miércoles, 18 de noviembre de 2020

UN CUENTO DE TRES HERMANAS (2019)


CONDENADAS AL FRACASO


PAÍSES: Turquía-Alemania-Países Bajos-Grecia (2019)
TÍTULO ORIGINAL: Kız Kardeşler
DIRECCIÓN: Emin Alper
AÑO Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 13 de agosto de 1974, Ermenek (Turquía)
INTÉRPRETES: Cemre Ebuzziya, Ece Yüksel, Helin Kandemir, Kayhan Açikgöz, Müfit Kayacan, Kubilay Tunçer
GUIONISTA: Emin Alper
FOTOGRAFÍA: Emre Erkmen
MÚSICA: Giorgos Papaioannou, Nikos Papaioannou
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Liman Film, Komplizen Film, Nulook Production, Horsefly Productions, Circe Films
DISTRIBUIDORAS EN ESPAÑA: Good Films, La Aventura Audiovisual
DURACIÓN: 107 minutos
PREMIOS: 17 premios, incluyendo 5 en el Festival de Estambul de 2019


SINOPSIS:
Años 80. Reyhan, Nurhan y Havva son tres hermanas que viven con su padre en una remota aldea de la Anatolia central. Una tras otra son enviadas a la ciudad a trabajar como criadas en familias adoptivas acomodadas con la esperanza de conseguirles una vida mejor, pero un tiempo después las tres se ven obligadas a regresar por circunstancias imprevistas. Por primera vez en varios años, las tres hermanas vuelven a estar juntas en su aldea natal, donde se enfrentarán a nuevos entornos, relaciones y enfrentamientos inesperados.
 (Fuentes de la sinopsis y el cartel: Good Films, La Aventura Audiovisual)
 (Fuentes de las imágenes: Good Films, La Aventura Audiovisual, IMDb)


CRÍTICA:
El realizador turco Emin Alper toma una experiencia personal, para dar forma a su segundo largometraje. En 2015 su ópera prima "Abluka" obtuvo el premio del Jurado en el Festival de Cine de Venecia. La película era un thriller psicológico nada cómodo que dio mucho que hablar. Ahora nos presenta "Cuento de tres hermanas" que estuvo presente en el Festival de Cine de Berlín y también formó parte de la Sección Oficial del Festival de Cine de Valladolid. Es allí donde pude disfrutarla el año pasado.


La historia transcurre en Anatolia, bajo el techo de una humilde aldea, estamos en los años 80 y vamos viendo desde el principio la vida de tres jóvenes, cuya existencia depende de las decisiones que toman los hombres que las rodean. Ellos planifican todo lo que tienen que hacer, sin consultarles, mientras ellas tienen otros sueños. Las jóvenes son Reyhan, de 20 años, Nurhan, de 16 y Havva, de 13. Viven junto con su padre y con el analfabeto y pobre esposo de Reyhan, pastor de profesión, con quién se casó precipitadamente para disimular un embarazo de otro hombre.
En la cultura turca era muy habitual que las familias ricas acogieran a mujeres jóvenes y pobres. Teóricamente eran chicas acogidas y solían llamar padre y madre a los cabezas de familia, los cuáles las estaban dando la oportunidad de cambiar sus vidas, pero en realidad eran simplemente unas criadas. Las tres protagonistas se fueron de sus casas para ejercer de criadas, pero tuvieron que volver por distintos motivos.


La mayor tuvo que volver a causa de un embarazo no deseado, la pequeña debido a la repentina muerte del niño al que cuidaba, y la mediana por haber castigado a su "hermano" por hacerse pis en la cama. El futuro para ellas es verdaderamente negro. El padre no deja de buscarles un futuro mejor, pero la verdad es que no se lo ponen nada fácil.
Durante gran parte de su visionado me recordaba mucho al cine de Nuri Bilge Ceylan, sobre todo a "Sueño de invierno" y "El peral salvaje". La película es bastante dura, cuesta entrar en la historia y empatizar tanto con las decisiones del padre como con las actuaciones de las hijas. En definitiva, estamos ante un bello relato de mujeres condenadas de por vida. Muy recomendable.
Puntuación: 7.5/10


LO MEJOR: Las bellas imágenes y la lucha por sobrevivir de las tres protagonistas.
LO PEOR: Cuesta entrar y entender algunas decisiones de la trama.
(Crítica escrita por Christopher Laso)

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Christopher Laso en Habladecine

Pedro de Frutos en El Ónfalos


PODCAST:



DÍAS DE CINE:

NOTAS DEL DIRECTOR:
La acogida de niños/as de crianza en familias acomodadas es una costumbre que estuvo muy extendida en Anatolia, aunque cada vez más en desuso. Este fenómeno ofrece una oportunidad interesante para estudiar los comportamientos humanos y sociales, particularmente las diferencias y desigualdades de clase. La posición social de un/a besleme no se asemeja ni a un trabajador doméstico interno en el sentido europeo, ni a una adopción en su verdadero sentido, sino a algo entre ambos. A diferencia de un sirviente, un besleme en realidad se considera un miembro de la familia y se dirige a las personas para las que trabaja como madre y padre, pero cuya finalidad siempre es trabajar en el hogar y cuidar a los niños. 
Aunque la posición del besleme es mejor que la de un sirviente, conlleva implicaciones más confusas, conflictivas y dolorosas. Sin embargo, tradicionalmente convertirse en una besleme podía ser una oportunidad para una niña pobre, como una forma de escapar de las condiciones arcaicas en el pueblo y tal vez organizar un matrimonio ventajoso con alguien de la ciudad.
La psicología de los beslemes siempre me ha parecido interesante, ya que implica un fuerte conflicto y ambivalencia. La mayoría se sienten inadaptados en sus nuevas ubicaciones en la ciudad y nunca se sienten en casa; sin embargo, nunca desean volver a su antigua pobreza y, por lo tanto, viven atrapados en una especie de purgatorio.
 (Fuente del texto: Pressbook-Good Films)


TRAILER:


No hay comentarios:

Publicar un comentario