viernes, 18 de junio de 2021

EL INGLÉS QUE COGIÓ UNA MALETA Y SE FUE AL FIN DEL MUNDO (2021)


EL LARGO VIAJE DE TOM


PAÍS: Reino Unido (2021)
TÍTULO ORIGINAL: The Last Bus
DIRECCIÓN: Gillies MacKinnon
INTÉRPRETES: Timothy Spall, Phyllis Logan, Grace Calder, Brian Pettifer, Colin McCredie, Celyn Jones, Garry Sweeney, Kevin Mains.
GUIONISTA: Joe Ainsworth
FOTOGRAFÍA: George Geddes
MÚSICA: Nick Lloyd Webber
GÉNERO: drama
PRODUCCIÓN: Hurricane Films, Head Gear Films, Metrol Technology, Kreo Films, Quickfire Films, Creative Scotlanden, Lipsync, Celsius Entertainment, Magnetic Productions
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: DeAplaneta
DURACIÓN: 88 minutos


SINOPSIS:
Tom Harper (Timothy Spall), un jubilado de 90 años cuya esposa acaba de fallecer, se embarca en una emocionante travesía. Dejará atrás el aislado pueblo en el que vive desde hace cincuenta años, situado en el punto más al norte de Gran Bretaña, para viajar hasta su ciudad natal, en el extremo más al sur del país, utilizando para ello su billete gratuito de autobús. El intrépido protagonista le plantará cara al tiempo, a la edad y al destino con tal de cumplir la promesa que le hizo a su esposa Mary (Phyllis Logan). Regresando a su pasado, Tom descubrirá el mundo moderno y una diversidad multicultural británica que hasta entonces desconocía. En el camino, sus aventuras serán registradas por las personas que conoce y ayuda, y al final de su viaje, sin saberlo, se habrá convertido en una ‘celebrity’ de las redes sociales.
 (fuente de la sinopsis, del cartel y de las imágenes: DeAplaneta)
 (fuentes de la información de la película: Filmaffinity, DeAplaneta, IMDb)


CRÍTICA:
El nuevo trabajo del veterano director británico Gillies MacKinnon es una road movie de un hombre que se embarca en un recorrido de 1348 Km recorriendo el Reino Unido de extremo a extremo, entre dos lugares paradisíacos como John o' Groats situado al norte de Escocia y Land´s End en el sur de Inglaterra (en una ruta que está de moda en la actualidad para ciclistas y los amantes de la aventura), pero lo hace a su localidad natal por motivos sentimentales, para reencontrarse con su pasado. Uno de los grandes aciertos del proyecto es la elección del reparto, en especial la de Timothy Spall como protagonista que, después de unos años en actuaciones muy mejorables (incluyendo su trabajo para "Nieva en Benidorm" de Isabel Coixet), vuelve a transmitir lo que necesitaba su personaje, sin llegar a la excelencia de otras interpretaciones anteriores como la de "Mr. Turner (2014)". Cada uno de los actores y actrices que aparecen en la película cumplen, y me parece un acierto la elección de Phyllis Logan para el rol de protagonista femenina (aunque su personaje es secundario en cuanto a tiempo de aparición, pero de gran importancia en el desarrollo de la historia). La veterana actriz vuelve a reencontrarse con Spall, 25 años después de "Secretos y mentiras (1996)", una de las obras maestras de Mike Leigh en donde eran los protagonistas.


La película tiene una parte inicial que se mueve entre dos etapas, una que se desarrolla en 1952 en la bella localidad de Land´s End, situada en Cornualles en el sur de Inglaterra, y otra en John o' Groats al norte de Escocia a la que llegaron después de un largo recorrido en autobús para empezar de cero después de una tragedia familiar. A partir de ese momento la historia sigue a Tom Harper en su recorrido hacia sus orígenes, el mismo que hizo con su mujer hace más de 50 años, para reencontrarse con su pasado lejano y dejar atrás los recuerdos con su mujer recientemente fallecida, y no será fácil ese trayecto de tantos kilómetros teniendo en cuenta que tiene que coger unos cuantos autobuses. Tom mete lo más necesario en una maleta, que tampoco es de gran tamaño, y se lanza a la aventura en esos trayectos por carretera en donde conocerá gente muy diversa lo que es un reflejo de la sociedad multicultural moderna que desconoce. Todo parece que lo hemos visto ya en otras películas, y por supuesto que no es novedosa, pero funciona por su sencillez y la naturalidad con la que se mueve el personaje central.


