domingo, 3 de noviembre de 2019

SORRY WE MISSED YOU (2019)


LUCHA POR LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES


PAÍSES: Reino Unido-Francia-Alemania-Bélgica (2019)
DIRECCIÓN: Ken Loach
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 17 de Junio de 1936, Nuneaton ( Reino Unido )
INTÉRPRETES: Kris Hitchen, Debbie Honeywood, Rhys Stone, Katie Proctor
GUIONISTA: Paul Laverty
FOTOGRAFÍA: Robbie Ryan
MÚSICA: George Fenton
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Sixteen Films, BBC Films, BFI Film Fund, Les Films Du Fleuve, Why Not Productions, Wild Bunch
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Golem Distribución
DURACIÓN: 100 minutos
PREMIOS: 2 Premios, incluyendo uno en el Festival de San Sebastián de 2019



SINOPSIS:
Ricky, Abby y sus dos hijos viven en Newcastle. Forman una familia muy unida. Ricky ha pasado de un empleo a otro; Abby se dedica a cuidar a personas ancianas y disfruta con su trabajo. A pesar de trabajar cada vez más, son conscientes de que nunca obtendrán la ansiada seguridad económica o tendrán una casa en propiedad. Surge entonces una oportunidad para Ricky gracias a la revolución de las aplicaciones. La pareja decide apostar el todo por el todo. Abby vende su coche para que Ricky se compre una furgoneta y se convierta en repartidor por cuenta propia: por fin será su propio jefe. El mundo moderno se cuela en la cocina familiar, ofreciéndoles un futuro diferente.
 (Fuente de la sinopsis: Golem Distribución)
 (Fuente del cartel:Image.net-Golem Distribución)
 (Fuentes de las imágenes: Image.net-Golem Distribución, IMDb, Cinéfilos Frustrados, Festival de San Sebastián)
 (Fuentes de la información de la película: Filmaffinity, Golem Distribución, Festival de San Sebastián, IMDb)


CRÍTICA:
El director británico Ken Loach, a sus 83 años y con casi treinta películas en su filmografía, se mantiene fiel a los viejos combates de su juventud. Su cine, lejos de perder fuerza, ha ido renovando su vigor alentado por la situación de emergencia social que sobrevuela sobre gran parte de la ciudadanía británica. Lleva toda su vida hablando de las injusticias sociales, de gente anónima que se siente acorralada por un sistema, que les ahoga día a día. Su único objetivo es salir adelante y sobrevivir sin molestar a nadie y a cambio lo único que reciben son continuos golpes, cada vez más fuertes.


Es uno de los directores que más poso ha dejado en el espectador durante todos estos años, no todas sus películas son extraordinarias, pero casi todas tienen un mensaje muy determinado. Es de los pocos que ha conseguido ganar la Palma de Oro en Cannes en dos ocasiones. Ahora con su nueva película vuelve a aplicar la formula que tantos éxitos le ha dado, análisis social, denuncia, protagonistas populares y guion de Laverty. La cinta formó parte de la sección oficial des Festival de Cine de Cannes y también la hemos podido ver en la Sección Perlas del Festival de cine de San Sebastián donde obtuvo el premio del público a la mejor película europea.
Nos cuenta la historia de una familia de clase baja, que su único objetivo es salir adelante, el padre trabaja como repartidor en una gran empresa de paquetería, el mismo sabe que las condiciones que le ofrecen son crueles e inadmisibles, pero no tiene otra elección que aceptarlas. Mientras tanto su mujer trabaja cuidando a personas enfermas y ancianas. Sus hijos tampoco se lo pone nada fácil, el mayor está en una edad complicada y lo único que hace es meterse en problemas, haciendo grafitis por toda la ciudad.


La familia solo tiene un objetivo, poder comer todos los días y darle a sus hijos una vida mejor. Sueñan con poder tener su propia casa . Están rozando continuamente la pobreza y aunque trabajan a destajo, no ven ningún ápice de futuro. El guion vuelve a ser del acompañante habitual de Loach, Laverty consigue que el director nos muestre todo lo que ha escrito, en una serie de imágenes que desprenden veracidad y sentimiento. La película se ve con el corazón encogido y el espectador se involucra en el dolor y la sensación de continuo fracaso de los protagonistas. Cuando tengas un mal día y pienses que tu vida no tiene mucho sentido, ponte Sorry we Missed You para que veas que siempre hay personas que lo pasan peor que tú.


