viernes, 4 de noviembre de 2022

BARDO, FALSA CRÓNICA DE UNAS CUANTAS VERDADES (2022)


LA VISITA FUGAZ A LOS ORÍGENES


PAÍS: México (2022)
DIRECCIÓN: Alejandro González Iñárritu
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 15 de agosto de 1963, Ciudad de México (México)
INTÉRPRETES: Daniel Giménez Cacho, Griselda Siciliani, Ximena Lamadrid, Iker Sanchez, Andrés Almeida, Meteora Fontana
GUIONISTAS: Alejandro González Iñárritu, Nicolás Giacobone
FOTOGRAFÍA: Darius Khondji
MÚSICA: Bryce Dessner
GÉNERO: comedia
PRODUCCIÓN: Estudios Churubusco Azteca S.A.,
Redrum
DISTRIBUIDORAS EN ESPAÑA: Tripictures, Netflix
DURACIÓN: 174 minutos


SINOPSIS:
Tras ser declarado ganador de un prestigioso premio internacional, Silverio, un reconocido periodista y documentalista mexicano residente en Los Ángeles, se ve obligado a regresar al país donde nació. Sin embargo, ignora que tal viaje, supuestamente sencillo, lo llevará a un límite existencial. El absurdo de sus recuerdos y temores atraviesa su presente y llena su vida cotidiana de una sensación de confusión y asombro. Con gran emoción y frecuentes carcajadas, Silverio deberá lidiar con enigmas universales pero también íntimos sobre la identidad, el éxito, la mortalidad, la historia de México y los lazos familiares profundamente emotivos que lo unen a su esposa e hijos. En definitiva, tendrá que enfrentarse a lo que en verdad conlleva ser humano en la época presente, en unos tiempos tan peculiares.
(fuente de la sinopsis, del cartel y de las imágenes: Netflix)


CRÍTICA:
El cineasta mexicano Alejandro González-Iñárritu vuelve a dirigir una producción mexicana 21 años después, dejando una carrera de grandes éxitos en el cine estadounidense, con una película con algo de tono autobiográfico, de ese ciudadano mexicano que se trasladó a Los Ángeles, y que regresa a su país para recoger un premio. La película se presentó en la pasada edición del Festival de Venecia, y en nuestro país se estrenó en el Festival de San Sebastián, en la sección perlas del Zinemaldia 2022.
Nos encontramos ante la película menos dramática de la filmografía de Iñárritu, que cuenta de manera satírica, y para ello ha creado un personaje protagonista, el de Silverio, un reconocido periodista y documentalista mexicano, que tiene mucho en común con el propio director, en un tono autorreferencial a su propia persona, pero también podría servir para extrapolarlo a cualquiera otra que abandone su país para buscar un futuro mejor.


La película incide de manera indirecta mediante metáforas, y en otros momentos de manera directa, en la crítica al colonialismo, poniendo su foco en el de Estados Unidos en México, y lo hace de manera bastante repetitiva durante esa primera parte, llegando a cansar ese discurso, en algunos casos llevándolo a un extremo difícil de creer.
Una propuesta filmada en 65 mm, que comienza con un prólogo potente a nivel visual, con una larga escena que tendrá continuación en el epílogo, en donde se vuelve a poner de manifiesto el talento del director para presentar situaciones de manera original y diferente, y a partir de ese momento, y durante la primera hora, la película se va perdiendo en una serie de situaciones deslavazadas, con unas escenas cómicas a modo de vodevil con las que no conecté, intentando presentar al personaje de Silverio Gacho, interpretado por Daniel Giménez Cacho.


En la segunda parte me interesaron mucho más las peripecias del protagonista, al dejar un poco de lado su mundo laboral, y centrarse en sus relaciones familiares, y en esos traumas derivados de la vuelta a su país después de muchos años.
La película, que va de menos a más, tiene unas cuantas escenas brillantes en cuanto al guion, y me gustaría destacar la inicial en el hospital, la de una conversación con el hijo y otra con la hija, y la de la parte final en el aeropuerto de Los Ángeles. Por lo tanto, vive de situaciones aisladas, y de un portento visual habitual en el director mexicano, siendo la mejor en este aspecto de lo que pude ver en el pasado Zinemaldia, y que debería ser imprescindible ver en pantalla grande.
Junto al talento de Iñárritu a la hora de mostrar unas imágenes muy bien filmadas, es fundamental el trabajo de Darius Khondji, el excelente director de fotografía francés, cuyo resultado es que la película luzca tanto a nivel visual.

El otro aspecto destacado es el interpretativo, en donde destaca por encima del resto un Daniel Giménez Cacho, en un personaje como el de Silverio con tantas aristas, y que tiene unos cambios de actitud y carácter que el actor hispano mexicano saca adelante con nota. También está bien Griselda Siciliani, que interpreta a Lucía, la mujer del protagonista, en un papel secundario dramático, muy diferente al que interpreta en "Sentimental (2020)".
Una película compleja y no fácil de recomendar a los suscriptores de Netflix, pero que tendrá su público, y recomiendo si pueden verla en pantalla grande (llegará a los cines antes que a la plataforma de VOD).

LO MEJOR: El talento visual de las películas de Iñárritu. La fotografía.
LO PEOR: No conecté con muchas situaciones cómicas de la primera hora.

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Cristina Ejarque en Cinema Ad Hoc

PODCASTS:

TRÁILER:


No hay comentarios:

Publicar un comentario