martes, 23 de febrero de 2021

LA CHICA DEL BRAZALETE (2019)


¿CULPABLE O INOCENTE?


PAÍSES: Francia-Bélgica (2019)
TÍTULO ORIGINAL: La fille au bracelet
DIRECCIÓN: Stéphane Demoustier
AÑO Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 1977, Lila (Francia)
INTÉRPRETES: Melissa Guers, Roschdy Zem, Anaïs Demoustier, Annie Mercier, Chiara Mastroianni, Pascal Garbarini, Paul Aïssaoui-Cuvelier, Carlo Ferrante, Anne Paulicevich, Victoria Jadot
GUIONISTA: Stéphane Demoustier
FOTOGRAFÍA: Sylvain Verdet
MÚSICA: Carla Pallone
GÉNERO: drama
PRODUCCIÓN: Petit Film, France 3 Cinéma, Frakas Productions, Rei Cine, Canal+, France Télévisions, Centre National du Cinéma et de l'Image Animée, Le Pacte, Région des Pays-de-la-Loire, Ciné+, Cofinova 14, Tax Shelter du Gouvernement Fédéral Belge, Casa Kafka Pictures Movie Tax Shelter Empowered by Belfius, Centre du Cinéma et de l'Audiovisuel de la Fédération Wallonie-Bruxelles, Radio Télévision Belge Francophone, Proximus, Procirep, Angoa-Agicoa
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Surtsey Films
DURACIÓN: 95 minutos
PREMIOS: 1 premio en el Festival del cinema europeo del 2020


SINOPSIS:
Lise, de 16 años, está acusada de haber asesinado a su mejor amiga. Durante el juicio, sus padres la defienden de manera inquebrantable. Sin embargo, a medida que su vida secreta comienza a desvelarse, la verdad se convierte en algo indiscutible. ¿Quién es realmente Lise? ¿Conocemos bien a las personas que amamos?
 (fuente de la sinopsis y el cartel: Surtsey Films)
 (fuentes de las imágenes: Surtsey films, revista mutaciones, daily Motion, spotern)
 (fuentes de la información de la película: Filmaffinity, Surtsey Films, IMDb, wikipedia)


CRÍTICA:
El director Stéphane Demoustier nos presenta su tercer largometraje, un intrigante thriller judicial cuyo contenido viene de un suceso real sacado de la prensa. Las dos primeras películas del director siempre han estado ligadas al mundo de la familia. Con la "Chica del Brazalete" iremos viendo que aquí también es muy importante el núcleo familiar. La película tuvo su presentación internacional en el Festival de cine de Locarno. Ahora la podemos disfrutar en nuestro país como estreno comercial.
Desde la escena inicial, donde vemos a través de un estupendo plano secuencia como una familia está pasando un día estupendo de playa, el espectador se mete de lleno en la historia. Ese plano de felicidad dura muy poco, porque enseguida vemos que llega la policía y se lleva detenida a la joven, ante la incredulidad y asombro de los padres.



La historia es entre misteriosa y sencilla, la joven Lise (papel interpretado estupendamente por Mélissa Guers, literalmente se come la pantalla) es acusada del asesinato de su mejor amiga que sucedió dos años antes. Desde esa inquietante escena inicial, nos metemos directamente en el juicio. Todo lo que el espectador sabe del supuesto crimen es lo que vamos descubriendo durante el interrogatorio.
Sabemos que la joven pasó la noche es casa de su amiga, después de una fiesta. Todo está en su contra, encuentran ADN de la joven en el cuerpo de la víctima y las excusas que pone no son muy claras. Parece ser que tuvieron algún tipo de relación íntima según va contando Lise al juez. La forma de actuar de Lise deja a todo el mundo sorprendido, incluso hasta sus propios padres.



En realidad, el director utiliza el juicio como un instrumento para mostrarnos otro tipo de cosas más significativas e impactantes dentro de la película. Lo que realmente nos pretende contar es la diferencia entre generaciones y la forma de afrontar los problemas diarios, los padres en realidad no conocen nada de su hija, ni de cómo actúa en el día a día.
La película es directa, no concede ni un respiro, te mantiene en tensión durante todo su desarrollo y encima presenta a unos actores en estado de gracia. Destaca también aparte de la joven protagonista, la interpretación de Anaïs Demoustier, en el papel de fiscal, que, aunque es mujer va a degüello y no da ningún tipo de respiro a la joven Lise. Para mi gusto estamos ante una de las mejores películas francesas del año. Bastante recomendable.
Puntuación: 8/10


LO MEJOR:
El conjunto de la película.
LO PEOR: Que algún espectador espere otra cosa.
(Crítica escrita por Christopher Laso)

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Christopher Laso en Habladecine

Pedro de Frutos en Estrenos de Cine

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia

Ricardo Pablo López en Destino Arrakis

Alberto Tovar en Demasiado Cine

Clara Román en MacGuffin007

PODCASTS:


DÍAS DE CINE:

NOTAS DEL DIRECTOR:
El nacimiento de mis hijos cambió mi vida por completo. De inmediato, me sentí lleno de una inmensa alegría, un amor instantáneo. Entonces sentí el peso de la responsabilidad, mezclado con cierta ansiedad. Pero luego, y lo más significativo, me sentí desconcertado por su alteridad. Porque "la carne de mi carne" no es mía. No importa cuánto quiera que sea. No importa cuánto siento que lo es. Por supuesto, existe una diferencia entre lo que proyecto de mí mismo sobre mis hijos, la abrumadora cercanía que siento con ellos, y la realidad de su independencia.
A mí me parece que esta tensión entre parentesco e individualidad, entre herencia e independencia, comunión e incomunicación, está en el centro mismo de la relación padre-hijo.
La chica del brazalete exacerba esta tensión natural preguntando: ¿Hasta qué punto podemos conocer a nuestros propios hijos? ¿Cuánto los entendemos realmente? ¿Hay límites para el amor que podemos sentir? ¿Es incondicional el amor de los padres?
Decidí ubicar la historia de La chica del brazalete durante un juicio penal, dos años después de los hechos reales. Y elegí contar su historia desde el punto de vista de los observadores en la sala del tribunal, y no a través de los ojos del acusado. En esencia, quería que ésta fuera una película sobre un juicio visto por quienes estaban allí, mirando desde los bancos. Después de todo, la sala del tribunal es un lugar donde la verdad debe ser encontrada, descubierta y revelada. Y sin embargo, en el transcurso de su revelación, la verdad a menudo cambia. Y cambia de forma significativa.


En este juicio en particular, los bloques de construcción básicos de la verdad, los hechos (¿Lisa mató a Flora?) han desaparecido. Los padres no saben lo que pasó; y al apelar al tribunal para obtener respuestas, se les dejará creer en el único tipo de verdad que un tribunal puede proporcionar: un veredicto. Todos los procedimientos legales redefinen inevitablemente los hechos; buscan interpretarlos, enmarcarlos y secuenciarlos.
Un juicio penal revisita un momento del pasado -un momento fuera de cámara, invisible- e intenta recrearlo en un contexto formal y estrictamente regulado. La chica del brazalete juega con el suspense inherente a cualquier juicio.
Las expectativas del público se quedan colgando, suspendidas en el aire, como se deja colgando a los protagonistas mientras esperan su destino. Y cuando llega el veredicto final, viene teñido de dudas. Como suele ocurrir en los juicios penales sin pruebas incontrovertibles, siempre hay una sombra de duda. La familia y los amigos de Lise sienten esa sombra. Y también la audiencia. Paradójicamente, la familia de Lise aprende algo vital del juicio: no conocen a su hija y nunca la conocerán por completo. Al admitir las limitaciones de su propia capacidad de comprensión, cambian su relación con Lise y entre ellos.Un cambio sutil puede desencadenar otro. Ésta es una verdad que nos cuenta la historia. La primacía de la familia, las cuestiones del parentesco y la herencia, y la naturaleza irrevocable de la violencia fueron los temas principales de mi primera película, 40-love, y he elegido explorarlos de forma más intensa, más radical, en La chica del brazalete, en términos de punto de vista, construcción y estilo. Una de las elecciones radicales que hicimos para esta película fue centrar gran parte de nuestra atención en Lise, un personaje que dice poco y parece casi inscribible.
Sabíamos que teníamos que encontrar una actriz joven con un carisma excepcional y una profundidad de carácter que pudiera manejar el papel. Estaba seguro de que teníamos que intentar hacer un casting callejero, y tenía razón. Melissa Guers nunca antes había actuado en una película, pero tiene ese poder magnético, la intensidad y la fuerza de personalidad que estaba buscando.
Su Lise es más misteriosa que opaca. Melissa ha logrado convertir a Lise en una chica corriente y en una joven extraordinaria.
(fuente del texto: Notas de prensa-Surtsey Films)



TRÁILER:


No hay comentarios:

Publicar un comentario