Finalmente no me queda otra que agradecer al propio Loach y a la Laverty que se atrevan a contarnos la realidad que vivimos hoy en día, tal y como es realmente, sin darle la vuelta, ni intentar manipular al espectador. Todo lo que nos muestran lo hacen con una mirada solidaria. Y siempre están dispuestos ha poner su cámara y mostrarnos una realidad dura, pero muy veraz. Película difícil de digerir, pero de visionado obligatorio.
Puntuación: 7/10


LO MEJOR: El guion y la intención del director para que deje poso en el espectador.
LO PEOR: Que desgraciadamente todo lo que cuenta es muy real.
(Crítica escrita por Christopher Laso)

DÍAS DE CINE:

ENTREVISTA AL DIRECTOR:
¿Cómo nació la idea de SORRY WE MISSED YOU?
Después de acabar Yo, Daniel Blake, pensamos que quizá había sido la última película. Pero cuando fuimos a los bancos de alimentos para documentarnos, descubrimos que muchos de los que iban a por comida tenían trabajo – a tiempo parcial y con contratos que no especificaban un horario mínimo. Es un nuevo tipo de explotación. La llamada “economía gig”, los autónomos o trabajadores para agencias, los marginados del mercado laboral siguieron ocupando un espacio importante en las conversaciones que manteníamos Paul [Laverty] y yo. Poco a poco surgió la idea de que quizá merecía la pena hacer otra película. No se trataba de hacer algo complementario a Yo, Daniel Blake, sino algo relacionado.

¿Pensó siempre que habría dos hilos conductores en la historia?
No. Creo que Paul no solo se fue dando cuenta del nivel de explotación al que está sometido el trabajador, sino de las consecuencias que esto tiene para su familia y cómo afecta a las relaciones personales. La clase trabajadora está atrapada por la necesidad.

¿Es un problema nuevo o algo que ya existía con un traje nuevo?
Es nuevo únicamente porque se usa tecnología moderna. El conductor usa la tecnología más avanzada que le indica qué camino seguir, permitiendo al cliente saber exactamente dónde está su pedido y a qué hora llegará. Hay aparatos que indican la hora casi exacta a la que llegará el paquete. El cliente está en su casa siguiendo el progreso de la camioneta por el barrio. Resultado: una persona en una camioneta se esfuerza en superar todos los impedimentos para llegar a la hora indicada por la máquina. La tecnología es nueva, la explotación es más vieja que el andar.

¿Cómo se documentaron para la película?
Paul se encargó de documentarse, aunque hablamos los dos con algunas personas. La mayoría de los conductores no estaban muy dispuestos a hablar por temor a perder su trabajo. Era muy difícil introducirse en los almacenes. Sin embargo, contamos con la ayuda de un hombre muy amable que dirigía un almacén no lejos de donde rodamos. Nos indicó con exactitud cómo debía ser el decorado del almacén. Todos los conductores en la película trabajan o trabajaban como mensajeros. Cuando rodamos las escenas, sabían de qué iba. Conocían el proceso, cómo funcionaba y la presión a la que están sometidos para entregar a la hora.

¿Qué le sorprendió más de este trabajo?
Probablemente las largas horas necesarias para conseguir sacar un sueldo semidecente, y la inseguridad del trabajo. Son autónomos; en teoría, es su empresa. Si pasa algo, toda la responsabilidad es suya. El vehículo puede averiarse, puede ocurrir cualquier cosa, y les sancionarán si no hacen la entrega a tiempo. Pueden perder mucho dinero muy deprisa. Es parecido a lo que le ocurre a Abby en su trabajo: estará fuera de casa unas doce horas yendo de una casa a otra, pero solo le abonarán seis o siete horas al precio mínimo.


Preséntenos a los personajes de SORRY WE MISSED YOU.
Abby es madre y su matrimonio funciona. Ricky y ella no solo se quieren, también son amigos, confían el uno en el otro y los dos se esfuerzan en ser buenos padres. El único problema es que no puede cuidar a sus hijos como quisiera. Trabaja mucho, la mayoría de veces acaba dando instrucciones por teléfono. Y, claro, no todo sale como debería porque los niños son niños y ella no regresa hasta bien entrada la noche. Cuenta con el transporte público, pero a partir de cierta hora los autobuses pasan con menos frecuencia. Acaba perdiendo mucho tiempo en la parada.

¿Quién la contrata, quién la presiona?
Trabaja para una agencia. El Ayuntamiento subcontrata a una agencia o a una empresa privada de asistencia médica que se encarga de proveer a los cuidadores. Consigue el contrato quien haya ofrecido el precio más bajo. El Consistorio hace la vista gorda, pero saben que si es barato es porque la empresa explota a los trabajadores. Los que trabajan para ese tipo de empresas tienen muchas más dificultades en organizarse y formar un sindicato comparado al personal que trabaja para un Ayuntamiento con un contrato digno.

