martes, 20 de junio de 2017

SELFIE ( 2017 )


DE LA MORALEJA A LAVAPIÉS


PAÍS: España ( 2017 )
DIRECCIÓN: Víctor García León
LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 1976, Madrid ( España )
INTÉRPRETES: Santiago Alverú, Macarena Sanz, Javier Caramiñana, Alicia Rubio, Pepe Ocio, Clara Alvarado, Esther Regina
GUIONISTA: Víctor García León
FOTOGRAFÍA: Eva Díaz

MÚSICA: Christian Tosat
GÉNERO: Comedia
PRODUCCIÓN: Gonita, II Acto, Apache Films
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: Vértigo Films
DURACIÓN: 85 minutos
PREMIOS: 2 premios en el festival de Málaga de 2017 y otros 4 en el festival de Alicante de 2017



SINOPSIS:
A un ministro del gobierno le acaba de detener la policía, imputado por corrupción, malversación de fondos públicos, blanqueo de capitales y otros dieciocho delitos económicos. Esta es la historia de su hijo Bosco.
Sus andanzas desde que es expulsado de su lujoso chalet en la Moraleja hasta que entra a “ okupar ” una casa en Lavapiés; sus angustias sentimentales desde que le deja su novia de dentadura perfecta y labio indolente hasta que le acepta una trabajadora social ciega, educadora en un colegio de discapacitados; sus miserias desde que le expulsan de su exclusivo máster de dirección de empresas hasta que pasea asustado por las calles de su nuevo barrio.
Si esta fuera una comedia romántica Bosco aprendería una lección, la vida le enseñaría algo… y al final, vería un rayo de luz y una esperanza de cambio. Encontraría a la mujer de su vida, mostraría empatía con los más desfavorecidos o estimularía su amor por los animales.
Lamentablemente, ésta no es una comedia romántica. 
( Fuente sinopsis, cartel e imágenes: Vértigo Films )
( Fuentes información: Filmaffinity, IMDb )



CRÍTICA: 
El tercer largometraje de Víctor García León, después de dos cintas multipremiadas: " Más pena de gloria ( 2001 ) " y " Vete de mí ( 2006 ) " y varios cortos y trabajos para televisión, dirige esta película con guión propio partiendo de una idea bastante original e interesante, pero que va perdiendo fuerza según avanzan los minutos hasta llegar a un final decepcionante. La película inició su carrera en el pasado festival de cine de Málaga, en donde fue premiada con el premio de la crítica y la mención especial del jurado y hace un mes se presentó en la sección oficial del festival internacional de cine de Alicante en donde fue la gran triunfadora al obtener 4 de los premios entregados a los largometrajes, los de mejor película, dirección, guión y premio de la crítica.
La idea surgió en un bar cuando Víctor García León le convenció al productor para financiar su tercer largometraje, y el director se puso a escribir el guión de la película que pretende hacer un retrato de lo que se mueve alrededor de los políticos actuales y sus familias, intentando entretener y al mismo tiempo hacer una crítica social.
El arranque es muy bueno ya que con dos o tres pinceladas nos presentan a Bosco, el hijo de un político que vive en La Moraleja, una de las zonas más ricas de Madrid, cuya vida de opulencia se ve alterada cuando su padre, un ministro del gobierno español es encarcelado por supuesta corrupción. 


La cinta no aborda ese caso de corrupción política ni pone su punto de mira sobre el político de turno, que en las primeras escenas no dicen que sea de un partido en concreto para posteriormente nombrar que es del P.P, sino en las personas que rodean al gobernante de turno y que ven como pierde el acceso a esa vida lujosa y que conseguía todo si ningún esfuerzo. A partir de aquí el protagonista tendrá que salir a la calle para buscarse la vida como tienen que hacer la mayoría de ciudadanos españoles y así conseguir sobrevivir sin ingresos y teniendo que tirar de ingenio, cosa que no le hacía falta hasta ese momento por tener la vida solucionada sin necesidad de esforzarse. Su novia y la familia de ella ya no quieren saber nada de él, y decide contactar con una chica que se estaba manifestando en contra de su padre en la entrada de la casa familiar, lo que sucede en una de las primeras escenas que es un ejemplo de lo ingenioso que es el guión en ese tercio inicial, y como ejemplo este detalle en donde el protagonista decide unirse a esos ciudadanos anónimos que protestan a la puerta de la casa y que no saben que están ante el hijo del político, cuya intención inicial era la de entrar en la vivienda hasta que se encuentra con ese grupo de manifestantes.


