viernes, 28 de junio de 2019

LOS DÍAS QUE VENDRÁN ( 2019 )


EL DÍA A DÍA DE UN EMBARAZO


PAÍS: España ( 2019 )
TÍTULO ORIGINAL: Els dies que vindran
DIRECCIÓN: Carlos Marques-Marcet
AÑO Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 1983, Barcelona ( España )
INTÉRPRETES: David Verdaguer, Maria Rodríguez Soto, Albert Prat, Sergi Torrecilla, Lupe Verdaguer Rodríguez, Xavier Gómez, Xavier de Gispert, Emilio Zegrí, Xavier Muñoz
GUIONISTAS: Coral Cruz, Clara Roquet, Carlos Marques-Marcet
FOTOGRAFÍA: Alex García
MÚSICA: Maria Arnal
GÉNERO: Drama
PRODUCCIÓN: Lastor Media, Avalon P.C, ICAA, Movistar+, TVC
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Avalon Distribución
DURACIÓN: 94 minutos
PREMIOS: 5 premios en el festival de Málaga de 2019, incluyendo el de mejor película



SINOPSIS:
Vir ( 30 ) y Lluís ( 32 ) hace solo un año que salen juntos, cuando descubren que están “embarazados”. Durante 9 meses, seguiremos la aventura de esta joven pareja barcelonesa, el giro enorme que dará su vida, sus miedos, alegrías, sus expectativas y las realidades que, durante su embarazo, crecen ante ellos.
( Fuente sinopsis y cartel: Avalon Distribución )
( Fuentes imágenes: Avalon Distribución, Sensacine, IMDb, Cinemagavia )



CRÍTICA:
Carlos Marques-Marcet es uno de los cineastas más apreciados dentro de los aficionados al cine de autor español, y con únicamente tres largometrajes a sus espaldas ya ha triunfado en los Goya ( ganó en el 2015 el premio al mejor director novel por su ópera prima " 10.000 Km ( 2014 ) " ), y por supuesto en su tierra, en los Gaudí, y sobre todo en el festival de Málaga, en donde ya logró ser el triunfador con su primer largometraje y este año con su tercera película, que ganó 5 premios ( película, dirección, actriz, jurado joven y jurado Signis ), y que vuelve a contar con la presencia de David Verdaguer. Antes de su estreno comercial en los cines españoles se presentó en el festival de cine de autor de Barcelona, el D´A, en el que es un lugar ideal para esta propuesta, que destaca por su realismo y sencillez, pero que puede aburrir a los que quieran una película con muchos giros.
No incurro en Spoiler si digo que el argumento central de la película es el embarazo, ya que ese tema se conoce en el prólogo, en donde una pareja formada por Vir y Lluís, y que viven juntos, se enteran que ella está embarazada cuando se hace la prueba después de tener una sospecha de que podría estarlo. A partir de ese momento, y después de una presentación de cada uno de los dos personajes en su vida personal y profesional, y en el momento en que cuentan la noticia a sus amistades y familiares, se plantean si pueden tener al bebé o tendrán que abortar. 


Una vez que toman la decisión la película es una visión bastante real de las inquietudes, alegrías y problemas derivados de ese momento tan importante y que, como es habitual en el cine del director, aborda la historia de manera sencilla, con una manera de rodar cercana a los personajes y con un ritmo bastante pausado, pero si entras en la historia como me sucedió a mí, ya que está llena de detalles, sobre todo en las conversaciones de esa pareja que vive en Barcelona, en los cambios de humor de ambos, y en un mostrarnos el día a día de esos dos personajes. Soy defensor de los trabajos anteriores de Marques-Marcet, aunque no están al nivel de otras películas catalanas recientes y que también triunfaron en Málaga, como " Verano 1983 ( 2017 ) " y " Las distancias ( 2018 ) ", y considero que esta nueva película es la más redonda de las res, entre otras cosas porque no hay elementos distorsionadores que nos alejen del asunto central, por las grandes interpretaciones de la pareja protagonista ( David Verdaguer mejora con cada interpretación, y en este caso tiene incluso un cambio de registro bastante creíble, y la sorpresa de Maria Rodrígez Soto que está magnífica en su primer papel cinematográfico protagonista ), y por las canciones que suenan en varios momentos, destacando la de los títulos de crédito finales ( El tema " Tú que vienes a rondarme " del álbum " 45 Cerebros y 1 Corazón " de Maria Arnal i Marcel Bagés ). Los dos intérpretes protagonistas son pareja en la vida real, y se recrea el paso a paso del embarazo de la propia Maria Rodríguez Soto.


Después de un tercio inicial bastante interesante con la presentación de los personajes y el tema central, la historia se centra en ellos dos, y esos momentos de ambos en solitario están llenos de detalles, pero cuando entran en escena los personajes secundarios el interés baja, y tampoco están bien definidas esas microhistorias que rodean a la pareja central. Pese a todo ello mantuve el interés hasta ese gran final, y salvo algún pequeño parón me parece un trabajo notable, que de manera sencilla y empleando únicamente una pareja de protagonistas que están bastante bien y sobre todo un guion muy bien trabajado, con unos diálogos sencillos y al mismo tiempo profundas y llena de detalles y frases muy sinceras. Maria Rodríguez Soto realiza la mejor actuación femenina protagonista de lo que llevamos de año en el cine español, y merecería ser tenida en cuenta para la próxima temporada de premios nacional, aunque es muy pronto para compararlas con otras intérpretes de películas todavía no estrenadas. Pero es probable que la propuesta sea ignorada por los votantes de los Goya, como sucedió con su anterior trabajo " Tierra firme ( 2018 ) ".
Una película recomendable a los que disfrutaron con los anteriores trabajos del director, y sobre todo a los fans del cine catalán independiente.


