jueves, 4 de abril de 2019

LA CAÍDA DEL IMPERIO AMERICANO ( 2018 )


¿ ESCAPAR CON LA PASTA ?


PAÍS: Canadá ( 2018 )
TÍTULO ORIGINAL: La chute de l'empire américain
DIRECCIÓN: Denys Arcand
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 25 de Junio de 1941, Deschambault ( Canadá )
INTÉRPRETES: Alexandre Landry, Maripier Morin, Rémy Girard, Louis Morissette, Maxim Roy,Pierre Curzi, Vincent Leclerc, Yan England, Claude Legault, Florence Longpré, Paul Doucet, James Hyndman, Benoît Brière, Gaston Lepage, Geneviève Schmidt,Mathieu Lorain-Dignard, Denis Bouchard
GUIONISTA: Denys Arcand
FOTOGRAFÍA: Van Royko
MÚSICA: Mathieu Lussier, Louis Dufort
GÉNERO: Comedia
PRODUCCIÓN: Cinémaginaire Inc
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Wanda Films
DURACIÓN: 128 minutos
PREMIOS: 1 Premio en el Festival de Valladolid de 2018



SINOPSIS:
Pierre-Paul Daoust, de 36 años, es un intelectual con un doctorado en filosofía que se ve obligado a trabajar como repartidor para poder vivir decentemente. Un día, mientras reparte un paquete, se ve envuelto en un atraco que acaba mal: dos muertos y bolsas por el suelo repletas de millones. Pierre-Paul se enfrenta a un dilema, ¿ irse con las manos vacías o coger el dinero y huir ?
Esta nueva película de Denys Arcand adquiere una mirada ingeniosa y a la vez conmovedora, como solo él es capaz de hacer, en una sociedad donde el dinero es lo más importante y donde el resto de valores parecen haberse desmoronado.

 ( Fuente sinopsis, cartel e imágenes: Wanda Films )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, Wanda Films, IMDb )

CRÍTICA:
El veterano Denys Arcand de 77 años cierra su trilogía sobre la sátira al sistema social con esta interesante película, después de haber logrado un gran éxito de público y crítica con las dos anteriores entregas tituladas " El declive del imperio americano ( 1986 ) " y " Las invasiones bárbaras ( 2003 ) ". Ambas se presentaron en Cannes y lograron colarse en el quinteto de nominadas al Óscar en la categoría de película de habla no inglesa, y en el caso de la segunda logró alzarse con la estatuilla de Hollywood. 
Las tres películas cuentan historias que no tienen conexión entre sí, pero tienen elementos en común, que se mantienen en casi toda la filmografía del cineasta canadiense, y es la crítica a todos los estratos de la sociedad de ese momento, en cada caso centrándose en los temas de actualidad o en los elementos que son importantes en el día a día de las personas, y en el caso actual, sin ser el tema central, si tiene importancia las nuevas tecnologías. 
En sus guiones personales escritos por el director no se salva nadie, y tanto políticos como banqueros o los ricos, pero también los de menor poder adquisitivo, tienen su momento en donde los diálogos sacan a relucir esos errores de finales del siglo XX y en el caso de esta película del siglo XXI.


La película está un escalón por debajo de sus dos anteriores trabajos, y no ha tenido tanta repercusión internacional, ya que no se presentó en Cannes y tampoco ha sido seleccionada para competir por el Óscar. Su presentación mundial tuvo lugar en el pasado festival de cine de Toronto y en España en Valladolid, en donde tuve la suerte de verla, ya que formó parte de la sección oficial de la pasada Seminci, en donde recibió el premio de la crítica Fipresci.
El inicio es magnífico, con la que en mi opinión es su mejor escena, con una conversación en en bar en donde Pierre-Paul, el protagonista, está tomando un café con una chica, y en cada una de las frases hay una crítica a cada uno de los estratos de la sociedad moderna, con mucho humor negro, y referencias a filósofos y escritores clásicos, teniendo en cuenta que el protagonista estudió filosofía, aunque se tiene que ganar la vida en una empresa de transporte.
A partir de aquí la película sigue manteniendo ese tono irónico, y añade un suspense adicional, aunque en el fondo al director no le interesa resolver ese enigma, sino que ese atraco y el destino del dinero así como la investigación policial le sirven como elementos para criticar a los políticos, a los agentes policiales, a los ciudadanos que no mantienen sus principios y al individualismo de la sociedad actual. 


El problema es que tenemos como referente a las otras dos películas de Arcand, que son mucho más redondas, aunque quizás menos arriesgadas, y en esta ocasión el desenlace no está bien logrado, pero al menos consigue que el espectador capte esa crítica que quiere contarnos el director, y lo hace con mucha ironía, y sin que sus más de dos horas sean un lastre por mantener el tono distendido hasta el final. El reparto lo encabeza Alexandre Landry en el papel de Pierre-Paul, y entre los secundarios destacan Rémy Girard ( que ya estaba en las otras dos películas de la trilogía ) con el personaje más enigmático e interesante ( el de Sylvain ) y Maripier Morin como la joven Camille.
Es correcta a nivel artístico y técnico, destacando por el guion, la profundidad en los diálogos entre los personajes y el reparto que sin hacer unas grandes interpretaciones cumplen con su rol, ya sea principal o secundario.
Una película fácil de recomendar a los que les gusta el cine del director canadiense, al público medio de mediana edad y a los más mayores porque comprenderán mejor ese tipo de humor que a los más adolescentes acostumbrados a otro tipo de cine lleno de tópicos y con chistes muy poco trabajados.



LO MEJOR: Los diálogos interesantes, incisivos y críticos contra la sociedad actual. Funciona bastante bien como comedia con mucha ironía.
LO PEOR: El desenlace.


CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

José Antonio Alarcón en Séptimo Escenario

José Antonio Alarcón en Habladecine

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia

Rafael Nieto en Cinema Nostrum


PODCASTS:






TRAILER:

No hay comentarios:

Publicar un comentario