viernes, 31 de mayo de 2019

DILILI EN PARÍS ( 2018 )


UNA AFRICANA EN LA FRANCIA DE FINALES DEL SIGLO XIX


PAÍSES: Francia-Bélgica-Alemania ( 2018 )
TÍTULO ORIGINAL: Dilili à Paris
DIRECCIÓN: Michel Ocelot
FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO DEL DIRECTOR: 27 de Octubre de 1943, Villefranche-sur-Mer ( Francia )
INTÉRPRETES: Prunelle Charles-Ambron, Enzo Ratsito, Natalie Dessay, Bruno Paviot, Jérémy Lopez, Harrison Arevalo, Nicolas Planchais, Thissa d'Avila Bensalah, Michel Elias, Pascal Pestel
GUIONISTA: Michel Ocelot
MÚSICA: Gabriel Yared
GÉNERO: Animación
PRODUCCIÓN: Nord-Ouest Films, Studio O, Arte France Cinéma, Mars Films, Wild Bunch, Artémis Productions, Senator Film Produktion, Mac Guff Ligne, OCS, WDR / Arte, Eurimages, Centre National de la Cinématographie, Cofinova 13, Radio Télévision Belge Francophone, VOO, BE TV, Le Tax Shelter du Gouvernement Fédéral de Belgique, Centre du Cinéma et de l'Audiovisuel et des Télédistributeurs Wallons, Région Ile-de-France, Région Occitanie/Pyrénées-Méditerranée, Les Fées Spéciales
DISTRIBUIDORA EN ESPAÑA: La Aventura Audiovisual
DURACIÓN: 95 minutos
PREMIOS: 1 Premio César 2019



SINOPSIS:
En el París de la Belle Époque, Dilili, una chica de Nueva Caledonia, investiga una serie de misteriosas desapariciones en compañía de su amigo Orel. En el curso de su investigación se encontrará con múltiples personajes extraordinarios que le irán dando pistas y la ayudarán en su búsqueda.
Después de Kirikou y Azur y Asmar, el maestro de la animación Michel Ocelot regresa con una nueva y encantadora historia sobre esta heroína joven y valiente, misterios y descubrimientos, secuestros y pruebas, lugares extraordinarios y encuentros mágicos, en los que el bien desafiará a las fuerzas de la oscuridad.

 ( Fuente sinopsis, cartel e imágenes: La Aventura Audiovisual )
 ( Fuentes información de la película: Filmaffinity, La Aventura Audiovisual, IMDb )


CRÍTICA:
El francés Michel Ocelot lleva más de 40 años dirigiendo unas interesantes películas de animación, entre las que destacan " Kirikú y la bruja ( 1998 ) " y " Ivan Tsarévitch et la princesse changeante ( 2016 ) ", y en esta ocasión nos presenta una magnífica película, que se presentó en nuestro país en el pasado festival de San Sebastián, formando parte de una proyección especial en dentro de la sección Velódromo, y posteriormente en la sección Anima´t de Sitges, y dentro de las secciones Esbilla y Enfants terribles de la 56ª edición del festival de cine de Gijón. Hace unos meses fue premiada como la mejor película de animación en los premios César 2019.
La película se desarrolla en París durante la Belle Époque, una de las etapas más prósperas a nivel artístico en la capital de Francia, ya que vivían y trabajaban grandes genios del mundo del arte, la literatura, el teatro y la música, y tiene como protagonista a una niña de raza negra que da título a la película, que vive con Madame Calvé, su madre adoptiva, que la trajo de África. 


La pequeña se lanza a la aventura junto a su amigo Orel, para investigar por su cuenta la desaparición de muchas niñas, que están siendo secuestradas por una banda de mafiosos. Los dos recorren con el triciclo propiedad de Orel los diferentes escenarios buscando pistas de los sospechosos, y de manera paralela a esa investigación personal van apareciendo unos personajes secundarios muy interesantes, casi todos los grandes artistas que viven en la ciudad, los que acuden la pareja de amigos para buscar pistas, y dan a conocer sus trabajos personales en su faceta artística.
La película, al igual que " Midnight in Paris ( 2011 ) " de Woody Allen, es al mismo tiempo informativa e instructiva sobre ese movimiento artístico, y logra mantener el interés y la intriga sobre ese suspense, y los pasos dados en esa investigación están muy bien elaborados por el guion escrito por el propio director.



Además tiene momentos divertidos, y es muy dinámica con escenas de acción que, aunque es una película de animación dirigida sobre todo al público adulto, puede hacer disfrutar a los niños, que no creo que se aburran, aunque hay bastantes diálogos en los que pueden perderse.
Otros aspectos positivos son la calidad técnica de la animación, que tiene cosas en común con las propuestas francesas de más calidad, y que retrata perfectamente ese París de la época, tanto en los lugares más conocidos como en otros más oscuros en escenas nocturnas. 