El reparto lo conforman unos intérpretes desconocidos encabezados por Santiago Alverú, en el papel de Bosco, cuyo personaje se ha hecho famoso en Twitter desde hace unos meses lo que puede facilitar que la película sea más fácil de vender a un público medio o incluso al gran público que querrá saber algo más de este personaje de gran impacto en las redes sociales, aunque la película puede tener un problema a la hora de atraer espectadores a las salas y es que no está producida por una televisión privada, con lo que no tendrán ese marketing adicional de la cadena televisiva de turno. El intérprete cumple en el papel de chico pijo que tiene que buscarse la vida ante un imprevisto.
Macarena Sanz es Macarena, el personaje con el que se identificarán muchos espectadores, ya que representa a una joven que vive en Lavapies y que se manifiesta contra la corrupción de ese partido político. Una mujer que forma parte de la militancia de Podemos, que acude a mítines y que realiza actividades en defensa de sus ideales. La joven actriz está correcta y también me parece un acierto su elección como Macarena. 


El tercer personaje por orden de importancia es el de Ramón interpretado por Javier Caramiñana, el amigo de la chica con la que colabora en las labores informativas y reivindicativas de la ideología de Podemos, y que tiene ciertos escarceos amorosos que se ven interrumpidos con la llegada de Bosco, lo que provocará un rechazo y desconfianza por parte del joven que no se fía del protagonista, lo que se acentúa cuando se interpone entre Macarena y él. 
En la parte final la película se centra más en las relaciones personales entre esos tres personajes, dejando de lado la idea inicial de poner a una persona rica y pija en la calle teniéndose que buscar la vida. Eso se estanca y se pierde la originalidad y por lo tanto el humor de la primera mitad. 
La película es correcta a nivel técnico y artístico, y tampoco pretende nada más que contar una historia basándose en el guión y los personajes.
Una película que puede gustar a casi todo el mundo, salvo a los aficionados al cine de acción o a películas con grandes escenas de acción, pero pueden salir satisfechos las personas que comparten las ideas políticas de Macarena y Ramón y que se pueden sentir identificados en muchos momentos de la película. También al público medio que disfruta con todo tipo de historias.


LO MEJOR: La idea inicial y la frescura del tercio inicial.
LO PEOR: El desenlace.

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

José Antonio Alarcón en Séptimo Escenario

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Miguel Martín en Nos hacemos un cine en Orión




NOTAS DEL DIRECTOR:
¿ Cómo se retrata España ? ¿ Quién ha capturado mejor nuestra esencia, nuestras costumbres, nuestros momentos históricos ? Berlanga, Buñuel, Almodóvar... Y más allá, Valle-Inclán, Gutiérrez Solana, Goya, Cervantes... Todos, cada uno en lo suyo, han enseñado una España grotesca, absurda, imposible... y sin embargo, la más exacta.
Lo que yo pretendo con esta película es precisamente eso: retratar este momento de nuestra historia, de nuestra vida, de nuestras calles. El momento político y la crisis económica, las turbulencias sociales y sentimentales... pero algo tiene la realidad española que se escapa al retrato convencional, al análisis clásico. Vivimos en la exageración.
Nunca me ha interesado la parodia... seguramente porque no es posible parodiar una realidad tan mema, tan inconcebible. La ironía se queda corta, la farsa resulta flácida por innecesaria, el sarcasmo lo tiñe todo de un pesimismo que tampoco nos representa... al final nos queda el esperpento. Después de todo las máscaras esconden más verdad que los retratos; el humor descabellado es más preciso que un ensayo académico.
Por aquí nace la idea de esta película. O más bien: por aquí nace nuestro personaje; porque nuestra película es Bosco. Un chico de clase alta, producto de un entorno protector y confortable, que se ve expuesto a la intemperie económica. Un pijo descabellado, un cliché, un esperpento con el flequillo lacio y un jersey sobre los hombros. Un personaje absurdo.
Pero, de alguna manera, todos somos Bosco. Todos somos niños grandes a los que la crisis nos ha tirado de culo contra el suelo... Nos levantamos metiendo tripa y sonriendo, intentando aparentar cierta dignidad, queriendo tomarnos en serio a nosotros mismos... pero lo que tenemos en frente, lo que mejor nos retrata, es un espejo de feria.   ( Fuente texto: Vértigo Films )


TRAILER:




No hay comentarios:

Publicar un comentario