domingo, 13 de septiembre de 2020

EN BUSCA DE SUMMERLAND (2020)


LA MUJER ENIGMÁTICA 


PAÍS: Reino Unido (2020)
TÍTULO ORIGINAL: Summerland
DIRECCIÓN: Jessica Swale
AÑO Y LUGAR DE NACIMIENTO DE LA DIRECTORA: 1982, Berkshire (Reino Unido)
INTÉRPRETES: Gemma Arterton, Gugu Mbatha-Raw, Penelope Wilton, Tom Courtenay, Bernardo Santos, Dixie Egerickx, Sally Scott, Lucas Bond, Joshua Riley, Dominic McGreevy, David Ajao, Amanda Lawrence, Karl Farrer, Ty Hurley, Sian Phillips, Toby Osmond, Nina Beagley, Amanda Root, Jessica Gunning, David Horovitch
GUIONISTA: Jessica Swale
FOTOGRAFÍA: Laurie Rose
MÚSICA: Volker Bertelmann
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Shoebox Films, Iota Films
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Vértice 360º
DURACIÓN: 99 minutos
PREMIOS: 1 premio en el Festival de Noruega de 2020



SINOPSIS:
Durante la II Guerra Mundial, muchos niños son evacuados de las ciudades y enviados a casas en la periferia para que se hagan cargo de ellos. Cuando uno de estos niños llega a casa de Alice (Gemma Arterton) ésta decide en un principio deshacerse de él. Sin embargo, cuando el joven abre su corazón, permitiéndole desbloquear los secretos de su pasado, Alice comienza a darse cuenta de que a veces dejar volar la imaginación puede ser muy liberador.
 (Fuente de la sinopsis, el cartel y las imágenes: Vértice 360º)
 (Fuentes de la información de la película: Filmaffinity, Vértice 360º, IMDb, Wikipedia)


CRÍTICA:
El primer largometraje dirigido por Jessica Swale, el segundo si tenemos en cuenta a la Tv-Movie "Leading Lady Parts (2016)", es una más de las películas británicas que tan bien funcionan, que cuentan con un reparto de lujo y cuya ambientación de época es mucho más creíble que en producciones de otras nacionalidades. La película, que tuvo su presentación en nuestro país hace unos meses en el BCN Film Fest, 
cuenta unos años en la vida de Alice, una mujer a la que vemos en el prólogo inicial en 1975 cuando vive en Kent, y desde ese momento la historia se traslada muchos años atrás, cuando era más joven, y el Reino Unido estaba inmerso en la II Guerra Mundial. Alice hace de narradora de su vida, sin necesidad de una voz en off, en unos recuerdos de esa época tan dura, y que no se había recuperado de una ruptura sentimental que la provocó un gran trauma. 


La que en ese momento era una joven escritora vivía en una casa al borde de la playa de Birling Gap, a las afueras de una pequeña localidad de Seaford situada en ese bello enclave natural en el condado de Sussex Oriental. 
Ese lugar en el que se han rodado tantas películas es uno de los elementos centrales de esa historia, ya que la cineasta británica, y sobre todo la directora de fotografía Laurie Rose saben sacar el máximo partido de la playa, los acantilados y las verdes praderas, gracias en parte a una historia paralela que carece de importancia en el asunto central, pero que sirve para dar título al proyecto, y aprovechar esos momentos para mostrar los paisajes del mar y el cielo de esa región del sureste de Inglaterra.
La mujer protagonista que vive enemistada con casi todo el mundo por ser demasiado borde y sincera, hasta que la llegada de un niño, que no tiene madre y cuyo padre es un soldado británico que está luchando en la II Guerra Mundial, transformará su manera de ser y se dará cuenta que puede coger cariño a alguien (en ese caso a Frank, el niño al que acaba de acoger), y de esa manera ayudarla a superar ese trauma del pasado, que poco a poco se irá desvelando a modo de pinceladas en los recuerdos del pasado de Alice. 


Ese asunto, que al principio parece secundario, está bastante bien contado, sin necesidad de convertirse en el tema central, sino que va in crescendo en interés hasta el momento en el que llegue el giro final sorprendente.
La película funciona tan bien gracias, en parte importante, por el gran trabajo interpretativo de Gemma Arterton, que vuelve a estar magnífica en un personaje que le va como anillo al dedo, el de esa mujer arisca, pero que en el fondo tiene un gran corazón, estando creíble en las situaciones más dramáticas. Su protagonismo es absoluto en el proyecto relegando a unos papeles muy secundarios a Penelope Wilton, que tiene un cameo interpretando a la protagonista en el prólogo inicial y a Tom Courtenay como el director del colegio Saint Nicholas en el que comienza a estudiar Frank. Este último personaje no está bien desarrollado y es uno de los puntos más flojos de la película, y me hubiera gustado saber algo más de ese señor mayor que vive en esa localidad al sur de Inglaterra.


La que tiene un papel secundario destacado es la joven actriz de color Gugu Mbatha-Raw que interpreta a Vera, una mujer de la que mejor no contar nada, porque es el personaje más enigmático, y que la intérprete británica que se dio a conocer por su papel en "Belle (2013)". Lucas Bond y Dixie Egerickx cumplen en sus papeles de Frank y Edie. El primero en el del niño al que tiene que recoger la protagonista y segunda como la niña de la que se hace amigo Frank.
La música compuesta por Volker Bertelmann es bastante monótona y repetitiva, aunque hay que reconocer que es ideal para este tipo de propuesta de época. Hay un gran trabajo en la dirección artística por parte de Jono Moles, que recopila todos los elementos de esa época y ese lugar para hacer más realista cada una de las situaciones a las que se enfrenta la protagonista y el resto de habitantes de esa localidad.
Una película que es fácil de recomendar, sobre todo a los fans del cine británico, y a los más mayores que disfrutan con las películas con una buena ambientación de época, con momentos románticos y unas situaciones dramáticas muy emotivas.



LO MEJOR: La actuación de Gemma Arterton. La dirección artística.
LO PEOR: Algunos personajes secundarios no están bien desarrollados. 

PODCASTS:




DÍAS DE CINE:

TRAILER:


No hay comentarios:

Publicar un comentario