No quiero olvidarme de la banda sonora compuesta por Gabriel Yared, ganador de un Óscar por " El paciente inglés ( 1996 ) ", y que es variada según el escenario de la película, con sonidos más alegres en las escenas de acción y otros más intrigantes en las de suspense durante la investigación. También hay una crítica al sistema policial y político de la época, a los que presenta como ineptos y poco dispuestos a colaborar en la investigación.
Recomendable a los aficionados al cine de animación europeo, pero también puede gustar a los niños entre 8 y 12 años, y al gran público adulto.



LO MEJOR: La calidad técnica de la animación. La música.
LO PEOR: Puede desconectar de la historia al gran público porque hay demasiados personajes.

CRÍTICAS EN BLOGS ESPECIALIZADOS:

Pedro de Frutos en El Ónfalos

Pedro de Frutos en Coveralia

Miguel Martín en Nos hacemos un cine en Orión


PODCASTS:





DÍAS DE CINE:

ENTREVISTA AL DIRECTOR:
¿ Cuál fue el punto de partida de Dilili en París ?
Lo primero fue hacer una película ambientada en París, por fin. A través de todas mis películas he explorado diferentes continentes y épocas. Toda la historia y la civilización están ahora a nuestro alcance. Ante semejantes riquezas culturales, soy como un niño en una tienda de golosinas. Puedo probarlo todo y lo hago. París es sin duda uno de esos lugares extraordinarios que merecen ser glorificados. Además, es donde vivo y me encanta. Lo imaginé primero en términos de configuración y vestuario. Elegí la Belle Époque porque fue la última era en la que las mujeres usaban vestidos largos, una apariencia que evoca los sueños de princesas, reinas y hadas. Es una época lo suficientemente distante para evocar sueños, pero lo suficientemente cercana como para que la documentación sea fácilmente accesible. Sin embargo, cuando comencé a investigar, como hago con todas mis películas, noté que la década de 1900 no era solo una cuestión de lujos; también fue una época en la que convivieron muchos personajes excepcionales. Lo sospechaba, ¡pero había tantos! La Belle Époque es Renoir, Rodin, Monet, Degas, Camille Claudel, Toulouse-Lautrec, Henri Rousseau, Picasso, Poiret, Valadin, Colette, Renan, Proust, Gide, Gertrude Stein, Anna de Noailles, Brancusi, Modigliani, Wilde, Ravel, Fauré, Reynaldo Hahn, Diaghilev, Nijinsky, Bourdelle, Jaurès, Bruant, Louise Michel, van Dongen, Anatole France - solo se muestra a través de una foto en la película, pero lo quería allí - Debussy, Satie, Clémenceau, el Príncipe de Gales (Eduardo VIII), Santos-Dumont, Pasteur, Méliès, los Hermanos Lumière, Eiffel, Marie Curie, Sarah Bernhardt, Alphonse Mucha, Chocolat ... la lista es interminable. En esta lista, las mujeres se afirman. En Francia, los hombres poderosos mantenían alejadas a las mujeres, pero nunca imaginaron una sociedad sin ellas. El resultado es que las mujeres, siempre presentes, siempre han ejercido influencia sobre el país, aunque no oficialmente. En 1900, poco a poco, personas heroicas logran derribar barreras: la primera mujer abogada, la primera doctora, la primera estudiante universitaria, la primera profesora universitaria. Esto no les impide estar hermosas y bien vestidas ... En segundo lugar: pensé en hacer una película horrible, La isla de los hombres, en la que un náufrago que no había visto nunca a ninguna mujer, las descubre poco a poco, víctimas de los hombres de mil maneras. Era solo una propuesta y no podía dedicarle un largometraje completo, pero seguía siendo un tema fundamental: los hombres tratan mal a las mujeres y las niñas en todo el mundo.
Podemos elegir entre dos culturas: una sociedad abierta donde hombres y mujeres se desarrollan juntos y hacen su contribución, y una sociedad cerrada donde la mitad de la población pisotea a la otra. Sobre el tema del maltrato a las mujeres, reduje mucho lo que había planeado para que mi película pudiera seguir siendo un cuento de hadas para todos, pero no evité los momentos difíciles.