El proyecto tiene aspectos mejorables, con momentos en donde el recorrido de Tom en la parte central se vuelve monótona, la edad real de Timothy Spall y su aspecto físico van en consonancia con la de su personaje (tampoco se ha recurrido a un envejecimiento por las técnicas de maquillaje o a efectos visuales), y hay algunas elipsis que no aportan nada (otras son muy interesantes y necesarias).
La película es bastante correcta a nivel técnico y artístico, buscando no complicarse en exceso con unos encuadres innecesarios que puedan descolocar a los espectadores, con un montaje que funciona bien en casi todos los flashbacks, y con una banda sonora compuesta por Nick Lloyd Webber que es perfecta para acompañar al personaje central. Un desenlace con alguna sorpresa y una situación que se podía haber ahorrado porque rompe el tono anterior de la película.
Es una propuesta fácil de recomendar para el público de mediana edad y a los más mayores, y demuestra el nivel del cine británico actual, incluso en proyectos sin pretensiones como esta película.


LO MEJOR: La actuación de Timothy Spall. Su sencillez.
LO PEOR: Algunas elipsis no aportan nada y son innecesarias.

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Pedro de Frutos y Guillermo Navarro en Estrenos de Cine

Guillermo Navarro en Habladecine

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia

Ricardo Pablo López en Destino Arrakis


PODCAST:




DÍAS DE CINE:
NOTAS DEL DIRECTOR:
En cuanto leí EL INGLÉS QUE COGIÓ LA MALETA Y SE FUE AL FIN DEL MUNDO de Joe Ainsworth me enganchó la idea de una road movie protagonizada por un anciano que viaja en autobús con su abono de transportes de la tercera edad. Este, que será su último viaje, le llevará a recorrer los 1.406 kilómetros que separan el punto más septentrional de Escocia (John O’Groats) del punto más meridional de Inglaterra (Lands End). Tras la muerte de su esposa Mary, Tom Harper decide repetir paso a paso el viaje que hicieron juntos hace sesenta años, pero en sentido inverso, haciendo la misma ruta en autobús y quedándose en los mismos alojamientos. Para él es como un ritual y tiene intención de seguirlo al pie de la letra, hasta que la vida echa por tierra sus planes. 
El viaje viene motivado por razones personales, que aportan un planteamiento muy sentimental a la historia. Por otra parte, el tiempo se le acaba a Tom, que luchará contra viento y marea para cumplir sus promesas. Ha preparado hasta el último detalle de su misión, pero se topará con algo totalmente imprevisto: la vida misma, con todos sus problemas, obstáculos y alegrías. La vida y las personas con las que se relaciona por el camino en ocasiones le distraerán de su meta, pero estos encuentros aportarán muchísimo a su viaje. 
Llevaba tiempo queriendo trabajar con Phyllis Logan, desde que la vi en Otro tiempo, otro lugar, y por fin se me brindaba la oportunidad perfecta para contar con ella. Conocí a Timothy Spall cuando estuve de jurado en el Festival de Cine de Turín y le hablé de la película. Se interesó inmediatamente y, aunque es más joven que el protagonista, estaba convencido de que podría dar vida al personaje. Tim ha aportado una cualidad física extraordinaria al papel y, gracias a su enorme talento y profesionalidad, la maquilladora Christine Cant ha sabido envejecer a Tim de forma natural, sin tener que recurrir a efectos especiales. El resto del gran elenco que ha participado en la película son de Glasgow. Muchos de ellos son actores con los que he ido trabajando durante los últimos treinta años, así que ha sido genial contar con ellos.
 (fuente del texto: dossier de prensa-DeAplaneta)


TRÁILER:

No hay comentarios:

Publicar un comentario