LO MEJOR: La actuación de Maria Rodríguez Soto. El guion.
LO PEOR: Los personajes secundarios no están bien desarrollados.

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Alberto Garrido en Habladecine

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia

Manuel Barrero en Tierra Filme

Yolanda Aguas en Cinet Farö

Francisco Javier Fernández en MacGuffin007



PODCASTS:








DÍAS DE CINE:

NOTAS DEL DIRECTOR:
“Andábamos inmersos en el rodaje de Tierra firme , una película sobre el conflicto alrededor de la decisión de tener o no tener hijos, cuando David Verdaguer, uno de sus protagonistas, se enteró de que su pareja, Maria Rodríguez Soto, buena amiga y gran actriz, estaba embarazada. Así que nuestros amigos se habían quedado “embarazados”, como nos gusta decir hoy. Parecía -de nuevo- la vida copiando al cine, esa maravillosa sensación. Enseguida sentimos un deseo muy urgente de hacer otra película en la que ese cine y esa vida no se copiasen el uno al otro, sino que fuesen de la mano, acompañándose. Nos pareció el cierre natural a una trilogía accidental en la que, desde 2014, hemos intentado reflexionar sobre la dificultad de construir una vida en común en el marco de una sociedad obsesionada con la búsqueda de la felicidad personal. 
Pero esta vez no se trataba de hacer una película a partir del recuerdo de una experiencia pasada (como hicimos en 10.000KM ) ni de una anticipación sobre el futuro (como estábamos haciendo en Tierra firme ), sino a partir de la documentación de un presente inmediato. Y esta vez existían imperativos temporales: si todo iba bien el bebé nacería en nueve meses, así que no tuvimos otro remedio que ponernos manos a la obra inmediatamente.
Ya de vuelta en Barcelona y de la mano de Maria y David, creamos los dos personajes ficticios que protagonizarían la historia: Virginia y Lluís serían el vehículo de exploración de las diferentes etapas que los actores estaban viviendo durante su embarazo. En esos personajes volcamos algunas similitudes con ellos mismos, pero también muchas distancias que les permitiesen hablar sin ningún tipo de pudor sobre sus conflictos interiores más profundos. 
Así no tendrían la sensación de estar participando en un reality-show sobre su vida, sino en un acto de creación del que ellos también serían partícipes. Semana a semana trabajábamos a partir de improvisaciones en las que poníamos en juego los momentos y conflictos que los actores estaban viviendo, siempre a partir de la misma pregunta: ¿Cómo habrían reaccionado a esto o aquello Virgina y Lluís? De esas improvisaciones nacían los guiones de escenas que reuníamos, acotábamos y depurábamos junto a Clara Roquet y Coral Cruz, y que rodábamos durante los fines de semana. Aquello no era una película improvisada, sino más bien una obra que construíamos a medida que avanzaba el proceso, y de la que hemos ido aprendiendo mientras la hacíamos, sin saber bien cuales iban a ser los siguientes pasos. 


Se trataba de crear un juego de espejos donde volcar los conflictos reales e imaginados que nos permitieran explorar a la máxima profundidad posible qué significa para una pareja traer una nueva vida al mundo: ¿De qué manera la inminente llegada de un bebé los transformará? ¿Cómo vive el proceso cada una de las partes? ¿Hasta qué punto es determinante el hecho físico de llevar un feto dentro? Y sobretodo ¿De qué manera los roles de género heredados, a los que nos creímos ya inmunes, reaparecen con toda su brutalidad durante este proceso? En este sentido fue determinante un descubrimiento hecho a mitad de camino: existía una grabación del embarazo y del parto de los padres de Maria, una VHS olvidada por casi todos (no por ellos), que Laura y Gigi decidieron compartir con nosotros en un gesto de maravillosa generosidad. 
Así que decidimos utilizarlo en la película para articular ese espejo de generaciones que se produce cada vez que una nueva hornada está a punto de aparecer. Y ahí, finalmente, cogió fuerza la idea de hacer una home movie, una película literalmente “casera” que no rehuyera lo que por poco glamuroso acostumbra a queda fuera de la puesta en escena de este tipo de películas. Hemos querido hacer una película en casa y rodeados de amigos (y no solo en el equipo técnico: los abogados haciendo de abogados, los periodistas de periodistas y los tenderos de tenderos) con el objetivo de capturar esa cosa tan difícil de filmar que es la intimidad. 
Una ficción con una trama y unos personajes -inventados- alimentados por la pulsión de documentar esas miradas y ese cuerpo en constante cambio, para acercarnos a una de las experiencias más universales y transformadoras de la naturaleza: el proceso por el que la vida se empeña a reproducirse. A los humanos, siempre tratando de darle un significado a todo, este proceso nos produce la paradójica sensación de ser “bigger than life”, cosa que en este sentido comparte el propio cine. En nuestro caso, más que buscarle significados, hemos intentado encontrar esa la pulsión de la intimidad que nos ayuda a acercarnos al tamaño exacto de la vida tal y como la vemos, la escuchamos y la sentimos. Sea lo que sea eso que llamamos vida.”
 ( Fuente del texto: Pressbook-Avalon Distribución )


TRAILER:



No hay comentarios:

Publicar un comentario