¿Quién es Ricky?
Ricky es un currante, así es como se describe a sí mismo. Trabajaba en la construcción; probablemente era un experto fontanero o incluso un ebanista. No le iba nada mal. Habían ahorrado lo suficiente para la compra de una casa, pero coincidió con la quiebra de los bancos y de las grandes constructoras, impidiendo a personas como Ricky y Abby conseguir una hipoteca. A la vez, la construcción se fue a pique, le despidieron, y desde entonces no ha conseguido un trabajo fijo a pesar de ser un auténtico manitas. Cuando le conocemos, Ricky ha decidido ser mensajero porque le parece que podrá ganar mucho dinero. La familia vive en una casa alquilada, no han salido del agujero y hace varios años que les cuesta llegar a fin de mes. Está convencido de que es una gran oportunidad: tendrá que matarse a trabajar durante dos o tres años, pero ganará bastante para el primer pago de una casa y todo volverá a ser como antes. Lo tiene todo planeado. Es un tipo simpático de Manchester y seguidor del Manchester United. Está decidido a que este nuevo trabajo salga bien.
Las personas como Ricky saben que no tienen más remedio que explotarse a sí mismas, no hace falta un capataz para recordárselo. No les queda más remedio que dejarse la piel para ingresar algo decente. Es la situación ideal para el jefe.

¿Cómo funciona la familia de Abby y de Ricky?
Tienen dos hijos. Seb ha cumplido 16 años y ninguno de los dos, ni la madre ni el padre, están en casa para controlarle. El chico está perdiendo los papeles. Ignoran que posee mucho talento creativo y artístico, pero sí saben que se salta clases y que se mete en líos. Saltan chispas entre padre e hijo. Ricky es un padre a la vieja usanza: se limita a decirle a Seb cómo debe comportarse y espera que el chico lo haga, cosa que no ocurre. El enfrentamiento parece inevitable.
Luego está Liza Jane, la pequeña. Es muy inteligente y calma los ánimos en la familia. Tiene sentido del humor y es pelirroja como su padre. Solo quiere que todos sean felices. Intenta mantener a la familia unida cuando salen disparados cada uno por su lado.

¿Cómo fue rodar en Newcastle?
Rodamos de la forma habitual, cronológicamente. Los actores no sabían cómo acabaría la historia y cada episodio era algo nuevo para ellos. Ensayamos las escenas de la familia para que hubiera una relación entre ellos. Luego, el rodaje fue muy rápido, cinco semanas y media.
Uno de los mayores retos fue conseguir que el almacén de paquetería fuera realista. Para eso debíamos conocer el proceso con todo detalle, cada uno debía saber cuál era su cometido, y a partir de ahí lo rodamos casi como un documental. Decidimos quiénes eran los que recibían los paquetes y los clasificaban, quiénes eran los conductores con sus furgonetas, qué ocurría en cada momento, cómo funcionaba la cadena. Fergus y el equipo de diseño realizaron un trabajo brillante e hicieron posible que funcionara.
La coreografía de las escenas tampoco fue fácil porque se trataba de un almacén de grandes proporciones en un polígono industrial, pero los chicos fueron geniales. Se entregaron de lleno. Ojalá se note en los planos que saben de qué va, que se mueven con rapidez bajo la mirada vigilante del director del almacén, que no deja pasar ni una. Todo debía ser auténtico, nadie debía fingir.
Queríamos que el paisaje urbano de Newcastle estuviera presente en la película, pero sin ofrecer planos turísticos, sin mostrar la ciudad como tal. Creo que se capta la ciudad, se ven las viejas terrazas, los grandes edificios de pisos y el centro con su arquitectura clásica.

¿Qué preguntas cree que plantea SORRY WE MISSED YOU?
¿Es este un sistema sostenible? ¿Es sostenible que hagamos la compra gracias a un hombre que trabaja catorce horas diarias? ¿Es mejor eso que ir a la tienda y hablar con el tendero? ¿De verdad queremos un mundo en el que la gente trabaja con tanta presión, alejándose de sus amigos y sus familias, encasillando sus vidas cada vez más? No es un fallo de la economía de mercado; al contrario, es un desarrollo lógico del mercado consecuencia de una competencia cada vez más dura que quiere recortar gastos y subir beneficios. El mercado quiere ganar dinero y las dos cosas no son compatibles. Pagan el precio los trabajadores como Ricky, Abby y sus familias.
Pero nada de lo que digo tendrá importancia a menos que el público crea a las personas en la pantalla, las quiera, sonría con ellas y comparta sus problemas. Solo nos pueden conmover sus vidas si comunican autenticidad.
 (Fuente del texto de la entrevista: Pressbook-Image.net-Golem Distribución)



TRAILER:


(CRÍTICA DE CHRISTOPHER LASO)

No hay comentarios:

Publicar un comentario