viernes, 5 de abril de 2019

CEMENTERIO DE ANIMALES ( 2019 )


EL RIESGO DE VIVIR EN MEDIO DE UN BOSQUE TENEBROSO


PAÍSES: Estados Unidos ( 2019 )
TÍTULO ORIGINAL: Pet Sematary
DIRECCIÓN: Dennis Widmyer, Kevin Kölsch
INTÉRPRETES: Jason Clarke, John Lithgow, Amy Seimetz, Jeté Laurence, Hugo Lavoie,Lucas Lavoie, Naomi Frenette, Alyssa Brooke Levine, Maria Herrera, Obssa Ahmed,Bailey Thain, Sonia Maria Chirila, Jacob Lemieux, Najya Muipatayi,Ines Feghouli Bozon, Constance St-Denis-Veilleux, Maverick Fortin, Rosalie Drouin,Ambre Dioh-Dikongué, Julia Jenni Karagioules, Lou Ferrando
GUIONISTA: Jeff Buhler
BASADA EN: La novela homónima escrita por Stephen King en 1983
FOTOGRAFÍA: Laurie Rose
MÚSICA: Christopher Young
GÉNERO: Terror
PRODUCCIÓN: Alphaville Films, Paramount Pictures
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Paramount Pictures
DURACIÓN: 120 minutos



SINOPSIS:
Basada en la influyente novela de terror de Stephen King, Cementerio de Animales, narra la historia del doctor Louis Creed ( Jason Clarke ), que al poco de mudarse con su esposa Rachel ( Amy Seimetz ) y sus dos hijos pequeños desde Boston a un recóndito paraje de Maine, descubre un misterioso cementerio escondido en lo más impenetrable del bosque, a escasa distancia del nuevo hogar familiar. Cuando la tragedia alcanza a la familia, Louis recurre a su peculiar vecino, Jud Crandall ( John Lithgow ) provocando una peligrosa reacción en cadena que desata una insondable fuerza maléfica con espantosas consecuencias.
 ( Fuente sinopsis, cartel e imágenes: Image.net-Paramount Pictures )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, Paramount Pictures, IMDb )


CRÍTICA:
El género de terror no se encuentra entre mis predilectos, y en los últimos años el nivel de las películas de este género es bastante mejorable, aunque de vez en cuando se estrena alguna propuesta interesante. En esta ocasión nos llega una nueva adaptación cinematográfica de una de las novelas más populares de Stephen King, publicada en 1983, y tengo que reconocer que no he leído la novela ni he visto la adaptación anterior, con lo que no tengo elemento de juicio previo con el que comparar esta película, y ni siquiera conocía la historia. Los productores han encargado a dos jóvenes expertos en el género, Dennis Widmyer, Kevin Kölsch,  y que ya habían trabajado juntos en cortometrajes y largometrajes de terror, la dirección de esta película, que presenta a una familia formada por el matrimonio Rachel y Louis, sus hijos Ellie y Gage y su gato, que se han cambiado de casa, lo que vemos en el prólogo pasando del estrés de una gran ciudad como Boston a la vida tranquila en las montañas de Maine. La propuesta tiene un gran arranque con una escena que sitúa la acción en la carretera con la familia en el interior del vehículo para mostrarnos un plano aéreo de la inmensidad del bosque hasta situarnos en esa casa solitaria, que será el nuevo hogar de la familia protagonista. Anteriormente en el prólogo nos dan a conocer el trabajo de Louis y el motivo de ese cambio de hogar, así como un detalle inquietante sobre esa nueva casa. 


El otro personaje importante es el de Jud, un vecino solitario y extraño, que se hará amigo de la familia, y durante la primera media hora el texto y la cámara se irán moviendo por ese lugar y sus alrededores, y lo hace de manera acertada durante la presentación de los personajes y el entorno, pero a partir de una situación que no sorprende, la historia se convierte en un clon de las películas de género modernas, con el abuso del sonido para generar miedo y con otros tópicos, y no me interesaron cada uno de los pasos dados por los personajes, ni la supuesta atmósfera de terror, y ni me parece bien lograda la atmósfera de terror. Sus dos horas de metraje se me hicieron muy largas y pesadas, y tampoco destaca por sus actuaciones, ya que ni siquiera aprovecha la presencia de Jason Clarke y Amy Seimetz, que no son malos intérpretes, pero que en esta ocasión están simplemente correctos. 


Tampoco hay una buena elección del reparto infantil, ya que sobre todo Jeté Laurence no será recordada por su papel de Ellie, teniendo en cuenta que los personajes de los niños y sus intérpretes suelen estar muy bien elegidos en el cine de terror. Ni siquiera el gato está bien tratado e incluso me molesta algún detalle que vemos en la película relativo a este animal de compañía. El que se salva es John Lithgow como el vecino enigmático y que se irá ganando la confianza de la familia protagonista. El veterano actor estadounidense cumple y tiene algún momento destacado. 
A nivel técnico y artística la propuesta es bastante convencional sin destacar ni en la fotografía, ni en la música o el diseño de producción y si tengo que elegir una escena me quedo con la de mayor tensión, que sí está bien filmada, y que no se desarrolla de noche ni en el interior de la casa, sino en la carretera por el día.
Una película que puede gustar a los aficionados al género por contener todos los elementos típicos del terror moderno, y desconozco si los que son fans del libro saldrán satisfechos con esta adaptación cinematográfica, porque como comenté anteriormente no he leído la novela escrita por Stephen King. 


LO MEJOR: La presentación de los personajes. La actuación de John Lithgow.
LO PEOR: No funciona ni como película de terror ni de suspense. Es bastante mejorable a nivel técnico o artístico.

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS: 

José Antonio Alarcón en Séptimo Escenario

Luis Arrechea en Habladecine

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia

Alain Garrido en Cinema Ad Hoc

Roberto Resino en Argoderse

José Isaac Pellicer en Faces on the Box

Tomás Gutiérrez en Cine de Patio




PODCASTS:






DÍAS DE CINE:


TRAILER:


No hay comentarios:

Publicar un comentario