóvenes vidas truncadas caigan en el olvido. 
 (Fuente de la sinopsis, el cartel y las imágenes: Netflix)
 (Fuentes de la información de la película: Filmaffinity, Netflix, IMDb, Wikipedia)


CRÍTICA:
La cineasta estadounidense Liz Garbus, experta en documentales, dos de ellos nominados al Óscar, dirige su primer largometraje de ficción, en una película que forma parte desde hace una semana del catálogo de la plataforma Netflix, después de presentarse en los festivales de Sundance y Miami.
La película está basada en la novela homónima escrita por Robert Kolker y publicada en 2013, y está inspirada en hechos reales de la desaparición de chicas jóvenes en Estados Unidos, un asunto que todavía está sin resolver.
La propuesta se mueve entre el thriller y el drama familiar, con una estética, un ritmo y atmósfera que está cercana al cine de indie, y el referente más cercano es "Winter´s bone (2010)", una magnífica propuesta estadounidense que me recordó a esta película, aunque el nivel de la cinta dirigida por Liz Garbus es muy inferior.


El punto de partida es el sufrimiento de una madre, Mari, y su lucha personal por localizar a su hija mayor, a la que tuvo que dejar cuando era pequeña en un centro de acogida por no poder ocuparse de ella, pero que quiere saber que es lo que ha sucedido con esta joven de 24 años de la que no sabe nada y sospecha que puede haber sido asesinada. Esta madre coraje tiene que compaginar su trabajo, y el cuidado de sus otras dos hijas, con la búsqueda de Shannan en Long Island. 
La película mantiene el interés por varios aspectos positivos, en especial por su estética y calidad visual, y por la interpretación de Amy Ryan, que está magnifica en el papel de la protagonista, volviendo a demostrar su talento en proyectos más independientes como "Adiós, pequeña adiós (2007)" (Otra gran película, muy superior a "Chicas perdidas", con una trama en donde hay muchas similitudes), por la que logró la nominación al Óscar en la categoría de actriz de reparto. La actriz estadounidense realiza una actuación dramática contenida, y logra hacer creíble los cambios de actitud de su personaje. Completan el reparto Thomasin McKenzie, una de las mejores intérpretes jóvenes de su generación, en el papel de Sherre, su hija con esquizofrenia, y Oona Laurence, como Shana, la hija menor pequeña de Mari, Dean Winters como el novio de la protagonista, Reed Birney en el papel del padre biológico de la desaparecida, y Gabriel Byrne como Richard el comisario encargado de la desaparición de Shannan.


El problema de la película es que el guion no ofrece las soluciones necesarias para mantener el interés y, sobre todo como película de suspense, es plana y previsible y sus poco más de metraje de 1 hora y media se hace bastante largo. Desconozco si en la novela está mejor contado porque no la he leído, pero es probable que sí aporte unos temas adicionales que añadan interés a la trama.
Lo más destacado de la propuesta, además de la interpretación de la protagonista, son los aspectos estéticos, la dirección de fotografía de Igor Martinovic, la dirección de Liz Garbus y las canciones, en especial las originales compuestas para la película: "Beautiful dreamer" de Lola Kirke y el tema final "Lost girl" cantada por Lucinda Williams.
Una película que puede tener su público, en especial los aficionados al cine indie norteamericano, con una historia a priori atractiva y que se desarrolla con un ritmo pausado.


LO MEJOR: La actuación de Amy Ryan. Las canciones.
LO PEOR: Es bastante plana y previsible.

TRAILER:



No hay comentarios:

Publicar un comentario