miércoles, 8 de marzo de 2017

LAND OF MINE ( BAJO LA ARENA ) ( 2015 )


VENCEDORES O VENCIDOS


PAÍSES: Dinamarca-Alemania ( 2015 )
TÍTULO ORIGINAL: Under sandet 
DIRECCIÓN: Martin Zandvliet
LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 7 de Enero de 1971, Fredericia ( Dinamarca )
INTÉRPRETES: Roland Møller,  Louis Hofmann,  Mikkel Boe Følsgaard,  Laura Bro,  Joel BasmanOskar Bökelmann,  Emil Buschow,  Oskar Buschow,  Leon Seidel,  Karl Alexander Seidel,  Maximilian Beck,  August Carter
GUIONISTA: Martin Zandvliet
FOTOGRAFÍA: Camilla Hjelm
MÚSICA: Sune Martin
GÉNERO: Bélica
PRODUCCIÓN: Amusement Park Films, Nordisk Film
DISTRIBUIDORAS EN ESPAÑA: A Contracorriente Films, Sharlock Films
DURACIÓN: 100 minutos
PREMIOS: 26 premios y 18 nominaciones, incluyendo tres premios del cine europeo en 2016 y una nominación a los premios Óscar 2017
( Fuente: IMDb )



SINOPSIS:
Al acabar la 2ª Guerra Mundial, un pelotón de jóvenes soldados alemanes se encuentra prisionero bajo la vigilancia del sargento danés Rasmussen. Antes de ser liberado, el grupo deberá desactivar miles de minas nazis para limpiar las playas danesas. Una tarea que se convertirá en una tensa ruleta rusa.
( Fuente sinopsis y cartel: Sherlock Films )
( Fuente imágenes: Images.net-Sherlock Films )
( Fuentes información de la película: Filmaffinity, IMDb, Wikipedia )



CRÍTICA:
Nos llega esta cinta que fue una de las sorpresas más agradables del Festival Internacional de Gijón 2015, en donde obtuvo el premio del público.
Cinta masgistralmente dirigida por Martin Zandvliet, en la que a final de la Segunda Guerra Mundial, unos jóvenes alemanes son obligados a limpiar las playas danesas de minas, que fueron puestas durante la guerra por sus padres, es decir por el ejército Nazi. El director consigue retratar la tragedia de los prisioneros de una manera maravillosa, con una fotografía no vista desde hace mucho tiempo.
Otra vez vuelve a demostraste que la vergüenza de la guerra no solo recae en los vencidos, sino también en los vencedores.
Es un largometraje emotivo, potente, desgarrador. Las actuaciones del grupo de jóvenes actores es digna de admirar. Otra de las grandes interpretaciones es la del Sargento, cuya tarea es que los jóvenes cumplan con su trabajo.
Muy recomendable.
Puntuación: 8.5/10


LO MEJOR: Los jóvenes protagonistas.
LO PEOR: Nada.
 ( Crítica escrita por Christopher Laso )

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

José Antonio Alarcón en Séptimo Escenario

Ricard Martí en Habladecine

Rafael Nieto en Cinema Nostrum

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Roberto Resino en Argoderse

Jorge Aceña en Esencia Cine



DECLARACIONES DEL DIRECTOR:
Mi intención era relatar una historia basada en un tema histórico que resulta más bien vergonzoso para Dinamarca. Hasta ahora, la mayoría de los historiadores han evitado la cuestión, quizá comprensiblemente.
No culpo ni señalo a nadie; simplemente se hacía interesante realizar una película que no siempre mirara a los alemanes como si fueran monstruos. Es la historia de un camión militar cargado de jóvenes alemanes que se sacrificaron en el contexto de las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, finalmente, es tan sólo una película sobre humanos. Te lleva de viaje desde el odio al perdón. Quería crear una historia relevante y dejar que el público experimentase el poder del miedo, la esperanza, los sueños, la amistad y la lucha por la supervivencia a través de este puñado de personajes.
La oferta de los británicos para que los prisioneros alemanes eliminaran las minas dejó al gobierno danés en un dilema político. Declinar la oferta habría sido una decisión del todo impopular tanto a los ojos de la ciudadanía danesa como a los de las naciones aliadas circundantes. Dinamarca como nación todavía tenía en cierto modo mala reputación tras la contienda. Y los británicos eran los héroes inmaculados, los liberadores de Dinamarca. Sin embargo, consentir en obligar a los prisioneros alemanes a eliminar minas la costa del país podría considerarse un crimen de guerra cometido por Dinamarca.
Quería que este drama realista se enmarcara en un universo turbado por esos rudos búnkeres de hormigón y las detonaciones diarias de las minas. El verano, la arena, las dunas, el tiempo tibio, y el agua eran un recuerdo constante de la vida idílica que una vez hubo, y de la vida que una vez más surgía de las cenizas. Esos elementos, junto con los millares de minas, las explosiones, la muerte y la tristeza, nos tienen atrapados en las consecuencias de la guerra. 