¿ Cuándo decidiste que la historia sería contada a través de los ojos de Dilili ? ¿ Qué te hizo elegirla como tu heroína ?
Me encontré frente a un pequeño problema relacionado con la representación de París durante la Belle Époque: solo había gente blanca. ¡Esto nunca había sucedido en ninguna de mis películas anteriores! (Risas) Parecía un empobrecimiento para mi audiencia y para mí. Busqué personas un poco más coloridas que las galos. Era demasiado tarde, históricamente hablando, para presentar a Alexandre Dumas, cuyo padre negro se había casado con una chica blanca de la alta sociedad. Sin embargo, encontré entre las imágenes de Toulouse-Lautrec, cuya personalidad amo tanto como su trabajo, un barman chino que vino de San Francisco, y un payaso africano originario de Cuba; en una de las pinturas de Jacques-Émile Blanche, un poeta tunecino y, además, en fotos de la época, un maharajah embelesado por Francia. No es mucho ... De hecho, el primer contacto que los parisinos tuvieron con diferentes seres fue a través de los "pueblos indígenas" recreados en los parques. Mientras leía los diarios de Louise Michel de la época en que la habían deportado a Nueva Caledonia, descubrí que estaba interesada en el país, sus costumbres y leyendas y, lo que es más importante, que había ejercido su profesión de maestra, dando lecciones a los jóvenes kanaks, que aprendieron a leer y escribir en francés. Me imaginé a este personaje, una heroína, una niña de raza mixta: otro grupo que ha sufrido, rechazado por ambos lados.



¿ Cómo surgieron los otros héroes de la película ?
En Dilili, tuve una niña perfecta para esta historia. Pero tenía que encontrarle un compañero que pudiera mostrarle París fácilmente. Así que pensé en Orel, un joven repartidor en un triciclo. Puede ir a todas partes con Dilili sentada en la cabina y presentarle a mucha gente, ya que, como líder perfecto, todo el mundo lo ama. Él es un apasionado de París y de las grandes personas que viven allí. El tercer personaje es una hada buena que interviene cada vez que se la necesita. Pensé por primera vez en Sarah Bernhardt, pero al final opté por Emma Calvé, la cantante de ópera, que era casi igual de famosa en su época, aunque hoy la hayan olvidado. Se fue de gira mundial y encontró la gloria en el papel de Carmen, la máxima heroína de 1900, y la ópera más representada del mundo.
Cada autor tiene el poder de hacer el bien o el mal. Adivina de qué lado estoy (risas). Con nuestras creaciones, los autores nos reafirmamos y ayudamos a los demás. Les proporcionamos placer durante el espectáculo y enriquecimiento posterior. Es hermoso hacer el bien hacia los demás y hacia uno mismo. También muestro muchas cosas malas. Sabiendo que habrá niños observando, tengo cuidado de no hacerles daño, pero me aseguro de contarles mucho; los niños están viendo la película para absorber información sin perder tiempo.


Has usado 3D antes para representar y animar a los personajes, pero esta es la primera vez que los integras en configuraciones compuestas de fotografías de lugares reales. ¿ Por qué decidiste trabajar con imágenes reales en lugar de conjuntos pintados ?
Simplemente porque París es una ciudad magnífica tal y como es. No hay nada que añadir, solo hay que fotografiarlo. Cuando miro la Ópera, su vestíbulo lleno de oro, no puedo imaginarme recreando todo esto con mi débil paleta gráfica. También celebro el art nouveau y sus objetos extraordinarios, jugando con formas y diferentes materiales, produciendo una mezcla altamente refinada. No se puede hacer mejor que lo que los grandes artesanos lograron en toda una vida. Recreé el interior del hogar de Sarah Bernhardt, que hace mucho que desapareció. Tenía gusto por todo el siglo XIX, una acumulación variada de objetos que imitaban una variedad de estilos antiguos. Me complací con los muebles seleccionados de las colecciones del museo de Orsay y del museo de l'Ecole de Nancy.


Incluso siendo en 3D, los contornos de los personajes están delineados de manera que se asemejen a los clásicos dibujos animados ...
Más o menos volví al enfoque que tomé para Azur y Asmar. Las caras de los personajes en 3D solo mostraron un modelado muy discreto con iluminación lateral, independientemente del ángulo de la cámara, y sus ropas eran planas, sin sombra ni luz. Fue una elección artificial y estilizada que me gusta. También debería añadir que es muy práctico y menos costoso. El 3D realista atraviesa numerosas trampas, como el hombre que levanta su brazo demasiado alto, rasgando su camisa y revelando el vacío, o un pecho que respira demasiado fuerte, sobresaliendo de un corpiño. Un simple trazo de pincel resuelve estos problemas. En Dilili, el "modelado de luz" se indica mediante trazos y no con efectos de sombra. Esto fue necesario porque el coste del 3D nos obligó a utilizar el 2D menos costoso en paralelo. El 2D debe dibujarse a mano y establecimos una línea similar para la animación 3D. Este trazado de imitación, a partir del 3D real, es altamente sofisticado. Mejoramos lo que ya fue perfeccionado por el estudio Mac Guff para Kirikou. Todo esto es exactamente la dirección que me gusta. 

 ( Fuente del texto de la entrevista: Pressbook-La aventura Audiovisual )


TRAILER:




No hay comentarios:

Publicar un comentario