Mi esposa, la directora de fotografía Camilla Hjelm Knudsen, que rodó la película, y yo nos dejamos influir considerablemente por el aspecto de las películas de los años sesenta. Se trataba de crear la mezcla idónea de poesía y oscuridad. El marco debía ser tan bello como fuera posible para hacer frente al horror que al tiempo vemos desplegarse en la pantalla.
La mayoría de la película tiene lugar a la luz del día en contraste con la oscuridad que se muestra a través de nuestros personajes. Me inspiro en gente como David y Albert Maysles. El modo en que los hermanos Maysles ruedan sus temas resulta tan vulnerable y sensual que se hace inevitable sentir la presencia de sus personajes. Que ocurra eso es bello y raro. El análisis intelectual nunca se nota. Eso sólo tiene lugar cuando estás del todo compenetrado con los seres humanos que estás viendo y con la sensación de la escena. 
La idea estaba en crear una sensación de vida. No se trataba de que quisiera que la cámara llamara la atención sobre sí misma, quería que el público pudiera seguir a los actores constantemente. Los personajes siempre me han interesado más que el argumento. 
Fuimos lo suficientemente afortunados como para disponer de unos directores de reparto maravillosos que nos ayudaron a evitar el ‘look del actor'. Hicimos el reparto de todos los chicos para todos los papeles. Nadie sabía qué papel tenía ni para qué se le había seleccionado. Elegí los que me parecieron más naturales para los papeles. Estos chicos eran actores noveles, amateurs si se quiere. Lo mejor de esto es que los puedes modelar y moldear para lo que necesitas, crear sus interpretaciones acorde con lo que buscas. Ése fue incluso el caso para el papel protagonista masculino, pues era el primer papel como tal de Roland en un largo. 


Hay el acuerdo tácito entre los realizadores de que la gente debe ser bella, en el sentido de una belleza sin defectos. Pero siempre he creído que cada ser humano es extraordinariamente interesante una vez que puedes conocer su historia. Está bien conocer el desasosiego de alguien, ver sus cicatrices y sentir sus demonios. No buscaba simplemente desplegar un montón de fealdad, pero pienso que la fealdad nos habla más acerca de quiénes somos como humanos que cualquier otra cosa.
Es una película muy humana que no sólo explora la belleza de la oscuridad sino que también trata de desvelar quiénes eran esos jóvenes alemanes. Compartimos sus esperanzas y rogamos por que continúen vivos a través de la pesadilla. Debemos creer que una vez más pueden ser seres humanos aunque desaprobemos el régimen violento del que ellos eran parte. En cierto sentido, formulamos la pregunta “¿Llega a ser posible mostrar simpatía por individuos que representan el horror del régimen nazi?”
Se dice que un gran drama depende mucho de la magnitud del tipo malo. En lo que a mí respecta, por tanto, el auténtico responsable de la película y del odio es el hombre que les llevó a sus muertes. Junto a los chicos, por tanto, seguimos a su guardián, el sargento Carl. Para Carl, los monstruos se transforman en seres humanos.
Para mí, Land of Mine. Bajo la Arena narra una historia importante, humana, una mayoritariamente desconocida para la mayoría de daneses. Ha sido ocultada, convenientemente olvidada, reprimida. Es una película sobre venganza y perdón, acerca de un grupo de muchachos obligados a pagar en nombre de toda una nación.

 ( Fuente: Images.net-Sherlock Films )

TRAILER:


( CRÍTICA DE CHRISTOPHER LASO )

1 comentario: